Paez & Ceratti – Puente y Ciudad de pobres corazones..

Anuncios

Alejandro Dolina – Tangos del Bar del Infierno

[…]”El cafetín es un laberinto. Nuestros destino es extraviarnos en sus encrucijadas. Pero algunos presienten una verdad aun mas terrible: No se puede salir del bar por ausencia de puertas , ni por la disposición caprichosa de sus instalaciones . Sino porque no hay otra cosa mas que el bar. El afuera no existe “[…]

Raúl Alfonsín: Auge y caída del caballero de la Republica – segunda parte

Plan PAN – Pollos de Mazzorin – Congreso Pedagógico – Nueva ley de salud pública – Plan PNA – Nueva ley de divorcio – Pacto de Olivos – reforma constitucional de 1994

Al día de hoy, RRA es recordado y querido por la transición democrática. Sin embargo, hubo varios paquetes de medidas durante el Alfonsinato. Algunos cayeron. Otros quedaron. Pasen y vean.

¿Se comió, se educó y se curó?

Una frase memorable de RRA fue “Con la democracia
se come, se educa y se cura.”
Es imposible estar en desacuerdo con esta afirmación. Veamos si se cumplió. Nos salteamos lo de votar, porque ya quedó hecho. Y todavía seguimos votando.

¿Se comía? – Plan alimentario nacional (PAN)

A los 40 días de asumir, la gestión lanzó el “Plan alimentario nacional”. Era una promesa de campaña. El proyecto de ley entró al congreso en diciembre de 1983. La sanción definitiva fue el 19 de diciembre de 1984.

Desde el ministerio de salud y acción social, distribuyeron una canasta básica de alimentos gratuita, dirigida a los sectores de más bajos recursos. La repartían en las escuelas. Una vez al mes.

El plan era una medida de emergencia. La idea era mantenerlo por dos años. Pero la baja fue poco antes del pacto de Olivos. Tomaron datos del censo habitacional de 1980, y estadísticas provinciales. Cada caja costaba 11 dólares de la época.

Dirigieron el PAN: El ministro de salud Aldo Neri,
Enrique “Coti” Nosiglia, subsecretario de salud y acción social; y Fernando Alfonsín, vicepresidente del plan y hermano de RRA. El primer reparto fue en abril de 1984. Llegó a varias localidades del conurbano bonaerense, Misiones y Santiago del Estero. Costó 2.700 millones de australes. La mayor cantidad fue 1.400.000 cajas. En promedio, hubo 1.200.000 cajas por mes.

La guita salió directo del Tesoro Nacional. El PAN costaba menos que los planes del FONAVI y otras ayudas sociales. Al punto, las primeras 800 mil cajas contenían esto.

  • Un kilo de porotos
  • Un kilo de arroz o de fideos
  • Dos kilos de harina de trigo
  • Un kilo de leche en polvo
  • Dos litros de aceite comestible
  • Ocasionalmente, conserva de carne vacuna (Corned Beef)

Durante el debate legislativo, el PJ consiguió participar de la movida. Vivos como el hambre, supieron que el PAN era un arma política potente. No iban a dejársela a la UCR. Al día de hoy, los radicales reconocen que hubo
clientelismo en el reparto. Radichas y perucas aprovecharon las cajas para resolver internas. Fea la actitud.

¿Se comía? – Los pollos de Mazzorin

En 1987 había crisis. Los frigoríficos locales estaban especulando con los precios. Querían que subieran. Hubo un cierre patronal, para presionar contra el estado.

El secretario de comercio interior de turno se llamaba Ricardo Mazzorin. (Todavía vive) Al tanto de la situación, decidió importar pollos desde Brasil, Venezuela y Hungría. Fueron unas 38.0000 toneladas. La intención era traer carne más barata, para mejorar las condiciones del mercado. (La gente siempre sigue la “regla de las 3B”: Bueno, bonito y barato.) Los precios bajaron al inicio de la medida.

Por orden de Mazzorin, importaron 500 toneladas de pollo húngaro. Esta compra salió cerca de 50 millones de dólares. Las depositaron en los frigoríficos La Plata y Platense. La empresa Frigoríficos Avícola S.A compró esa partida. Para revender, por supuesto.

La cagada fue que hubo 303 toneladas que se pudrieron. El SENASA (servicio de sanidad animal, del estado) las revisó antes que salieran a la venta. Declaró que esa cantidad no estaba buena. Hubo 197 toneladas que se salvaron. Avícola tomó medidas. Lo que estaba bueno, fue a las carnicerías.

Hubo una comisión de diputados, dirigida por Alberto Pierri (PJ) y Alberto Albamonte. (UCD) Ahí se dedicaron a demoler con prolijidad al señor secretario. Se cuenta que Albamonte andaba con un pollo de plástico bajo el brazo. Para las fotos, supongo.

La patronal hizo campaña de prensa contra Mazzorin. Se decía que los pollos eran de Chernobyl; se decía que los estaban tirando al cinturón ecológico; se decían muchas estupideces. Había que embarrar la cancha.

Avícola S.A. hizo juicio contra el estado. Para ellos, hubo omisión dolosa. Se les chispoteó a estado que la mercadería llevaba 15 meses de envasado. Estaban cerca del límite de 18 meses, donde dejaba de ser apta para el consumo humano.

Avícola acusó al PEN por incumplimiento del contrato. Obtuvo fallos favorables de primera y segunda instancia en la cámara comercial. Sentenciaron al estado a pagar daños y perjuicios. El ministerio de economía interpuso un recurso de amparo. El caso fue a la Corte Suprema.

Yo me acuerdo que había un chiste muy corriente: “Esto está más podrido que los pollos de Mazzorin”. Por el escándalo, el señor secretario presentó la renuncia en 1988. Se la aceptaron y se fue a su casa.

Ya en 1999, Los supremos fallaron a favor del estado. Para ellos, Avícola no era un “comprador profano”. Debieron fijarse en la fecha de vencimiento. Los pollos podridos, los vendieron a precio bajo. Supongo que para sacudírselos de encima.

Actualmente, Mazzorin es miembro del “Club Político”. Es un grupo de intelectuales que brinda cierto apoyo crítico a la presidencia del frente “Cambiemos”. Habría que revisar si cobra la dichosa “jubilación de privilegio”, que se paga a cualquier ex funcionario público de rango alto y medio.

¿Se educó? – Congreso pedagógico 1988

Entre 1984 y 1988 hubo una movida para un congreso pedagógico luego de mucho. Lo convocaron por ley 23.114. El congreso la sacó con fritas. El regreso a la democracia dio para revisar y actualizar los programas por el cambio de régimen de época.

Vayamos por una perlita; se lo llamó “segundo congreso pedagógico”, cuando en verdad era el tercero. Fue una consecuencia de la ley 1420, dictada por Sarmiento. El primero había sido en 1888, y el segundo fue en 1900.

El congreso puso negro sobre blanco el predominio de la iglesia en el sector educativo. Al inicio del proyecto, el episcopado argentino restó importancia a los docentes. Sin embargo, vieron que la cosa iba bien en serio. Y se despertaron de la siesta.

Se cuenta que alguien propuso hacer un “congreso pedagógico radical”. Para hacer contra a los curas. Pero al final, hubo apertura y dialogo. Se cuenta que hubo asambleas en las escuelas de todo el país.

La novedad histórica de 1988 fue que no volvió el debate por “laica o libre”. Fortaleció al sistema estatal. El congreso sirvió para actualizar los usos de la educación como arma política. El Plan nacional de alfabetización (PNA) corrió paralelo con esta iniciativa.

Entre las conclusiones, hubo consenso para empezar a descentralizar el área. La intención no era ceder espacios a la educación privada, sino optimizar el sistema público.

Para reorganizar la cosa y recortar gastos, hubo la iniciativa de transferir a las provincias los jardines de infantes. Esta medida quedó en el freezer. Menem la cumplió. Como el culo. Pero la cumplió.

El resto del sistema quedó relativamente igual. Quizás varios intelectuales y algunos maestros quedaron contentos. Hemos hablado del panorama en las entradas de “que sabe nadie”. Hasta ahora, no volvieron a llamar a un nuevo congreso.

¿Se educó? – Plan nacional de alfabetización (PNA)

Entre el 30 de julio y el 28 de diciembre de 1984, el ministerio de educación lanzó el plan nacional de alfabetización. (PNA)

Era un programa de educación para adultos. Lo diseñaron en base a una iniciativa del breve gobierno de Arturo Umberto Illia. (1900 – 1983)

El PNA publicó cuadernillos para enseñar leer, escribir, sumar, restar, multiplicar dividir. El ministerio envió varios cientos de docentes voluntarios del partido a las zonas más atrasadas del país. Al punto, nos conviene saber cifras de la época.

Estoy tomando datos oficiales del PNA, que saqué de un documento oficial publicado en la red. Este saqueo me convierte en un “gato del plan”, pero con bastante retroactividad. Todos los cálculos se hicieron con base a los datos del censo de 1980.

Tabla 1 – Total de analfabetismo en el país entre 1970 – 1980

Año Población Total de analfabetos absolutos Porcentaje de analfabetos absolutos
1970 16.530.924 1.225.746 7,47
1980 19.466.678 1.184.964 6,1

Tabla 2 – porcentajes de analfabetismo según zona geográfica y género en 1970

Zona Varones mujeres
Capital Federal 1,8 3,3
Buenos Aires 4,2 5,8
Gran Buenos Aires 3,7 5,9
Demás partidos 5,2 5,5
Catamarca 8,6 10,4
Córdoba 6.7 7,4
Corrientes 15,8 20,9
Chaco 18 24
Chubut 10,3 13,3
Entre Ríos 10,s 10,4
Formosa 14,9 22,5
Jujuy 12,6 23,9
La Pampa 8,5 8,8
La Rioja 8,1 10,5
Mendoza 8,6 10,2
Misiones 13,6 19,5
Neuquén 13 16,9
Rio Negro 13,4 15,7
Salta 12,7 19,2
San Juan 8,6 9,1
San Luis 9,2 7,6
Santa fe 5,4 6,4
Santiago del estero 13,8 19,7
Tierra del fuego 2,8 4
Tucumán 11,3 11,2

Tabla 3 – porcentajes de analfabetismo según zona geográfica y género en 1980

Zona varones mujeres
Capital Federal 1 1,9
Buenos Aires 3,7 4,3
Gran Buenos Aires 3,1 4,7
Demás partidos 4,7 4,l
Catamarca 8,1 9
Córdoba 5,6 5,5
Corrientes 15,3 16,7
Chaco 15,7 19,7
Chubut 7,4 9,1
Entre Ríos 8,9 7.7
Formosa 11,3 16,1
Jujuy 8,2 18,5
La Pampa 7 6,5
La Rioja 7,2 6,6
Mendoza 11,2 7,8
Misiones 9,4 14,7
Neuquén 9,5 11
Rio Negro 10 14,7
Salta 8,3 7,3
San Juan 9,1 7,1
San Luis 3,7 4,7
Santa fe 5,9 6,,3
Santiago del estero 12,4 15,4
Tierra del fuego 2,2 2,8
Tucumán 9,4 8,8

De por sí, el trasfondo histórico de este tema es jodido. Para empezar, no es gratis que el anagrama de “argentino” es “ignorante”. Las cifras entre 1970 y 1980 no nacieron de un repollo.

El efecto de las crisis acumuladas hizo pelota la educación pública. Pero lo peor de todo fue la falta de acceso y de oportunidades. Al punto, hubo generaciones completas con evasión y deserción escolar. Porque en muchos millones de familias hubo que comer antes que estudiar. O zafar. Como sea.

Agreguemos más contexto: En los 50s, UNESCO lanzó una iniciativa regional para América latina por el tema. Interpretaban que la base del problema del subdesarrollo eran los problemas de la educación. En especial, el problema del analfabetismo. (Me sospecho que todavía sigue siendo así. Habría que ver cómo andan los indicadores de este año)

Argentina se prendió a la movida. Por decreto Nº2.308, RRA creó la Comisión Nacional de Alfabetización Funcional y Educación Permanente (CONAFEP) dependiente del ministerio. Quedó a cargo de Nélida Baigorria, docente e investigadora. Hubo fusión entre la CONAFEP y la DINEA (dirección nacional de educación de adultos) Finalmente, la comisión dirigió el PNA. Y el resto también.

El plan era una medida de emergencia. La meta fue detectar y erradicar el analfabetismo en los barrios, intendencias, partidos, departamentos y provincias de todo el país. Para entrar, había que anotarse con la CONAFEP. Hubo 106 convenios firmados.

Se cuenta que la educación para adultos siempre recarga las necesidades e intereses de los alumnos. La diferencia con la educación para chicos, es que la  gente grande se hace más responsable de los contenidos que le enseñan y aprende.
Antes, durante, y después de clases.

Los chicos reciben lecciones de lengua, geografía, historia, matemática, música y dibujo. A medida que crecen y encuentran su propia vocación,usan lo que les resulta más útil. Y lo demás queda como cultura general. O se olvida.

Las provincias de “La liga” les cerraron las puertas. Carlos Juárez, gobernador de Santiago del Estero, rechazó el PNA. Carlos Saúl Menem, gobernador de La Rioja, también rebotó al PNA. Los peronistas sospechaban segundas intenciones. Es decir, alfabetizar y en paralelo adoctrinar.

Se dice que hubo bajada de línea. Con un discurso de unidad nacional. Funcional a la predica de la UCR. Apuntaban a explicar el sistema republicano. La intención era que la democracia republicana quedara como estilo de vida. Pero como dice el adagio: “las buenas intenciones no se facturan”

Se cuenta que las “cartillas de unidad nacional” para lengua incluían: una foto, una frase, y una palabra clave. Luego venían el deletreo, los juegos de silabas y el armado de oraciones.

Ejemplo: Foto de un desfile militar. Con la frase “Las Fuerzas armadas están para la defensa y protección de la nación y sus ciudadanos”. Y el término “fuerzas” como la palabra clave. Y así empezar desde el básico “Fa – Fe – Fi – Fo – Fu”, y avanzar hasta “Farías Fue a la Feria”, “Fuimos a la Función”, “Fernanda Fuma”, etc.

Se dice que el PNA nunca actualizó contenidos. Entonces, su discurso quedó en falsa escuadra. Mientras tanto: se pinchaba la economía, los milicos se pintaban la jeta, había huelga seguido, y el resto era una bolsa de gatos.

Los pobres no sabrían leer ni hacer cuentas, pero tenían ojos: las villas eran cada vez más grandes; la caja PAN la daban los punteros; si querían estar en la lista, tenían que ir al acto radical, o marchar en la huelga peronista. Según la unidad básica o el comité más cercano.

La liga lanzó su propia versión del PNA. El plan CREAR. Con el justificativo de la justicia social, y el respeto por los conocimientos intuitivos del adulto. Hicieron lo mismo que criticaban.

El PNA recibió un premio internacional en Francia. La educación… bien, gracias.

¿Se curaba? – Nueva ley de salud pública

El ministro de salud Aldo Neri (Si, el del PAN) tuvo un rico quilombo con las dos CGT. A partir de dos proyectos de ley para reformar el régimen de las obras sociales. En términos técnicos, hubo dos grandes metas: descentralizar el sistema.
Y que cada mutual fuese autárquica.

Al punto, necesitamos contexto. Entre los 40s y los 70s, las obras sociales argentinas nacieron peronistas. Administradas por los gremios, y financiadas con los aportes jubilatorios. Con monitoreo del estado. Por su armado, alcanzaron un nivel masivo de cobertura.

Al punto, quedaron extra oficialmente como organismos semi públicos, en una zona gris que permitió a los sindicatos acumular fondos e influencia política en el sector. (Busquen “Caso Zanola” en la segunda parte de “combatiendo…”)

En los 80s empezó a notarse el déficit fiscal. Abreviando: Había que amputarle algo al paciente, para salvarle la vida. El debate del tema empezó en 1983, pero llegó al congreso más tarde. Por medio de los proyectos 23.660 y 23.661.

El primer paquete de medidas mandaba crear el sistema nacional de obras sociales (SNSS) Controlado por el Ministerio de salud. A través de un nuevo organismo, colegiado y autárquico: la Administración nacional de seguro de salud (ANSSAL) Formada por un director puesto por el PEN, representantes provinciales, sindicales, y de los prestadores privados.

Entre los atributos del ANSSAL, estaban: El registro nacional de prestadores, para trabajar dentro del sistema; y un par de consejos de asesores, para medidas administrativas y ejecutivas.

El financiamiento del SNSS iba a ser por la ley de obras sociales; y un fondo solidario compuesto por aportes del tesoro nacional, más algunos mecanismos de recaudaciones nacionales y locales. (reintegros, devoluciones de préstamos, etc.)

El segundo proyecto mandaba crear el seguro nacional de salud. Dentro del nuevo sistema. Agrandaba la cobertura del sistema preexistente; para atender afiliados, desocupados e indigentes.

Las dos cámaras aprobaron la reforma con modificaciones en diciembre de 1988. Pero quedó cajoneada por años. En parte, por la crisis económica. En parte, por el legítimo recambio de nuestras autoridades. La reglamentaron en 1993. Rápidos para los mandados, ¿eh?

Las nuevas leyes sacaban las obras sociales a los sindicatos. Para pasarlas a las provincias. La CGT y el PJ intervinieron. Sin embargo, hubo un defecto de origen. El SNSS reemplazaba la burocracia sindical por la estatal. Cuando por fin salió la sanción, habían crecido las prepagas. Y el seguro de salud quedó obsoleto.

Aldo Neri escribió unas notas de prensa en defensa de su proyecto. Salieron en “La Nación”. Igual, las buenas intenciones no se facturan.

Otros temas

En paralelo con el capítulo militar (juicio a las juntas, carapintadas, leyes de perdón, etc.) y la crisis económica (plan grispun, plan austral, etc.) hubo otros temas en la agenda política del Alfonsinato.

Habrán notado que en algunos asuntos hubo quorum. Más arriba contamos las experiencias del congreso pedagógico y el PAN. A continuación, hablaremos de otros paquetes de medidas. Pasen y vean.

Otros temas: Reforma de la Ley de divorcio vincular

Mucho antes del estado nacional argentino, la iglesia católica tuvo el monopolio sobre el matrimonio y el divorcio. Los curas autorizaban a las parejas a separarse. Asumo que bajo ciertas condiciones, y luego de examinar la evidencia. Pero prohibían casarse de vuelta.

La primera ley civil de divorcio vincular fue en 1888. Era una versión “laica” de la ley canónica. La diferencia con las normas religiosas fue que el estado quedó como árbitro del cumplimiento del contrato nupcial,y de la separación.

La ley 2393 habilitaba causales de divorcio. Las principales eran el adulterio y el abandono del hogar. Supongo que había que declarar ante un juez. No habilitaba casarse de vuelta.

La patria potestad de los hijos quedaba en el varón, cabeza de familia. Los bienes, quedaban a favor del ex esposo. Habrá que preguntarle a un especialista si “el canuto, por las dudas” viene desde aquellas épocas hasta ahora.

El primer peronato reformó el asunto. En 1954, habilitó las “segundas nauseas”. Dice la leyenda gorila: JDP estaba separado (o más bien, viudo) de una primera esposa. De modo que lanzó la ley 14.394 para casarse con Evita. Se casaron, obvio. Al año siguiente, la “Libertadora” bochó la ley.

Más adelante, en 1968, salió la ley 17.711. Por iniciativa de Guillermo Borda, (1914 – 2002) ministro del interior de Ongania. Hubo una reforma del código civil. Estableció el divorcio de común acuerdo. Mandó que el patrimonio quedara como un bien común. Habilitó que las mujeres reclamaran su parte. Borda y Ongania fueron “los feministas menos pensados”, mucho antes que macri.

Finalmente, llegamos hasta el 12 de junio de 1987: El congreso aprobó la ley 23.515. Los diputados José Bieliki (UCR) y Néstor Perl (PJ) escribieron y presentaron el proyecto. Retomaron la ley del 1954. Lo central de la reforma de 1987 fue que cambiaron algunas condiciones
para divorciarse.

  • Quedo habilitado el divorcio para los separados de hecho, sin necesidad de acuerdo mutuo.
  • Las parejas con dos años de separación, quedaron habilitadas para divorciarse. Pero no podían casarse de vuelta.
  • Las que tenían más de tres tuvieron mejor suerte: quedaron para ir al mazo, mezclar, cortar y dar de vuelta.
  • Lo mismo para los divorcios culposos. Es decir: a partir del abandono de persona, los cuernos, la violencia de género y demás delicias conyugales.

Mucha gente separada y con nueva pareja, blanqueó su situación. Hubo resistencia del episcopado argentino. Amagaron a excomulgar a quienes aprobaran el proyecto. Hubo efecto “bola de nieve”; el cruce trascendió el tema puntual. El debate derivó hacia la discusión del rol de la iglesia en la dictadura. No hubo “Mea culpa” de los curas. Pero suspendieron la medida. Demos gracias a Dios.

Otros temas: Tratado del Beagle

Ubicado en el real orto del planeta, el muy austral y helado canal de Beagle queda al sur de Tierra Del Fuego. Exactamente, es un paso marítimo natural entre el Atlántico y el Pacifico. (El canal de Panamá sirve para lo mismo. Y el estrecho de Magallanes) Obviamente, tiene importancia estratégica para cuestiones de defensa y comercio
internacional.

Desde 1811 hasta el siglo pasado, hubo varios conflictos de límites entre Argentina y  Chile. La mayoría quedaron resueltos. Al punto, la discusión que le tocó a RRA fue por las islas Picton, Lennox, y un grupo de islotes en el canal.

Durante el proceso, hubo hipótesis de guerra para la zona. Los milicos argentinos estaban enojados por unos mapas  donde el Beagle figuraba como chileno.

Acá viene la parte que la iglesia metió la cola: En 1978, el cardenal Antonio Samoré (1905 – 1983) negoció por argentina la mediación del Vaticano para resolver la diferencia. Por inercia de las costumbres, las dictaduras Argentina y Chilena dieron cristiano y occidental consenso para acatar el laudo y el veredicto.

Hubo un plan para recuperar las Fucklands, y desde ahí avanzar hasta el canal. Pero la posición argentina en la zona quedó débil. No olvidemos el fiasco de Malvinas.

La guerra había terminado. Pero el trauma, no. Y la mayoría dio vuelta la cara cuando un ex combatiente pidió ayuda. Algunos veteranos se suicidaron. Otros, hicieron de tripas corazón. Y crearon las organizaciones de apoyo que hoy conocemos.

Juan Pablo II decidió a favor de Chile. Pero el caso no cerró del todo. Los milicos habían cajoneado el acuerdo. Así que, les tocó poner el gancho a las nuevas autoridades. En 1987, hubo la segunda visita papal al país. La iglesia argentina se puso al repalo. (No, no fue por la pedofilia… fue otro tema) Más allá del circo, el “constructor de puentes” llegó con el tratado bajo el brazo. Por segunda vez.

Todos sabemos que cancillería depende del ejecutivo. Tiene voz y voto para manejar la agenda diplomática. No todos saben que cancillería está obligada por ley a informar al congreso, para que sus medidas queden soberanas o no.

Los radicales sabían bien que con el senado en contra, había pocas chances de aprobar el tratado. Lo primero que hicieron desde el PEN fue darle difusión al asunto. No todo el mundo estaba enterado de este conflicto. Lo de Malvinas tuvo mucho más rating. En paralelo, abrieron el debate sobre la cuestión. Y para resolver, el PEN llamó a un referéndum no vinculante para decidir el tema.

La consulta fue en todo el país. Hubo campañas a favor y en contra de ceder el Beagle. El peronismo representaba el “NO“. Técnicamente, la medida era dictar un recurso de amparo en la suprema corte. Para no innovar. Y dejar la sentencia en suspenso. Con opción de llevar el asunto a otros lugares. (Debate en la OEA, en la ONU, juicio en la corte de La Haya, etc.)

Pero en la política doméstica, más pesaba el disgusto con la UCR porque los estaban puenteando en el congreso. “León – O” fue vocero del PJ. (Víctor Leónidas Saadí; Senador por Catamarca, y miembro fundador de “la liga”) Político de la vieja escuela, recurrió a los trucos del estilo parlamentario para debatir en la tele. Puso fichas en la soberanía nacional.

El canciller Dante Caputo tenía a favor el aparato del gobierno. Representaba el “SI”. Técnicamente, había que resolver una cuestión de estado. Cayera quien cayera. Compartir el Beagle no solo era hacer las paces con Chile; implicaba tener a la iglesia de amiga. Dentro y fuera. Para conseguir palanca con otros países. Por el detalle de la deuda externa, por caso.

El canciller sostuvo la importancia de pacificar y unir la región. Su punto principal fue definir el asunto como un conflicto evitable. Hubo un acto radical a favor de la iniciativa oficial en la cancha de Ferro, en capital. RRA fue orador.

Al cierre de las campañas, hubo un debate televisivo. Lo emitió canal 13. Moderado por Bernardo Neustad. Hizo 30 puntos de rating. El sistema de medios no era el actual. Había cinco canales de tele, y bastante poco para ver.

Durante la discusión, Caputo esquivó provocaciones y chicanas de Saadi. Ante las evasivas, “león – o” se puso nervioso. Para su mal, lo hicieron quedar en evidencia como un viejo ridículo, enojado con el oficialismo. Por motivos poco claros. El detalle de la soberania resultaba vago para las muchedumbres. Hubo un profundo problema de comunicación. Saadi se concentró en vencer a un rival. Y se olvido de ganarse a la hinchada.

Finalmente, se votó en las escuelas. (Data inútil: aquella vez debuté en un cuarto oscuro. Voté a favor del tratado) Ganó el “si”. Corte, y a positivar. Caputo quedó como un héroe diplomático.

Si repasamos un poco, el tema estaba resuelto. Más allá o más aquí de la iglesia y la dictadura. No había necesidad de hacer circo. Cabia negociar en el congreso.

La consulta fue al pedo. Pero… ¿para que el show? Fácil: fue una demostración de fuerza del radicalismo. Era un tema en la agenda compartida por nosotros y Chile. No era el más urgente o importante para Argentina. Interesaba mucho más en Chile.

Mientras tanto, la economía del país estaba en problemas. Pero estábamos mirando otro canal. Justamente, el Beagle.

Otros temas: Reforma Sindical – Ley Mucci

Fue un proyecto de ley radical. Ordenaba la normalización del sindicalismo. Había cúpula con mandatos provisorios y prorrogados. Va tablita de datos.

Periodos Situación
1955 a 1970 Intervención militar

Fracturas internas

1970 a 1976 Comicios internos discontinuos

Fracturas internas

1970 a 1984 Intervención militar

Fracturas internas

Autoridades provisorias

La ley mandaba confeccionar y actualizar padrones, armar listas, y llamar a nuevas elecciones internas en los gremios y federaciones. Entre las sedes de Azopardo y Brasil, hubo 1537 sindicatos sin autoridades legítimas y personería trucha.

Durante el debate parlamentario, hubo un hecho curioso: Los dirigentes jóvenes de la Mesa Coordinadora Radical les recordaron “el pacto” a las dos CGT. Fue con un simpático cantito. “Se va a acabar/se va a acabar/la dedocracia sindical”.

El peronismo lo bochó en el senado.

Otros temas: Pacto de Olivos – Reforma constitucional de 1994

Advertencia: Esta sección la dividimos en cuatro partes. “El pacto”, “La asamblea”, “La reforma”, y “Las consecuencias”. Los eventos se salen de la cronología del Alfonsinato. Pero en todos los episodios hubo la mano del ex presidente. Por eso los incluimos acá.

El pacto

El año fue 1989. Menem había ganado las elecciones. Hizo una rica campaña. Sedujo a todos, con un discurso tribunero y paseos en menemovil. (“Síganme, que no los voy a defraudar”… no sé si alguno se acuerda)

Alfonsín había renunciado. El turco había salido de vacaciones. Cuentan que quería irse a las Bahamas o Aruba. Estaba agotado. La UCR mandó emisarios al entorno. También le hincharon las pelotas por teléfono.

Menem regresó. Medio a regañadientes, pero volvió. De todas formas, tenía que asumir. Su precio por gobernar antes de tiempo fue el “Pacto de Olivos”. Menem se cobró el favor en 1994.

La reforma

RRA no negoció el pacto con las manos vacías. Necesitaba palanca. Consultó el tema con “la liga” y los gobernadores radicales.

Le dieron luz verde. Ordenó a los asesores del consejo para la consolidación de la democracia (CCD) trabajaron una agenda institucional para reformar la constitución: Veamos algunos temas.

  • Reforma del sistema comicial; Derogar el colegio electoral. Actualizar los padrones, agilizar el recuento de votos. Y el control de las elecciones.
  • Promover la igualdad de derechos y oportunidades para las mujeres. Por medio de un cupo femenino obligatorio del 35 % en el estado.
  • Promover la ecología; por medio de leyes y regulaciones para controlar el impacto ambiental, etc.
  • Declarar a la capital federal como ciudad autónoma; para que recaude sus propios tributos, tenga autoridades locales, y aporte a la coparticipación federal.

Se cuenta que varios puntos de esta agenda ya estaban en los círculos profesionales y las facultades de derecho. Hacía ya largo rato. Aprovecharon la oportunidad para tirar el carpetazo. Y tuvieron buena suerte. No fue enseguida, pero tuvieron buena suerte.


La Asamblea

Hubo la asamblea constituyente. Fue en 1994. En Paraná, provincia de Entre Ríos. Por supuesto, participó el grueso del arco político: El mismísimo Alfonsín fue el principal interesado.

Estuvieron Storani padre e hijo; Stubrin padre e hijo; Eduardo Menem, senador por la rioja y hermano del presidente; Eduardo Duhalde – vicepresidente de la nación – y esposa, Alsogaray padre e hija, Albamonte, los hermanos Rodríguez Saa, Saadi padre e hijo, y otros dirigentes de carrera.

Entre los convencionales, hubo “joyitas” del primer Menemato. Ramón “Palito” Ortega, artista y productor artístico. Ex gobernador tucumano. Senador por Tucumán por el PJ. Carlos “Lole” Reutemann, ex automovilista. Gobernador de Santa Fe por el PJ.

Quizás el más pintoresco fue el teniente coronel retirado Aldo Rico – titular del Movimiento por la dignidad y la independencia/MODIN – por entonces, intendente de la localidad bonaerense de San Miguel.

Un 80 % del original quedó sin modificar. Pero gracias al pacto de olivos, entraron varias novedades legales y técnicas al texto. Algunas quedaron al toque. Otras, tardaron años. Al final, todas quedaron cumplidas en la actualidad. Mencionemos un puñado de aquellos logros.

  • Elección directa de presidente y vice por sistema de doble vuelta: Derogaron el colegio electoral. Instituyeron el ballotage solo en caso que los candidatos no consiguieran la mitad más uno de los votos.
  • Mandato de cuatro años para la presidencia. En lugar de seis. Y la opción de una reelección consecutiva
    para el presidente en ejercicio.
  • El ministerio de gabinete: organismo del PEN, a cargo de un “primer ministro”. Su función principal es coordinar tareas entre todas las áreas del ejecutivo. Está para informar al parlamento sobre las medidas de gobierno. Y presentarse ante la corte suprema, como representante del estado.
  • Los Decretos de necesidad y urgencia (DNU): instrumentos legales a favor del PEN, para resolver temas calientes. Valen con acuerdo posterior del senado.
  • El “dos por uno” parlamentario: Se siguió con el sistema D´Hont. Pero a cada partido se le asigna ahora tres bancas. Dos por la mayoría, y una por la minoría.
  • Consejo de la magistratura: Organismo colegiado. Diseñado para monitorear, nombrar y remover jueces federales. Compuesto por legisladores, académicos,

Una novedad fue que unos tratados y acuerdos internacionales adquirieron rango constitucional. Los más viejos eran de 1948, 1966, 1968 y 1969. Venían reconocidos por la poca democracia de los 60s/70s. (Frondizi, Illia, Campora, etc.)

Por supuesto, las dictaduras que tumbaron aquellos gobiernos (Ongania, Lanusse, Videla, etc) se cagaron olímpicamente en el asunto. Detalles sórdidos, a continuación.

  • Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre: Aprobada en la IX Conferencia Internacional Americana, en Bogotá, Colombia, 1948.
  • Declaración Universal de Derechos Humanos: Adoptada y proclamada por la resolución 217 A (III) de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948.
  • Convención Americana sobre Derechos Humanos: Suscripta en San José, Costa Rica, el 22 de noviembre de 1969. Ratificada por Ley Nacional Nº 23054.
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales: Suscripto en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, el 19 de diciembre de 1966. Ratificado por la República Argentina por Ley Nacional Nº 23313.
  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos: Suscripto en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, el 19 de diciembre de 1966. Ratificado por Ley Nacional Nº 23313.
  • Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio: Aprobada por la III Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1948. Ratificada por Decreto PEN Nº 6286/1956.
  • Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial: Suscripta en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, el 13 de julio de 1967. Ratificada por Ley Nacional Nº 17722.
  • Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer: Aprobada por resolución 34/180 de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 18 de diciembre de 1979. Suscripta por la República Argentina el 17 de julio de 1980 y ratificada por Ley Nacional Nº 23179.
  • Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes: Adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1984, y aprobada por Ley Nacional Nº 23338.
  • Convención sobre los Derechos del Niño: Adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos de América, el 20 de noviembre de 1989. Aprobada por Ley Nacional Nº 23849.
  • Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas: Aprobada durante la 24a. Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, el 9 de junio de 1994, en Belém do Pará, República Federativa del Brasil. Aprobada por Ley Nacional Nº 24556 y adquirió jerarquía constitucional por Ley Nacional Nº 24820.
  • Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad: Adoptada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, el 26 de noviembre de 1968. Aprobada por Ley Nacional Nº 24584 y dotada de jerarquía constitucional por Ley Nacional Nº 25778.

Cuando aprobaron los tratados, quedó abierta una hendija legal a favor de las ONGs defensoras de los DDHH (Serpaj, APDH, Madres, Abuelas, las del interior, y las más chicas) Las leyes de punto final y Obediencia debida seguían vigentes. Los perjudicados por aquellos asuntos, no podían chillar. Ninguna ley es retroactiva.

Pero acá viene lo rico: De ahí en adelante, la apropiación y adopción ilegal de criaturas nacidas en cautiverio
quedaron como delitos imprescriptibles. Había información disponible del tema. Y el antecedente del juicio a las juntas.

A partir de ese momento, hubo cataratas de causas contra los comandantes y los suboficiales. Videla volvió a la cana. Massera fue preso. Murió en el hospital Naval, de capital federal. Encerraron a todos los que pudieron. Y el resto estuvo de paseo por Tribunales.

En el mediano y largo plazo, quedó entre nosotros el “Efecto Costa Rica”. Porque la Convención Americana sobre Derechos Humanos – entre otros principios – garantiza el derecho a la libre opinión y de réplica en el sistema de medios.

El chiste es que en argentina hacemos bardo, en lugar de debatir en serio. Cualquier duda, chequeen las “curiosideces” del debate político entre militantes en las redes sociales. O el uso del “bozal legal” en los programas de chimentos.

Las consecuencias

En los papeles, la reforma de 1994 era para actualizar el libro. Pero en el fondo, lo importante fue recorte del mandato. Y más que nada, la reelección presidencial.

Fue por cuestiones de agenda: RRA buscaba darle más capacidad al parlamento. Menem buscaba tener fuerte las riendas. Un poco por repetir dibujo táctico, propuso la reelección a nivel nacional. Ya estaba vigente en La Rioja, y no muy reglamentada que digamos.

La UCR no quiso que el turco se abullonara al sillón de Rivadavia. Pero ya que ninguna ley es retroactiva, pactaron e incluyeron una cláusula transitoria para habilitar la reelección de Menem. Más adelante, hubo un proyecto de reforma electoral. Reforzaba el nuevo sistema. Y limitaba las candidaturas para los ex presidentes.

Hubo otros paquetes de medidas: Quizás el menos conocido fue un proyecto de indulto a las juntas militares. Quedó en carpeta. Menem luego firmó un proyecto propio.

Nos vemos en la tercera y última parte.

Fábulas y fabulaciones — La Santa Crítica

Por Daniel Samoilovich y Eduardo Stupía El pintor Zeusis desafió a su rival Parrasio de Éfeso a una competencia pictórica. Empezó la competencia. Se corrió la cortina que ocultaba la tabla de Zeusis, y apareció pintado un muchacho que sostenía un racimo de uvas; la pintura estaba ejecutada con tal realismo que acudieron varios pajarillos…

a través de Fábulas y fabulaciones — La Santa Crítica

Cohen/Sabina: “There is a War”/”Pie de Guerra”

En 1988, Leonard Cohen grabó su canción “There is a war” (“Hay una guerra”) En 2005, Joaquín sabina grabó “Pie de guerra”. Las dos canciones se parecen. Pero no son exactamente idénticas.

Los acordes son los mismos, la melodia, tambien. Hay diferencias sutiles en el ritmo.  La letra de Cohen es más pesimista que la de Sabina.

No es exactamente lo mismo “¿porque no vienes a la guerra?” que “Ven a la guerra/túmbate de una vez/en mitad de la vía/mientras la tierra gire/ y nade un pez/hay vida todavía”

Y hasta donde yo sé, no hay alguna demanda por plagio contra el español.  En definitiva, Sabina le rinde homenaje a Cohen.

Aqui,  “there is a war”

Leonard Cohen – hay una guerra

Aqui,  “pie de guerra”

Joaquin Sabina – pie de guerra

30 años no es nada: unas notas sueltas sobre la educación cívica argentina en democracia

Aquí, resumen de las ideas del texto: Desde 1983, tenemos democracia de baja densidad. Tenemos que avivar a la gilada, para que nunca más vivamos en un sistema de mala calidad, y las cosas cambien para bien. Tres frases para ayudar a nuestra educación cívica

  • “El sistema deberá ser siempre a prueba de: boludos y garcas”
  • “Tratar al que está, y al que vaya a subir, como si nos debieran plata de muchos ceros”
  • “La culpa no es del corrupto, sino de quien le dio el poder”

Además de estos puntos, hay muchos más datos e ideas. Los invito a que pasen y lean.

El camino y sus baches – un comentario sobre la transición democrática y el sistema de partidos

Casi no hace falta aclarar que el titulo mucho más arriba juguetea con una frase del tango “Volver” (“Que 20 años no es nada/ que, febril, la mirada/errando en la sombra/te busca y te nombra”) Pero en nuestro caso, hay que agregar unos años de más. A partir de 1983 hasta la fecha, los argentinos tenemos 33 años seguidos de democracia republicana. La guerra de Malvinas agoto a la dictadura, y habilitó el retorno a las urnas. Ya hablamos de esto en otras entradas. Este texto, entonces, lo dedicamos a una zona poco explorada en nuestra democracia de masas. De aquel tiempo a esta parte, hubo que retomar una vieja nueva costumbre: La educación cívica. Y como este habito no nació de un repollo que trajeron de parís, nos conviene un poco de contexto. Ahí va.

Por aquellos primeros años, el camino hacia la transición democrática estaba bastante pagado con sangre, sudor y lágrimas. Había acuerdo general acerca que nunca más debía haber dictadura.
Había que restaurar nuestro sistema de gobierno. Dirigentes veteranos y algunos en ascenso formaron la llamada comisión multipartidaria. Esta comisión negoció con una contraparte militar una cantidad de objetivos. El principal de todos era llegar hasta el primer llamado a elecciones libres en mucho tiempo. Y para alcanzar esta meta, era necesario acercar la política a la mayoría de la gente, que vivió en una galaxia muy lejana de la vida cívica normal.

El detalle es que al cabo de varios golpes de estado, y ya que el ultimo duró seis años y medio de censuras, exiliados y desaparecidos, se llenó de baches la educación cívico – política de toda la población. Mal que nos pese, esos baches están emparchados, pero la ruta en general necesita mucho mantenimiento, y todavía está sin arreglar. Había poca gente realmente habilitada para tratar el tema. Al punto, los más perjudicados fueron los más jóvenes. Y si yo tengo que opinar, el problema sigue hasta la actualidad.

Por conveniencia, una porción del viejo arco político se hizo lifting: olvidó y disimulo cagadas que hizo antes del proceso. En paralelo, hubo una generación y media nacida y criada en dictadura, que no tenía ni un cuarto de idea sobre cómo gobernar una sociedad libre y una democracia nueva. Entonces, como dice un viejo chiste verde: “Entre el, que mucho no se acordaba, y ella, que era virgen o tenía poca experiencia… mucho no se podía esperar” Contra todo pronóstico, y como todos sabemos, a la patria le llenaron la urna de votos. Gano el radicalismo. Y de este modo comenzó este recorrido que, esperemos, nunca se vea interrumpido.

Agreguemos datos: Luego de las primeras elecciones, la UCR se fortaleció con la juventud de Franja Morada. El Justicialismo, por su lado, recuperó la JP. (Juventud peronista) Hubo viejos partidos reciclados, como el Partido Demócrata Progresista (PDP) de Rafael Martínez Raymonda, y el Partido Federal (PF) del ex militar Francisco Manrique, que inicio el “destape político”: Contemos un poquito como fue.

El general Ramón Ángel Camps, un ex funcionario del Proceso, había publicado un libro sobre el “caso Gravier”. Daba a entender que Manrique tuvo alguna responsabilidad indirecta en esa muerte. Porque hubo un edicto/ley escrito por “Paco” Manrique. Según Camps, esto tuvo que ver con aquel caso.

Cuando le preguntaron al propio Manrique que opinaba, dijo bien clarito “Camps es un hijo de putas”. Fue la primera puteada política que se oyó por radio abierta. Este episodio, puesto en contexto, fue un gesto fuerte: Hoy ese lujo es vulgaridad. Chicanas, ironías e insultos son moneda corriente.

Para ir cerrando este mini repaso, mencionemos proyectos nuevos, como el Partido Intransigente (PI) de Oscar Alende, y la Unión de centro democrático (UceDe) de Álvaro Alsogaray. De postre, pongamos el fiasco del Partido blanco de los jubilados (PBJ) de José Corzo Gómez, que contamos en otra parte. Algunos se diluyeron cuando murieron sus líderes, otros pasaron por fusiones y adquisiciones más adelante. Y aquí nos plantamos. Tal cual dice un tema de Seru Giran “La historia prosigue, pero amigo, yo ya la vi.”

Elementos clave de nuestro sistema político actual

No es cuestión de escribir un manual de educación cívica. Pero la intención es que repasemos ingredientes básicos para la democracia republicana moderna: Las ideologías, los partidos, las Paso junto a los comicios oficiales, y las formas más tradicionales de la militancia.

  • Las ideologías: La cuestión del signo ideológico de los partidos pasa por los climas históricos, donde desarrollar y administrar la economía es la prioridad técnica principal de cualquier fuerza, además de la parte que le corresponde al resto del sistema.

    Recordar a Clinton: “Es la economía, estúpido”. Los modos de resolver problemas, satisfacer necesidades, y acordar intereses, pasan por una frase de Gandhi: “la pureza de los fines debe ser igual a la pureza de los medios”. Esto tiene historia. No vamos a aburrir con detalles, así que hablando mal y pronto, ponemos dos grandes eras recientes.
  • Política moderna: va desde fines del siglo XIX hasta fines del siglo XX. Viene formateada por múltiples debates, choques, y demás productos de las filosofías políticas de derechas e izquierdas. Estas tendencias estuvieron muy presentes, con diversas fortunas en todo el mundo.

    En el largo y mediano plazo histórico, por efectos de crisis económicas acumuladas y el efecto nocivo de muchos discursos petardistas al pedo, llegó el fin de la guerra fría en Europa, el fin de los golpes de facto en América latina, y la oportunidad de cortar, barajar y dar de nuevo.

    La gente, que ya tenía las bolas muy llenas de fachos y zurdos, hizo presión durante años, hasta que el goteo rompió las piedras y se agotó la izquierda en Europa. Este modelo y su relato no murió, pero sobrevive en algunos rincones del planeta. La consecuencia para la derecha fue quedarse como pensamiento dominante, que sin embargo no consiguió representar a todos en todas partes. Entonces, la derecha quedó diluida en sus propias contradicciones.

  • Política posmoderna: Al haberse agotado los grandes modelos de izquierda y derecha, la discusión que queda es Instituciones vs. populismos. El detalle es el rol del estado y aprovechar sus capacidades para intervenir en la sociedad. El uso equilibrado, ceñido a la letra y el espíritu de las leyes, es institucional. El uso puesto al servicio de resolver las contradicciones y el conflicto pueblo – anti pueblo, es populista.
  • Los partidos: Los partidos políticos son las primeras organizaciones sociales modernas que se conocen. Representan a la gente para participar y gobernar en democracia.

    Se financian con aportes de los particulares, y aportes del estado. A diferencia de las organizaciones no gubernamentales, tienen la capacidad de acceder al estado. Cualquier partido actual surge de un proyecto, respaldado por la junta de firmas, pedir y obtener personería jurídica, tener una sede física para la asociación y una cantidad de afiliados, organizar la tropa, presentarse a las PASO y luego a elecciones, rindiendo cuentas al estado nacional sobre: las autoridades, las cuentas, y la cantidad de gente y comicios pasados y actuales. Una vez que se
    ganan las elecciones y suben al poder, la labor es temporal y rentada.

  • Las PASO. Antes del dos mil y pico había internas definidas en forma autónoma por cada partido, hasta que llegaron las PASO. (Primarias abiertas, simultaneas y obligatorias) Esto ordenó la vida política, que era prácticamente una bolsa de gatos.Pero al día de hoy, y al menos para mí, presenta dos vicios de representación social: Obliga al ciudadano no – afiliado a elegir entre candidatos, que no tienen por qué importarle, ni necesariamente lo representan. Y ya que las PASO fijan pisos de cantidad de afiliados y votos para prenderse en los comicios oficiales, es en la practica un filtro que favorece a los grandes partidos mayoritarios.
  • Modos tradicionales de militancia política: La participación política es voluntaria, e implica una escalera que va desde el mero apoyo, hasta ser dirigente menor, de nivel medio, y organizar y liderar grupos en cada fuerza. Las motivaciones y la vocación para meterse provienen de muchos lados; se expresan en simpatizar y ser leal con ideas y figuras en público.El ascenso y evolución lo determinan la calidad del debate y las elecciones internas, donde participan con interés los afiliados. En argentina, las posturas no importan tanto como los liderazgos, con todas sus virtudes, pero también la realidad de sus vicios: cesarismo, sectarismo, personalismos, dirigismos…etc.

En la práctica, ninguno de estos componentes viene en estado puro. Son piezas de puzzle, y siempre que se respete el esquema básico de la democracia republicana, el resto va por los colores que cada quien quiera llevar. El límite es la falta de respeto, el autoritarismo, y por supuesto, el delito.

Los muertos de hambre – Democracia y corrupción política

Tenemos la costumbre que democracia y corrupción son cara y ceca de la misma moneda. Y no es gratis: Cualquier político puede y debe ser honesto. Algunos fueron gente derecha. Por desgracia, se los puede contar con la punta de los dedos. Deberían ser lo corriente y no la excepción. Cuando hablamos de política como trabajo, estamos ante una actividad a medio camino de la vocación y el alto conocimiento técnico. Por defecto, es un trabajo temporario. Y en nuestra historia reciente, los gobiernos democráticos republicanos duraron lo que un pedo en un canasto.

Entonces, ya que nadie quiere pan para hoy y hambre para mañana, se explica un poco esa manía de robar. Explicar – por supuesto – va por comprender, y para el caso, no significa perdonar. En nuestro país, que usualmente produce riqueza, pero la mayoría del pueblo es pobre, la tentación de meter los garfios es irresistible. Al punto, cuando hablamos de pobreza, no solo es panza y bolsillos vacíos. Estamos hablando de mala leche, de miopía, del desvirtuar los debates, reducir todo a chicanas o puteadas, y cagar al sistema.

De hecho, la frase “Roban, pero hacen” – muy común en el pasado – hoy está mal vista. Hay intentos por desarmarla: Las arcas del estado son una sábana corta. Lo robado por un lado, es lo que falta en otros: Un negociado de varios ceros, un vaciamiento, una cadena de coimas y peajes, son un salario impago a un docente, a un policía, son remedios que faltan en los hospitales, etc. El detalle es el desprestigio de la política como vocación y como trabajo. Al punto, esto proviene de varias fuentes: La falta de renovación de los dirigentes, los sistemas comiciales antiguos, los fraudes electorales, la falta de participación de la población, y ademas, resolver el tema de la estabilidad en el laburo.

La solución de fondo es que lleguemos a tener políticos profesionales, a partir de programas de capacitación, con contenidos necesarios para cualquier aspirante a ocupar un cargo electivo.  Se dice que para el caso  bastaría con leer atentamente la constitución nacional para resolver el detalle.

Sin embargo, conviene evitar la dosis de pensamiento mágico en el tema. Porque la dirigencia, en más de un caso, interpretó y modificó las leyes como se les cantó el forro de las bolas: la belleza del asunto es que hay cosas que la constitución no prohíbe, pero la buena salud republicana sí. Entonces, a nuestros futuros políticos habría que informarlos y explicarles medidas técnicas de la buena democracia. Estos temas bien podrían dictarse como materia extracurricular, voluntaria, en las universidades, con el aval del congreso de la nación.

Un tema del curso  podría ser este. El cabildeo o lobby está prohibido expresamente por nuestras leyes: es tráfico de influencias, que atenta contra el juego limpio. La cosa es que igual hay transa por debajo de la mesa, y esto hablita la corrupción. No es seguro, pero es posible que en un sistema legalizado de cabildeo, orientado a la discusión de la agenda pública, quizás nuestros políticos tengan menos tendencia a ser muertos de hambre. Para el caso, un político profesional puede laburar para ONGs, asociaciones, o círculos de actividades civiles. Por contrato, se podría limitar el alcance de su trabajo, para no mezclar la hacienda. Mientras represente a unos, no debe ser funcionario electo, ni estar en campaña proselitista, etc.

Avivando la gilada: Tres consejos para el votante

Para las generaciones actuales, votar es un trámite que hacemos en las escuelas cada dos años. Para los candidatos políticos, es el momento más bravo del casting. Para la economía, es un gasto en imprimir boletas, la logística de repartirlas, mandar militantes a fiscalizar los comicios, y armar el bunker electoral para esperar los resultados. Para los medios, es el circo de los bunkers, los discursos y gestos según se gane o se pierda. En términos históricos, tener democracia  hace ya 33 años es una buena noticia.

En el blog hay un par de entradas viejitas, que ilustran el modo en que nos llevamos con la democracia. Aprovecho para retomar y ampliar unas ideas que ya están escritas ahí. Cuando votamos y después puteeamos porque nos cagaron, es bastante natural tener dos sentimientos encontrados: En primer plano, que fuimos seducidos y abandonados. En paralelo, la necesidad de hacer tronar el escarmiento, con la indignación del justo. El único aspecto saludable de estas actitudes es la alarma sobre las consecuencias de la corrupción, la ineptitud, y los modos que los aparatos políticos rosquean y puentean las cosas.

Nuestro sistema está en una categoría que un experto bautizó “Democracia de baja densidad”, o como yo lo llamo, democracia de bajas calorías. En este modelo, la participación de los ciudadanos se reduce a votar. Hay democracia en términos formales, hay legislación, pero hay ausencia de república. No hay transparencia en la gestión. Hay separación formal de los tres poderes, pero – pongamos un ejemplo – copados por una “familia grande y muy feliz”, donde la corte suprema la ocupa el primo del presidente, el senado lo maneja su esposa, mientras la cámara de diputados la dirige el cuñado.

Un síntoma importante de esta distorsion es la reelección indefinida de los cargos políticos. El año pasado, la prensa documentó bien el fraude electoral que hubo en más de una provincia y localidad. Votos a cambio de bolsones de comida, padrones electorales con votantes fantasma, destrucción y robo sistemático de las boletas de los rivales, amenazas y presiones para reelegir autoridades vigentes, y otras linduras.

Para que las cosas cambien, estos delitos electorales deben ser demostrados, juzgados, y castigados. Pero para que nunca más sucedan, hay que ir revisando nuestra toma de decisiones.

Una persona que trabaja ocho horas o más todos los días, y que además tiene muchas cosas que atender, no tiene tiempo material suficiente para conocer y estar informada de nuestro sistema de gobierno, ni el balance de sus fuerzas políticas. A este perfil de persona, lo llevan como ciego a mear, para dejarle al final en bolas y a los gritos. Por otra parte, está el otro perfil: Hay personas que conocen los recovecos del sistema, aprovechan para trepar, y desde arriba cagarnos a todos. (Hay ejemplos peronistas de ello, y no hace falta “house of cards” para ilustrarse. Aquí ya hemos hablado de Néstor Carlos Kirchner) Cualquiera de las dos puntas es mala, obvio.

En el fondo, conocer, reconocer, y más que nada, prevenir estas cagadas es tema de didáctica y aprendizajes. En esto de aprender la democracia republicana, es habitual que nos enseñen las instituciones y protocolos para la sanción y ejecución de las leyes: Distinguir estado de sitio, ley marcial y estado de derecho, los tres poderes de la nación, el quorum, saber votaciones sobre tablas, el trabajo en comisión, etc.

Hilando fino, conocer estos mecanismos esta bueno, especialmente si explican el espíritu de las leyes. Esto se aprende en algunos lados, y mal que bien, hay divulgación de estas ideas. El detalle es que muchas veces se desvirtúa. La gente no es toda abogada constitucionalista, ni analista político, que están más pendientes de la evolución de esta parte del sistema. Y ya que votar es una decisión masiva, el asunto es avivar a la gilada.

Quizás sea eficaz educar al soberano con frases sencillas, pero bien cargadas de sustancia: De hecho, en los 40s “las veinte verdades peronistas” fueron muy didácticas. Varias todavía siguen vigentes. (“La única verdad es la realidad”, “Se gobierna con los dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de los dirigentes”, etc.) La primera que propongo es que “El sistema deberá ser siempre a prueba de: boludos y garcas” Esto lo pusimos en línea con el habito del doble discurso, y los aspectos morales de las prácticas políticas. Agreguemos que tenemos los votantes y dirigentes que se nos parecen; no son los que necesitamos, y por las decepciones acumuladas, no parecen ser los que merecemos. Pero ahí están. Entonces, la idea es que sepamos medir y pesar las cosas.

Ahora que lo pienso, hay una segunda frase que nos vendría bien: “Tratar al que está, y al que vaya a subir, como si nos debieran plata de muchos ceros”. El detalle es que nuestra democracia nominal, viene sostenida por un sistema económico lleno de agujeros. Es sabido y sobado que en nuestro paisaje, dedicarse a la política es una vocación, pero también es un plan para hacerse rico por debajo de la mesa, como explicamos oportunamente.

La última, pero no de últimas es que “La culpa no es del corrupto, sino de quien le dio el poder”. La frase está en línea con el clásico dicho de los chanchos, y quienes los alimentan. A mi modesto entender, este criterio debe integrar nuestra educación cívica, por y a pesar del sufragio universal y secreto. Aclarando, que oscurece: No estoy diciendo que haya voto cantado, ni calificado. Es otra cosa.

Esto tampoco quita que, si un mandatario electo deba dejar de serlo, se siga el debido proceso, se le quite el poder, y que vaya en cana. La idea no es castigar a las mayorías, si es que lo votaron. Este criterio no quita que hay distancias entre votantes y votados. No quita que al electorado se le hacen promesas grandes, como en un noviazgo. Por experiencia, sabemos que los políticos se entrenan para decirnos lo que queremos oír, justamente para desactivar bombas y captar votos.

La intención es empoderar al votante, especialmente su derecho a elegir y equivocarse. Pero que asuma plenamente a posteriori su parte en los resultados. Minorías y mayorías debemos atender la lógica del “Si fallaste una vez, fue un accidente. Si fallaste dos, puede que haya un error. Pero si me fallaste más veces, la culpa es mía, ya que yo confié en vos.”

Al punto, este slogan debe usarse solo cuando haga falta. Hay que tener cuidado que sea un puñal para clavarle en la espalda del sistema democrático. Y si algo nos enseñó el pasado, es que nunca debemos olvidarnos que al político chanta o inepto se lo castiga en las urnas, retirándole el voto. Y acá se trata de separar tantos: No es cuestionar al trucho y su partido por segregar su organización, quitarle liderazgo, y bochar ideologías. Lo importante es nadie joda al personal. Manos limpias y uñas cortas.

Maneco explicado: Un apunte sobre humor grafico argentino.

“Las Desventuras de Maneco” Eduardo Linage para “Caras y Caretas”, 1932

“Las desventuras de Maneco” fue una tira cómica de Eduardo Linage (13-10-1901/07-08-1977) caricaturista de origen español radicado en nuestro país, que se publicaba en la revista “Caras y Caretas” a partir del 1932 hasta el ocaso de esta publicación al llegar los años 40´ El formato de “Las desventuras…” con guion del propio Linage, oscila entre las nueve y doce viñetas para relatar historias unitarias sobre las peripecias de un pícaro, siempre frustrado en sus intentos por sacar ventaja a favor propio en varias situaciones donde participa directamente y otras donde se ve involucrado. Maneco es uno de los primeros antihéroes modernos en la historieta cómica argentina del siglo XX. Los expertos coinciden en el hecho que Maneco representa al típico “Chanta argentino” por primera vez en un medio masivo de nuestro país. “Las desventuras…” tiene su mayor antecedente en las peripecias de otro pícaro pintoresco; “Las aventuras del Negro Raúl”, tira diaria de Arturo Lanteri en la revista “El Hogar” a partir de 1916, donde el personaje principal (el negro Raúl) es también burlador siempre burlado.

Ilustración – Las desventuras de Maneco, Eduardo Linage -“Caras y Caretas”, 1932. Museo del humor de Buenos Aires

De regreso a “Las desventuras…” Linage contribuye a definir el molde para historietas posteriores como “Locuras de Isidoro Cañones” de Lino Palacio, “Inodoro Pereyra: El renegaú” de Roberto Fontanarrosa, etc. Maneco a veces cuenta con ayudas, pero mayormente actúa por su propia cuenta y riesgo. Maneco aprovecha eventos como excusa para relacionarse con personajes adinerados (su target más frecuente son las hijas de algunos comerciantes acaudalados) con intención de obtener grandes sumas, y si se da la chance, también ascender socialmente. Es importante observar que Maneco nunca actúa fuera de la ley; sus conductas son aceptables, pero sus intenciones no son del todo legítimas, y eso lo convierte en antihéroe. A todos sus intentos se oponen ardides defensivos de sus posibles víctimas, y siempre hay gran dosis de descuidos propios y malentendidos que generan risa. Sin excepción, los motivos del personaje principal de esta tira quedan al descubierto y eso representa un castigo para él, que nunca puede obtener los resultados que espera. Maneco y otros personajes por el estilo se inscriben en la tradición del llamado “Humor blanco”, “Humor inocente” conocido también como “Humor No – tendencioso” en el sentido que satiriza conductas ampliamente reconocidas, y no expresa ideas reformistas o posturas políticas que generalmente van dirigidas contra grupos, instituciones o figuras públicas. El énfasis del humor blanco está puesto en revisar y ridiculizar valores, usos y actitudes características propias de un tiempo y lugar determinados. Al punto, “Las desventuras…” es una tira cómica que amonesta con severa ironía el arte de los vividores. Maneco confía ciegamente en las artimañas de los picaros como medio para sobrevivir y progresar; aplica tretas con mucha pasión. Pero nuestro personaje, por el esfuerzo que pone a cada paso, a veces queda ingenuamente en falsa escuadra respecto de aquello que emprende. En este punto, cuando las circunstancias lo superan, Maneco queda envuelto en hilarantes incongruencias ante la vista del lector.
Maneco y su universo no quedan completos si no mencionamos sus aspectos gráficos más salientes y los reenvíos de su tira para con la década que lo vio nacer. Para cumplir lo primero, usamos la ilustración en la página anterior: Linage dibuja caricaturas de personas; salvo un par de personajes secundarios, el botones que aparece en el tercer cuadro y el canillita que aparece en el quinto y sexto cuadro, las figuras carecen de cuello, y la unión entre cabeza y torso está resuelta mediante el uso de pañuelos, corbatas y otros accesorios de sus trajes. Excepto por los pies, que son más chicos que el resto del cuerpo en todos los personajes, no hay grandes diferencias de proporción entre ellos y el tamaño de sus respectivas cabezas; los rostros, en cambio, son los que tienen algunas alteraciones. En el ejemplo las cabezas tienden a ser redondeadas y presentan ojos grandes, cejas relativamente pequeñas, narices exageradas por aumento de las proporciones respecto del resto del rostro en el gaucho y el gerente del hotel, mientras que en el caso de Maneco la nariz es exagerada por lo pequeño. Las bocas son pequeñas en los tres personajes principales. Linage no altera las proporciones cuando dibuja ambientes ni objetos, pero en los tres últimos cuadros reduce el entorno del hall del hotel a la vista parcial de una columna y en los dos últimos el entorno desaparece por completo, para que nada distraiga al lector de las expresiones de las figuras y el contenido del texto. A propósito del guion escrito y su ensamble con las imágenes, resulta de interés seguir el esquema anclaje/relevo, definido por Roland Barthes en uno de sus ensayos más clásicos: En nuestro ejemplo, la relación entre textos y viñetas revela mayormente la función de relevo antes que anclaje; el sentido que se le otorga a las imágenes – por naturaleza analógicas y con significado abierto – en cada viñeta está determinado por la información complementaria que proveen los textos – de orden convencional, sintagmático y deíctico – que encontramos en la parte superior de cada cuadro. Podemos advertir que hay diálogos entre los personajes cuando debajo de uno de ellos hay una pequeña cantidad de palabras que permiten al lector asociar discursos e intenciones con cada una de las figuras, y al seguir la secuencia del relato, es esa relación la que nos ayuda a comprender como evoluciona la trama. En este punto, y para nuestro ejemplo, resulta útil recordar las técnicas del desplazamiento y del desatino investigadas por Sigmund Freud en su ensayo “El chiste y su relación con el inconsciente”; dicho en modo esquemático, el desplazamiento habilita construir un chiste mediante errores intelectuales y sofísticos, que expresan desvíos en los procesos mentales habituales en ciertas circunstancias para poner el acento y fijar nuestras energías psíquicas en un tema distinto – a veces lateral – del proceso iniciado en primera instancia. Esta técnica no depende tanto de las palabras, sino de los procesos mentales que establecemos para relacionarnos con el mundo. La técnica del desatino, por su parte, consiste en la introducción de algo simple o desatinado, cuyo sentido último es la revelación de otro desatino o simpleza, a menudo mayor que lo percibido en primer lugar. Podemos decir que en nuestro ejemplo hay una combinación de ambas cosas, siendo el desatino la más fuerte de las dos. Cuando el gerente de hotel da trabajo a Maneco para que promocione los servicios de su negocio, Maneco no puede resistir la tentación de tomar un pequeño desvío mental sobre el asunto, así que no solamente busca potenciales clientes para el hotel, sino que además busca atraer incautos de los cuales sacar ventaja. Cuando encuentra uno en la estación de tren, luego de un breve dialogo sobre la categoría del local en cuestión, sugiere antes de presentárselo al gerente que se trata de un estanciero adinerado que viene a gastar en grande. Pero el error intelectual de Maneco dura bien poco, y se revela como desatino. El gaucho que atraen al hotel conversa con el gerente y con maneco no tanto para registrarse como pasajero, sino más bien para pedir un puesto de trabajo como peón de cocina. La simpleza del razonamiento de Maneco, incluidas sus ambiciones de sacar tajada, chocan contra la real conducta del gaucho, que revela sus intenciones ante el administrador. La equivocación de Maneco se hace evidente y se pierde de ganar los veinte pesos por traer un huésped. Más atrás mencionábamos que muchas de las posibles víctimas de Maneco, cuando advierten su presencia, se sirven de ardides defensivos; la precisa y escasa conversación del hombre de nuestro interior, sin concederle nada a nuestro intermediario es justamente una de esas defensas. En otras ocasiones, cuando busca galanteos con alguna heredera, las chicas intercambian lugares con sus mucamas, obviamente para nada atractivas ante la vista de Maneco. Estos planteos, habituales en la tira, son el reflejo indirecto del estado de la sociedad argentina entre las décadas del 20 y el 30. La gran depresión en Estados Unidos produce efectos negativos en el resto del continente y afecta a Europa. La crisis económica en nuestro país erosiona el bienestar y la movilidad social entre la clase media y alta. Comienzan a verse diferencias y distinciones entre aquellos que conservan su fortuna, los que mantienen con esfuerzo su poder adquisitivo en parte, y los que pierden sus medios de subsistencia; ante un panorama nada alentador, muchas personas venidas a menos buscan algún atajo para mejorar su situación. Linage no se ríe de ellos, sino con ellos, y su intención satírica en el fondo es moralizante, ya que mediante una ficción muestra y demuestra que la codicia rompe el saco, tal como reza el dicho.

Bibliografia

Ana B.Flores – “Politicas del humor”, cap 2, sección 2.2.3.2 “La tecnica del chiste”, Ferreyra Editor, 2000. Incluido en el material de catedra del presente seminario

Luis del Popolo – “Maneco, el Chanta porteño” publicado en el Blog Sonrisas argentinas. Link abajo.

http://sonrisasargentinas.blogspot.com.ar/2011/07/maneco-el-chanta-porteno.html

Nestor Gustavo Giunta – “La historia del comic en la argentina”, publicado en la página web “Todo Historietas”. Link abajo.

http://www.todohistorietas.com.ar/historia_argentina_1.htm#TOP

La imagen que reproducimos es gentileza del museo del humor de la ciudad autonoma de Buenos aires

Idea para un cuento: Una herencia

Heredó la compañía. Que siempre rindió bien. Heredó la quiebra. A condición de no cerrar. Pero el tema era demasiado grande. Fueron 12 años de vaciamiento.  Hubo que recortar. 

Pidió guita y paciencia a la junta. Y a los inversores. Se fueron. Tuvo que ir a otro lado. Le tiraron un salvavidas. Con intereses altos. Y muchas condiciones.
Sabe que cuatro años de achique no compensan los doce que pasaron. Y el clima ahora esta insoportable.  Quizás tenga que irse.

Se trata de un gerente … ¿esperabas a otro?

Idea para un relato : Una viuda

La señora heredó el puesto. Siguió el negocio. Vendió bien en una parte del mercado.
Pero casi se fue a la lona. Entregó a algunos de sus socios. Para zafar. Y se salvó.
Fueron por la familia. Luego fueron por ella.
Hizo un par de maniobras. La mas chica ya esta a salvo.  Zafa por ahora.
Y no se va a olvidar de ellos. Una jefa tiene prohibido ser descuidada.
Pero eso no es personal. Que quede claro.
Es por el bien del negocio.

Es la viuda de un narco… ¿esperaban otra cosa?