Su gato y ella #Reload — Buenos Relatos

ANA MARÍA OTERO Su gato y ella, ella y su gato. Aunque no lo veas a su lado, sin duda se encuentra cerca. Observando con sus ojos de distinto color el uno del otro, todos los movimientos de ella cual valiente vigilante, galante custodio. Una curiosa pareja sobre la que en alguna ocasión alguien […]

Su gato y ella #Reload — Buenos Relatos

Idea para un cuento: Una herencia

Heredó la compañía. Que siempre rindió bien. Heredó la quiebra. A condición de no cerrar. Pero el tema era demasiado grande. Fueron 12 años de vaciamiento.  Hubo que recortar. 

Pidió guita y paciencia a la junta. Y a los inversores. Se fueron. Tuvo que ir a otro lado. Le tiraron un salvavidas. Con intereses altos. Y muchas condiciones.
Sabe que cuatro años de achique no compensan los doce que pasaron. Y el clima ahora esta insoportable.  Quizás tenga que irse.

Se trata de un gerente … ¿esperabas a otro?

Idea para un relato : Una viuda

La señora heredó el puesto. Siguió el negocio.

Vendió bien en una parte del mercado.
Pero casi se fue a la lona. Entregó a algunos de sus socios. Para zafar. Y se salvó.

Fueron por la familia. Luego fueron por ella.
Hizo un par de maniobras. La mas chica ya esta a salvo.  Zafa por ahora.
Y no se va a olvidar de esos queridos hijos de puta. . Una jefa tiene prohibido ser descuidada.
Pero eso no es personal. Que quede claro.
Es por el bien del negocio.

Es la viuda de un narco… ¿esperaban otra cosa?

Breve historia de las crisis históricas

Ahora, que hay grietistas por “este es el camino” y “con cristina estabamos mejor”…. quizás venga bien repasar ciertas cuestiones

Gustavo

Por largo rato hubo dos versiones de la historia argentina. Por un lado, el “relato oficial” que documentaba grandes logros, muy civilizados, y puso énfasis en la evolución que trajeron. Por otro lado, la “historia critica” contaba los sacrificios y perdidas que trajo el cambio.

Usualmente, la historia crítica consiguió que haya simpatías por los menos favorecidos. A fin de cuentas, la base del valor en toda economía es el sacrificio: gastar tiempo y energías para laburar, es sacrificio. Y ya que lo más visible siempre fue eso, no cuesta nada identificarse con este punto de vista.

La versión oficial, por su lado, siempre resaltó los saltos de calidad y las ventajas fruto del intercambio de figuritas. El esfuerzo siempre tuvo como premio la modernidad en el mediano y largo plazo, y así todos contentos.

En este contexto, moderno es sinónimo de eficiencia y eficacia.

Lo…

Ver la entrada original 698 palabras más

Raúl Alfonsín: Auge y caída del caballero de la Republica – segunda parte

Plan PAN – Pollos de Mazzorin – Congreso Pedagógico – Nueva ley de salud pública – Plan PNA – Nueva ley de divorcio – Pacto de Olivos – reforma constitucional de 1994

Al día de hoy, RRA es recordado y querido por la transición democrática. Sin embargo, hubo varios paquetes de medidas durante el Alfonsinato. Algunos cayeron. Otros quedaron. Pasen y vean.

¿Se comió, se educó y se curó?

Una frase memorable de RRA fue “Con la democracia
se come, se educa y se cura.”
Es imposible estar en desacuerdo con esta afirmación. Veamos si se cumplió. Nos salteamos lo de votar, porque ya quedó hecho. Y todavía seguimos votando.

¿Se comía? – Plan alimentario nacional (PAN)

A los 40 días de asumir, la gestión lanzó el “Plan alimentario nacional”. Era una promesa de campaña. El proyecto de ley entró al congreso en diciembre de 1983. La sanción definitiva fue el 19 de diciembre de 1984.

Desde el ministerio de salud y acción social, distribuyeron una canasta básica de alimentos gratuita, dirigida a los sectores de más bajos recursos. La repartían en las escuelas. Una vez al mes.

El plan era una medida de emergencia. La idea era mantenerlo por dos años. Pero la baja fue poco antes del pacto de Olivos. Tomaron datos del censo habitacional de 1980, y estadísticas provinciales. Cada caja costaba 11 dólares de la época.

Dirigieron el PAN: El ministro de salud Aldo Neri,
Enrique “Coti” Nosiglia, subsecretario de salud y acción social; y Fernando Alfonsín, vicepresidente del plan y hermano de RRA. El primer reparto fue en abril de 1984. Llegó a varias localidades del conurbano bonaerense, Misiones y Santiago del Estero. Costó 2.700 millones de australes. La mayor cantidad fue 1.400.000 cajas. En promedio, hubo 1.200.000 cajas por mes.

La guita salió directo del Tesoro Nacional. El PAN costaba menos que los planes del FONAVI y otras ayudas sociales. Al punto, las primeras 800 mil cajas contenían esto.

  • Un kilo de porotos
  • Un kilo de arroz o de fideos
  • Dos kilos de harina de trigo
  • Un kilo de leche en polvo
  • Dos litros de aceite comestible
  • Ocasionalmente, conserva de carne vacuna (Corned Beef)

Durante el debate legislativo, el PJ consiguió participar de la movida. Vivos como el hambre, supieron que el PAN era un arma política potente. No iban a dejársela a la UCR. Al día de hoy, los radicales reconocen que hubo
clientelismo en el reparto. Radichas y perucas aprovecharon las cajas para resolver internas. Fea la actitud.

¿Se comía? – Los pollos de Mazzorin

En 1987 había crisis. Los frigoríficos locales estaban especulando con los precios. Querían que subieran. Hubo un cierre patronal, para presionar contra el estado.

El secretario de comercio interior de turno se llamaba Ricardo Mazzorin. (Todavía vive) Al tanto de la situación, decidió importar pollos desde Brasil, Venezuela y Hungría. Fueron unas 38.0000 toneladas. La intención era traer carne más barata, para mejorar las condiciones del mercado. (La gente siempre sigue la “regla de las 3B”: Bueno, bonito y barato.) Los precios bajaron al inicio de la medida.

Por orden de Mazzorin, importaron 500 toneladas de pollo húngaro. Esta compra salió cerca de 50 millones de dólares. Las depositaron en los frigoríficos La Plata y Platense. La empresa Frigoríficos Avícola S.A compró esa partida. Para revender, por supuesto.

La cagada fue que hubo 303 toneladas que se pudrieron. El SENASA (servicio de sanidad animal, del estado) las revisó antes que salieran a la venta. Declaró que esa cantidad no estaba buena. Hubo 197 toneladas que se salvaron. Avícola tomó medidas. Lo que estaba bueno, fue a las carnicerías.

Hubo una comisión de diputados, dirigida por Alberto Pierri (PJ) y Alberto Albamonte. (UCD) Ahí se dedicaron a demoler con prolijidad al señor secretario. Se cuenta que Albamonte andaba con un pollo de plástico bajo el brazo. Para las fotos, supongo.

La patronal hizo campaña de prensa contra Mazzorin. Se decía que los pollos eran de Chernobyl; se decía que los estaban tirando al cinturón ecológico; se decían muchas estupideces. Había que embarrar la cancha.

Avícola S.A. hizo juicio contra el estado. Para ellos, hubo omisión dolosa. Se les chispoteó a estado que la mercadería llevaba 15 meses de envasado. Estaban cerca del límite de 18 meses, donde dejaba de ser apta para el consumo humano.

Avícola acusó al PEN por incumplimiento del contrato. Obtuvo fallos favorables de primera y segunda instancia en la cámara comercial. Sentenciaron al estado a pagar daños y perjuicios. El ministerio de economía interpuso un recurso de amparo. El caso fue a la Corte Suprema.

Yo me acuerdo que había un chiste muy corriente: “Esto está más podrido que los pollos de Mazzorin”. Por el escándalo, el señor secretario presentó la renuncia en 1988. Se la aceptaron y se fue a su casa.

Ya en 1999, Los supremos fallaron a favor del estado. Para ellos, Avícola no era un “comprador profano”. Debieron fijarse en la fecha de vencimiento. Los pollos podridos, los vendieron a precio bajo. Supongo que para sacudírselos de encima.

Actualmente, Mazzorin es miembro del “Club Político”. Es un grupo de intelectuales que brinda cierto apoyo crítico a la presidencia del frente “Cambiemos”. Habría que revisar si cobra la dichosa “jubilación de privilegio”, que se paga a cualquier ex funcionario público de rango alto y medio.

¿Se educó? – Congreso pedagógico 1988

Entre 1984 y 1988 hubo una movida para un congreso pedagógico luego de mucho. Lo convocaron por ley 23.114. El congreso la sacó con fritas. El regreso a la democracia dio para revisar y actualizar los programas por el cambio de régimen de época.

Vayamos por una perlita; se lo llamó “segundo congreso pedagógico”, cuando en verdad era el tercero. Fue una consecuencia de la ley 1420, dictada por Sarmiento. El primero había sido en 1888, y el segundo fue en 1900.

El congreso puso negro sobre blanco el predominio de la iglesia en el sector educativo. Al inicio del proyecto, el episcopado argentino restó importancia a los docentes. Sin embargo, vieron que la cosa iba bien en serio. Y se despertaron de la siesta.

Se cuenta que alguien propuso hacer un “congreso pedagógico radical”. Para hacer contra a los curas. Pero al final, hubo apertura y dialogo. Se cuenta que hubo asambleas en las escuelas de todo el país.

La novedad histórica de 1988 fue que no volvió el debate por “laica o libre”. Fortaleció al sistema estatal. El congreso sirvió para actualizar los usos de la educación como arma política. El Plan nacional de alfabetización (PNA) corrió paralelo con esta iniciativa.

Entre las conclusiones, hubo consenso para empezar a descentralizar el área. La intención no era ceder espacios a la educación privada, sino optimizar el sistema público.

Para reorganizar la cosa y recortar gastos, hubo la iniciativa de transferir a las provincias los jardines de infantes. Esta medida quedó en el freezer. Menem la cumplió. Como el culo. Pero la cumplió.

El resto del sistema quedó relativamente igual. Quizás varios intelectuales y algunos maestros quedaron contentos. Hemos hablado del panorama en las entradas de “que sabe nadie”. Hasta ahora, no volvieron a llamar a un nuevo congreso.

¿Se educó? – Plan nacional de alfabetización (PNA)

Entre el 30 de julio y el 28 de diciembre de 1984, el ministerio de educación lanzó el plan nacional de alfabetización. (PNA)

Era un programa de educación para adultos. Lo diseñaron en base a una iniciativa del breve gobierno de Arturo Umberto Illia. (1900 – 1983)

El PNA publicó cuadernillos para enseñar leer, escribir, sumar, restar, multiplicar dividir. El ministerio envió varios cientos de docentes voluntarios del partido a las zonas más atrasadas del país. Al punto, nos conviene saber cifras de la época.

Estoy tomando datos oficiales del PNA, que saqué de un documento oficial publicado en la red. Este saqueo me convierte en un “gato del plan”, pero con bastante retroactividad. Todos los cálculos se hicieron con base a los datos del censo de 1980.

Tabla 1 – Total de analfabetismo en el país entre 1970 – 1980

Año Población Total de analfabetos absolutos Porcentaje de analfabetos absolutos
1970 16.530.924 1.225.746 7,47
1980 19.466.678 1.184.964 6,1

Tabla 2 – porcentajes de analfabetismo según zona geográfica y género en 1970

Zona Varones mujeres
Capital Federal 1,8 3,3
Buenos Aires 4,2 5,8
Gran Buenos Aires 3,7 5,9
Demás partidos 5,2 5,5
Catamarca 8,6 10,4
Córdoba 6.7 7,4
Corrientes 15,8 20,9
Chaco 18 24
Chubut 10,3 13,3
Entre Ríos 10,s 10,4
Formosa 14,9 22,5
Jujuy 12,6 23,9
La Pampa 8,5 8,8
La Rioja 8,1 10,5
Mendoza 8,6 10,2
Misiones 13,6 19,5
Neuquén 13 16,9
Rio Negro 13,4 15,7
Salta 12,7 19,2
San Juan 8,6 9,1
San Luis 9,2 7,6
Santa fe 5,4 6,4
Santiago del estero 13,8 19,7
Tierra del fuego 2,8 4
Tucumán 11,3 11,2

Tabla 3 – porcentajes de analfabetismo según zona geográfica y género en 1980

Zona varones mujeres
Capital Federal 1 1,9
Buenos Aires 3,7 4,3
Gran Buenos Aires 3,1 4,7
Demás partidos 4,7 4,l
Catamarca 8,1 9
Córdoba 5,6 5,5
Corrientes 15,3 16,7
Chaco 15,7 19,7
Chubut 7,4 9,1
Entre Ríos 8,9 7.7
Formosa 11,3 16,1
Jujuy 8,2 18,5
La Pampa 7 6,5
La Rioja 7,2 6,6
Mendoza 11,2 7,8
Misiones 9,4 14,7
Neuquén 9,5 11
Rio Negro 10 14,7
Salta 8,3 7,3
San Juan 9,1 7,1
San Luis 3,7 4,7
Santa fe 5,9 6,,3
Santiago del estero 12,4 15,4
Tierra del fuego 2,2 2,8
Tucumán 9,4 8,8

De por sí, el trasfondo histórico de este tema es jodido. Para empezar, no es gratis que el anagrama de “argentino” es “ignorante”. Las cifras entre 1970 y 1980 no nacieron de un repollo.

El efecto de las crisis acumuladas hizo pelota la educación pública. Pero lo peor de todo fue la falta de acceso y de oportunidades. Al punto, hubo generaciones completas con evasión y deserción escolar. Porque en muchos millones de familias hubo que comer antes que estudiar. O zafar. Como sea.

Agreguemos más contexto: En los 50s, UNESCO lanzó una iniciativa regional para América latina por el tema. Interpretaban que la base del problema del subdesarrollo eran los problemas de la educación. En especial, el problema del analfabetismo. (Me sospecho que todavía sigue siendo así. Habría que ver cómo andan los indicadores de este año)

Argentina se prendió a la movida. Por decreto Nº2.308, RRA creó la Comisión Nacional de Alfabetización Funcional y Educación Permanente (CONAFEP) dependiente del ministerio. Quedó a cargo de Nélida Baigorria, docente e investigadora. Hubo fusión entre la CONAFEP y la DINEA (dirección nacional de educación de adultos) Finalmente, la comisión dirigió el PNA. Y el resto también.

El plan era una medida de emergencia. La meta fue detectar y erradicar el analfabetismo en los barrios, intendencias, partidos, departamentos y provincias de todo el país. Para entrar, había que anotarse con la CONAFEP. Hubo 106 convenios firmados.

Se cuenta que la educación para adultos siempre recarga las necesidades e intereses de los alumnos. La diferencia con la educación para chicos, es que la  gente grande se hace más responsable de los contenidos que le enseñan y aprende.
Antes, durante, y después de clases.

Los chicos reciben lecciones de lengua, geografía, historia, matemática, música y dibujo. A medida que crecen y encuentran su propia vocación,usan lo que les resulta más útil. Y lo demás queda como cultura general. O se olvida.

Las provincias de “La liga” les cerraron las puertas. Carlos Juárez, gobernador de Santiago del Estero, rechazó el PNA. Carlos Saúl Menem, gobernador de La Rioja, también rebotó al PNA. Los peronistas sospechaban segundas intenciones. Es decir, alfabetizar y en paralelo adoctrinar.

Se dice que hubo bajada de línea. Con un discurso de unidad nacional. Funcional a la predica de la UCR. Apuntaban a explicar el sistema republicano. La intención era que la democracia republicana quedara como estilo de vida. Pero como dice el adagio: “las buenas intenciones no se facturan”

Se cuenta que las “cartillas de unidad nacional” para lengua incluían: una foto, una frase, y una palabra clave. Luego venían el deletreo, los juegos de silabas y el armado de oraciones.

Ejemplo: Foto de un desfile militar. Con la frase “Las Fuerzas armadas están para la defensa y protección de la nación y sus ciudadanos”. Y el término “fuerzas” como la palabra clave. Y así empezar desde el básico “Fa – Fe – Fi – Fo – Fu”, y avanzar hasta “Farías Fue a la Feria”, “Fuimos a la Función”, “Fernanda Fuma”, etc.

Se dice que el PNA nunca actualizó contenidos. Entonces, su discurso quedó en falsa escuadra. Mientras tanto: se pinchaba la economía, los milicos se pintaban la jeta, había huelga seguido, y el resto era una bolsa de gatos.

Los pobres no sabrían leer ni hacer cuentas, pero tenían ojos: las villas eran cada vez más grandes; la caja PAN la daban los punteros; si querían estar en la lista, tenían que ir al acto radical, o marchar en la huelga peronista. Según la unidad básica o el comité más cercano.

La liga lanzó su propia versión del PNA. El plan CREAR. Con el justificativo de la justicia social, y el respeto por los conocimientos intuitivos del adulto. Hicieron lo mismo que criticaban.

El PNA recibió un premio internacional en Francia. La educación… bien, gracias.

¿Se curaba? – Nueva ley de salud pública

El ministro de salud Aldo Neri (Si, el del PAN) tuvo un rico quilombo con las dos CGT. A partir de dos proyectos de ley para reformar el régimen de las obras sociales. En términos técnicos, hubo dos grandes metas: descentralizar el sistema.
Y que cada mutual fuese autárquica.

Al punto, necesitamos contexto. Entre los 40s y los 70s, las obras sociales argentinas nacieron peronistas. Administradas por los gremios, y financiadas con los aportes jubilatorios. Con monitoreo del estado. Por su armado, alcanzaron un nivel masivo de cobertura.

Al punto, quedaron extra oficialmente como organismos semi públicos, en una zona gris que permitió a los sindicatos acumular fondos e influencia política en el sector. (Busquen “Caso Zanola” en la segunda parte de “combatiendo…”)

En los 80s empezó a notarse el déficit fiscal. Abreviando: Había que amputarle algo al paciente, para salvarle la vida. El debate del tema empezó en 1983, pero llegó al congreso más tarde. Por medio de los proyectos 23.660 y 23.661.

El primer paquete de medidas mandaba crear el sistema nacional de obras sociales (SNSS) Controlado por el Ministerio de salud. A través de un nuevo organismo, colegiado y autárquico: la Administración nacional de seguro de salud (ANSSAL) Formada por un director puesto por el PEN, representantes provinciales, sindicales, y de los prestadores privados.

Entre los atributos del ANSSAL, estaban: El registro nacional de prestadores, para trabajar dentro del sistema; y un par de consejos de asesores, para medidas administrativas y ejecutivas.

El financiamiento del SNSS iba a ser por la ley de obras sociales; y un fondo solidario compuesto por aportes del tesoro nacional, más algunos mecanismos de recaudaciones nacionales y locales. (reintegros, devoluciones de préstamos, etc.)

El segundo proyecto mandaba crear el seguro nacional de salud. Dentro del nuevo sistema. Agrandaba la cobertura del sistema preexistente; para atender afiliados, desocupados e indigentes.

Las dos cámaras aprobaron la reforma con modificaciones en diciembre de 1988. Pero quedó cajoneada por años. En parte, por la crisis económica. En parte, por el legítimo recambio de nuestras autoridades. La reglamentaron en 1993. Rápidos para los mandados, ¿eh?

Las nuevas leyes sacaban las obras sociales a los sindicatos. Para pasarlas a las provincias. La CGT y el PJ intervinieron. Sin embargo, hubo un defecto de origen. El SNSS reemplazaba la burocracia sindical por la estatal. Cuando por fin salió la sanción, habían crecido las prepagas. Y el seguro de salud quedó obsoleto.

Aldo Neri escribió unas notas de prensa en defensa de su proyecto. Salieron en “La Nación”. Igual, las buenas intenciones no se facturan.

Otros temas

En paralelo con el capítulo militar (juicio a las juntas, carapintadas, leyes de perdón, etc.) y la crisis económica (plan grispun, plan austral, etc.) hubo otros temas en la agenda política del Alfonsinato.

Habrán notado que en algunos asuntos hubo quorum. Más arriba contamos las experiencias del congreso pedagógico y el PAN. A continuación, hablaremos de otros paquetes de medidas. Pasen y vean.

Otros temas: Reforma de la Ley de divorcio vincular

Mucho antes del estado nacional argentino, la iglesia católica tuvo el monopolio sobre el matrimonio y el divorcio. Los curas autorizaban a las parejas a separarse. Asumo que bajo ciertas condiciones, y luego de examinar la evidencia. Pero prohibían casarse de vuelta.

La primera ley civil de divorcio vincular fue en 1888. Era una versión “laica” de la ley canónica. La diferencia con las normas religiosas fue que el estado quedó como árbitro del cumplimiento del contrato nupcial,y de la separación.

La ley 2393 habilitaba causales de divorcio. Las principales eran el adulterio y el abandono del hogar. Supongo que había que declarar ante un juez. No habilitaba casarse de vuelta.

La patria potestad de los hijos quedaba en el varón, cabeza de familia. Los bienes, quedaban a favor del ex esposo. Habrá que preguntarle a un especialista si “el canuto, por las dudas” viene desde aquellas épocas hasta ahora.

El primer peronato reformó el asunto. En 1954, habilitó las “segundas nauseas”. Dice la leyenda gorila: JDP estaba separado (o más bien, viudo) de una primera esposa. De modo que lanzó la ley 14.394 para casarse con Evita. Se casaron, obvio. Al año siguiente, la “Libertadora” bochó la ley.

Más adelante, en 1968, salió la ley 17.711. Por iniciativa de Guillermo Borda, (1914 – 2002) ministro del interior de Ongania. Hubo una reforma del código civil. Estableció el divorcio de común acuerdo. Mandó que el patrimonio quedara como un bien común. Habilitó que las mujeres reclamaran su parte. Borda y Ongania fueron “los feministas menos pensados”, mucho antes que macri.

Finalmente, llegamos hasta el 12 de junio de 1987: El congreso aprobó la ley 23.515. Los diputados José Bieliki (UCR) y Néstor Perl (PJ) escribieron y presentaron el proyecto. Retomaron la ley del 1954. Lo central de la reforma de 1987 fue que cambiaron algunas condiciones
para divorciarse.

  • Quedo habilitado el divorcio para los separados de hecho, sin necesidad de acuerdo mutuo.
  • Las parejas con dos años de separación, quedaron habilitadas para divorciarse. Pero no podían casarse de vuelta.
  • Las que tenían más de tres tuvieron mejor suerte: quedaron para ir al mazo, mezclar, cortar y dar de vuelta.
  • Lo mismo para los divorcios culposos. Es decir: a partir del abandono de persona, los cuernos, la violencia de género y demás delicias conyugales.

Mucha gente separada y con nueva pareja, blanqueó su situación. Hubo resistencia del episcopado argentino. Amagaron a excomulgar a quienes aprobaran el proyecto. Hubo efecto “bola de nieve”; el cruce trascendió el tema puntual. El debate derivó hacia la discusión del rol de la iglesia en la dictadura. No hubo “Mea culpa” de los curas. Pero suspendieron la medida. Demos gracias a Dios.

Otros temas: Tratado del Beagle

Ubicado en el real orto del planeta, el muy austral y helado canal de Beagle queda al sur de Tierra Del Fuego. Exactamente, es un paso marítimo natural entre el Atlántico y el Pacifico. (El canal de Panamá sirve para lo mismo. Y el estrecho de Magallanes) Obviamente, tiene importancia estratégica para cuestiones de defensa y comercio
internacional.

Desde 1811 hasta el siglo pasado, hubo varios conflictos de límites entre Argentina y  Chile. La mayoría quedaron resueltos. Al punto, la discusión que le tocó a RRA fue por las islas Picton, Lennox, y un grupo de islotes en el canal.

Durante el proceso, hubo hipótesis de guerra para la zona. Los milicos argentinos estaban enojados por unos mapas  donde el Beagle figuraba como chileno.

Acá viene la parte que la iglesia metió la cola: En 1978, el cardenal Antonio Samoré (1905 – 1983) negoció por argentina la mediación del Vaticano para resolver la diferencia. Por inercia de las costumbres, las dictaduras Argentina y Chilena dieron cristiano y occidental consenso para acatar el laudo y el veredicto.

Hubo un plan para recuperar las Fucklands, y desde ahí avanzar hasta el canal. Pero la posición argentina en la zona quedó débil. No olvidemos el fiasco de Malvinas.

La guerra había terminado. Pero el trauma, no. Y la mayoría dio vuelta la cara cuando un ex combatiente pidió ayuda. Algunos veteranos se suicidaron. Otros, hicieron de tripas corazón. Y crearon las organizaciones de apoyo que hoy conocemos.

Juan Pablo II decidió a favor de Chile. Pero el caso no cerró del todo. Los milicos habían cajoneado el acuerdo. Así que, les tocó poner el gancho a las nuevas autoridades. En 1987, hubo la segunda visita papal al país. La iglesia argentina se puso al repalo. (No, no fue por la pedofilia… fue otro tema) Más allá del circo, el “constructor de puentes” llegó con el tratado bajo el brazo. Por segunda vez.

Todos sabemos que cancillería depende del ejecutivo. Tiene voz y voto para manejar la agenda diplomática. No todos saben que cancillería está obligada por ley a informar al congreso, para que sus medidas queden soberanas o no.

Los radicales sabían bien que con el senado en contra, había pocas chances de aprobar el tratado. Lo primero que hicieron desde el PEN fue darle difusión al asunto. No todo el mundo estaba enterado de este conflicto. Lo de Malvinas tuvo mucho más rating. En paralelo, abrieron el debate sobre la cuestión. Y para resolver, el PEN llamó a un referéndum no vinculante para decidir el tema.

La consulta fue en todo el país. Hubo campañas a favor y en contra de ceder el Beagle. El peronismo representaba el “NO“. Técnicamente, la medida era dictar un recurso de amparo en la suprema corte. Para no innovar. Y dejar la sentencia en suspenso. Con opción de llevar el asunto a otros lugares. (Debate en la OEA, en la ONU, juicio en la corte de La Haya, etc.)

Pero en la política doméstica, más pesaba el disgusto con la UCR porque los estaban puenteando en el congreso. “León – O” fue vocero del PJ. (Víctor Leónidas Saadí; Senador por Catamarca, y miembro fundador de “la liga”) Político de la vieja escuela, recurrió a los trucos del estilo parlamentario para debatir en la tele. Puso fichas en la soberanía nacional.

El canciller Dante Caputo tenía a favor el aparato del gobierno. Representaba el “SI”. Técnicamente, había que resolver una cuestión de estado. Cayera quien cayera. Compartir el Beagle no solo era hacer las paces con Chile; implicaba tener a la iglesia de amiga. Dentro y fuera. Para conseguir palanca con otros países. Por el detalle de la deuda externa, por caso.

El canciller sostuvo la importancia de pacificar y unir la región. Su punto principal fue definir el asunto como un conflicto evitable. Hubo un acto radical a favor de la iniciativa oficial en la cancha de Ferro, en capital. RRA fue orador.

Al cierre de las campañas, hubo un debate televisivo. Lo emitió canal 13. Moderado por Bernardo Neustad. Hizo 30 puntos de rating. El sistema de medios no era el actual. Había cinco canales de tele, y bastante poco para ver.

Durante la discussion, Caputo esquivo chicanas y provocaciones. Ante las evasivas, “Leon – O” se puso cada vez mas nervioso. Para su mal, lo hicieron quedar en evidencia como un viejo enojado. Que pedia “basta de chachara” y mayores explicaciones al gobierno. Mientras puso todas las fichas en la defensa de la soberania nacional. Hubo un profundo problema de comunicacion. Se olvido de ganarse a la hinchada. Ademas, estaba fresco lo de malvinas. Nadie iba a ir a morirla al sur de vuelta.

Finalmente, se votó en las escuelas. (Data inútil: aquella vez debuté en un cuarto oscuro. Voté a favor del tratado) Ganó el “si”. Corte, y a positivar. Caputo quedó como un héroe diplomático.

Si repasamos un poco, el tema estaba resuelto. Más allá o más aquí de la iglesia y la dictadura. No había necesidad de hacer circo. Cabia negociar en el congreso.

La consulta fue al pedo. Pero… ¿para que el show? Fácil: fue una demostración de fuerza del radicalismo. Era un tema en la agenda compartida por nosotros y Chile. No era el más urgente o importante para Argentina. Interesaba mucho más en Chile.

Mientras tanto, la economía del país estaba en problemas. Pero estábamos mirando otro canal. Justamente, el Beagle.

Otros temas: Reforma Sindical – Ley Mucci

Fue un proyecto de ley radical. Ordenaba la normalización del sindicalismo. Había cúpula con mandatos provisorios y prorrogados. Va tablita de datos.

Periodos Situación
1955 a 1970 Intervención militar

Fracturas internas

1970 a 1976 Comicios internos discontinuos

Fracturas internas

1970 a 1984 Intervención militar

Fracturas internas

Autoridades provisorias

La ley mandaba confeccionar y actualizar padrones, armar listas, y llamar a nuevas elecciones internas en los gremios y federaciones. Entre las sedes de Azopardo y Brasil, hubo 1537 sindicatos sin autoridades legítimas y personería trucha.

Durante el debate parlamentario, hubo un hecho curioso: Los dirigentes jóvenes de la Mesa Coordinadora Radical les recordaron “el pacto” a las dos CGT. Fue con un simpático cantito. “Se va a acabar/se va a acabar/la dedocracia sindical”.

El peronismo lo bochó en el senado.

Otros temas: Pacto de Olivos – Reforma constitucional de 1994

Advertencia: Esta sección la dividimos en cuatro partes. “El pacto”, “La asamblea”, “La reforma”, y “Las consecuencias”. Los eventos se salen de la cronología del Alfonsinato. Pero en todos los episodios hubo la mano del ex presidente. Por eso los incluimos acá.

El pacto

El año fue 1989. Menem había ganado las elecciones. Hizo una rica campaña. Sedujo a todos, con un discurso tribunero y paseos en menemovil. (“Síganme, que no los voy a defraudar”… no sé si alguno se acuerda)

Alfonsín había renunciado. El turco había salido de vacaciones. Cuentan que quería irse a las Bahamas o Aruba. Estaba agotado. La UCR mandó emisarios al entorno. También le hincharon las pelotas por teléfono.

Menem regresó. Medio a regañadientes, pero volvió. De todas formas, tenía que asumir. Su precio por gobernar antes de tiempo fue el “Pacto de Olivos”. Menem se cobró el favor en 1994.

La reforma

RRA no negoció el pacto con las manos vacías. Necesitaba palanca. Consultó el tema con “la liga” y los gobernadores radicales.

Le dieron luz verde. Ordenó a los asesores del consejo para la consolidación de la democracia (CCD) trabajaron una agenda institucional para reformar la constitución: Veamos algunos temas.

  • Reforma del sistema comicial; Derogar el colegio electoral. Actualizar los padrones, agilizar el recuento de votos. Y el control de las elecciones.
  • Promover la igualdad de derechos y oportunidades para las mujeres. Por medio de un cupo femenino obligatorio del 35 % en el estado.
  • Promover la ecología; por medio de leyes y regulaciones para controlar el impacto ambiental, etc.
  • Declarar a la capital federal como ciudad autónoma; para que recaude sus propios tributos, tenga autoridades locales, y aporte a la coparticipación federal.

Se cuenta que varios puntos de esta agenda ya estaban en los círculos profesionales y las facultades de derecho. Hacía ya largo rato. Aprovecharon la oportunidad para tirar el carpetazo. Y tuvieron buena suerte. No fue enseguida, pero tuvieron buena suerte.


La Asamblea

Hubo la asamblea constituyente. Fue en 1994. En Paraná, provincia de Entre Ríos. Por supuesto, participó el grueso del arco político: El mismísimo Alfonsín fue el principal interesado.

Estuvieron Storani padre e hijo; Stubrin padre e hijo; Eduardo Menem, senador por la rioja y hermano del presidente; Eduardo Duhalde – vicepresidente de la nación – y esposa, Alsogaray padre e hija, Albamonte, los hermanos Rodríguez Saa, Saadi padre e hijo, y otros dirigentes de carrera.

Entre los convencionales, hubo “joyitas” del primer Menemato. Ramón “Palito” Ortega, artista y productor artístico. Ex gobernador tucumano. Senador por Tucumán por el PJ. Carlos “Lole” Reutemann, ex automovilista. Gobernador de Santa Fe por el PJ.

Quizás el más pintoresco fue el teniente coronel retirado Aldo Rico – titular del Movimiento por la dignidad y la independencia/MODIN – por entonces, intendente de la localidad bonaerense de San Miguel.

Un 80 % del original quedó sin modificar. Pero gracias al pacto de olivos, entraron varias novedades legales y técnicas al texto. Algunas quedaron al toque. Otras, tardaron años. Al final, todas quedaron cumplidas en la actualidad. Mencionemos un puñado de aquellos logros.

  • Elección directa de presidente y vice por sistema de doble vuelta: Derogaron el colegio electoral. Instituyeron el ballotage solo en caso que los candidatos no consiguieran la mitad más uno de los votos.
  • Mandato de cuatro años para la presidencia. En lugar de seis. Y la opción de una reelección consecutiva
    para el presidente en ejercicio.
  • El ministerio de gabinete: organismo del PEN, a cargo de un “primer ministro”. Su función principal es coordinar tareas entre todas las áreas del ejecutivo. Está para informar al parlamento sobre las medidas de gobierno. Y presentarse ante la corte suprema, como representante del estado.
  • Los Decretos de necesidad y urgencia (DNU): instrumentos legales a favor del PEN, para resolver temas calientes. Valen con acuerdo posterior del senado.
  • El “dos por uno” parlamentario: Se siguió con el sistema D´Hont. Pero a cada partido se le asigna ahora tres bancas. Dos por la mayoría, y una por la minoría.
  • Consejo de la magistratura: Organismo colegiado. Diseñado para monitorear, nombrar y remover jueces federales. Compuesto por legisladores, académicos,

Una novedad fue que unos tratados y acuerdos internacionales adquirieron rango constitucional. Los más viejos eran de 1948, 1966, 1968 y 1969. Venían reconocidos por la poca democracia de los 60s/70s. (Frondizi, Illia, Campora, etc.)

Por supuesto, las dictaduras que tumbaron aquellos gobiernos (Ongania, Lanusse, Videla, etc) se cagaron olímpicamente en el asunto. Detalles sórdidos, a continuación.

  • Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre: Aprobada en la IX Conferencia Internacional Americana, en Bogotá, Colombia, 1948.
  • Declaración Universal de Derechos Humanos: Adoptada y proclamada por la resolución 217 A (III) de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948.
  • Convención Americana sobre Derechos Humanos: Suscripta en San José, Costa Rica, el 22 de noviembre de 1969. Ratificada por Ley Nacional Nº 23054.
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales: Suscripto en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, el 19 de diciembre de 1966. Ratificado por la República Argentina por Ley Nacional Nº 23313.
  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos: Suscripto en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, el 19 de diciembre de 1966. Ratificado por Ley Nacional Nº 23313.
  • Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio: Aprobada por la III Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1948. Ratificada por Decreto PEN Nº 6286/1956.
  • Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial: Suscripta en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, el 13 de julio de 1967. Ratificada por Ley Nacional Nº 17722.
  • Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer: Aprobada por resolución 34/180 de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 18 de diciembre de 1979. Suscripta por la República Argentina el 17 de julio de 1980 y ratificada por Ley Nacional Nº 23179.
  • Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes: Adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1984, y aprobada por Ley Nacional Nº 23338.
  • Convención sobre los Derechos del Niño: Adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos de América, el 20 de noviembre de 1989. Aprobada por Ley Nacional Nº 23849.
  • Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas: Aprobada durante la 24a. Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, el 9 de junio de 1994, en Belém do Pará, República Federativa del Brasil. Aprobada por Ley Nacional Nº 24556 y adquirió jerarquía constitucional por Ley Nacional Nº 24820.
  • Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad: Adoptada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, el 26 de noviembre de 1968. Aprobada por Ley Nacional Nº 24584 y dotada de jerarquía constitucional por Ley Nacional Nº 25778.

Cuando aprobaron los tratados, quedó abierta una hendija legal a favor de las ONGs defensoras de los DDHH (Serpaj, APDH, Madres, Abuelas, las del interior, y las más chicas) Las leyes de punto final y Obediencia debida seguían vigentes. Los perjudicados por aquellos asuntos, no podían chillar. Ninguna ley es retroactiva.

Pero acá viene lo rico: De ahí en adelante, la apropiación y adopción ilegal de criaturas nacidas en cautiverio
quedaron como delitos imprescriptibles. Había información disponible del tema. Y el antecedente del juicio a las juntas.

A partir de ese momento, hubo cataratas de causas contra los comandantes y los suboficiales. Videla volvió a la cana. Massera fue preso. Murió en el hospital Naval, de capital federal. Encerraron a todos los que pudieron. Y el resto estuvo de paseo por Tribunales.

En el mediano y largo plazo, quedó entre nosotros el “Efecto Costa Rica”. Porque la Convención Americana sobre Derechos Humanos – entre otros principios – garantiza el derecho a la libre opinión y de réplica en el sistema de medios.

El chiste es que en argentina hacemos bardo, en lugar de debatir en serio. Cualquier duda, chequeen las “curiosideces” del debate político entre militantes en las redes sociales. O el uso del “bozal legal” en los programas de chimentos.

Las consecuencias

En los papeles, la reforma de 1994 era para actualizar el libro. Pero en el fondo, lo importante fue recorte del mandato. Y más que nada, la reelección presidencial.

Fue por cuestiones de agenda: RRA buscaba darle más capacidad al parlamento. Menem buscaba tener fuerte las riendas. Un poco por repetir dibujo táctico, propuso la reelección a nivel nacional. Ya estaba vigente en La Rioja, y no muy reglamentada que digamos.

La UCR no quiso que el turco se abullonara al sillón de Rivadavia. Pero ya que ninguna ley es retroactiva, pactaron e incluyeron una cláusula transitoria para habilitar la reelección de Menem. Más adelante, hubo un proyecto de reforma electoral. Reforzaba el nuevo sistema. Y limitaba las candidaturas para los ex presidentes.

Hubo otros paquetes de medidas: Quizás el menos conocido fue un proyecto de indulto a las juntas militares. Quedó en carpeta. Menem luego firmó un proyecto propio.

Nos vemos en la tercera y última parte.

Fábulas y fabulaciones — La Santa Crítica

Por Daniel Samoilovich y Eduardo Stupía El pintor Zeusis desafió a su rival Parrasio de Éfeso a una competencia pictórica. Empezó la competencia. Se corrió la cortina que ocultaba la tabla de Zeusis, y apareció pintado un muchacho que sostenía un racimo de uvas; la pintura estaba ejecutada con tal realismo que acudieron varios pajarillos…

a través de Fábulas y fabulaciones — La Santa Crítica

Peronismo explicado para dummies – Primera parte

Gustavo

Con el peronismo ocurre lo mismo que con las criaturas de pocos meses; sus parientes lo ven crecer, varios de ellos lo miman y automáticamente buscan parecidos entre el recién nacido con sus padres y un poco con los demás miembros de la familia. Supongo que es para poder tener referencias para relacionarse con el recién nacido.

Trasponemos este criterio al mundillo de los movimientos políticos, y encontramos lo que sigue: Se dice que es muy parecido al laborismo británico mientras otros afirman que tiene algo del fascismo italiano. Hay quien percibe un poco de socialismo; otros ven la vocación revolucionaria del comunismo. No falta quien percibe algo de la democracia cristiana en el peronismo, y así podemos seguir por muchos caminos.

Todas estas percepciones tienen razón por un tiempo, y todas se equivocan a la vuelta de los años. Varias veces el justicialismo supo girar para la izquierda, otras…

Ver la entrada original 2.144 palabras más

Un cuentito mio – Oferta y demanda

1 – La Compañía

Presten atención. Esta es la historia de una estafa. Empecemos por La Compañía. Se sabe desde hace mucho que se trata de una enorme corporación. Aquellos que trabajan en altos puestos gerenciales (públicos y privados) afirman que es en sí misma el poder.

Se dice que existe prácticamente desde siempre; la información oficial indica que su cuota de mercado es el 80%. Pero no hay datos suficientes que confirmen o desmientan el detalle.

La Compañía mantiene alianzas permanentes con la AGM. (Administración general del mercado) Viene confirmado por una cantidad de acuerdos – algunos con cláusulas confidenciales – con nuestras autoridades. Existen organismos conjuntos para esta tarea.

Al nivel de la comunicación masiva, la difusión de La Compañía no abunda en detalles técnicos. En cambio, destaca sus aportes positivos al sistema. Sostiene que “la visión y misión del grupo es estimular y proteger el bienestar general”. Por y para que “todos alcancemos nuestro máximo potencial, según nuestras capacidades singulares”.

En paralelo, existe La Agencia. Por supuesto, es su principal competencia. Se destacan por una brillante política de atención al cliente, gestión de producto y precios. No obstante, en la Agencia también son opacos en algunos aspectos. A diferencia de la Compañía, se basan en el secreto profesional y la necesidad de protegerse ante el espionaje comercial e industrial.

Entonces, al nivel de las dinámicas de mercado, no es fácil del todo distinguir una oferta de otra. Varias veces, precios y valores se parecen. Hay ciertas diferencias de calidad y durabilidad entre ambas ofertas. Pero Las buenas intenciones – dijo un sabio – no se facturan.

Por y para el resto, como es habitual, todas nuestras cuestiones dependen del libre juego de la oferta y demanda.

2 – Relevo constante del mercado (RCM)

El órgano principal de la AGM es el relevo constante del mercado (RCM) Recopila bases de datos de todas las secciones en la Auditoria. Realiza encuestas, registra operaciones y sus evoluciones; representa la clave de bóveda para dirigir el estado.

El RCM alimenta la toma de decisiones estratégicas de nuestras autoridades. De acuerdo a las cifras, se presta atención al sector que más lo necesita. Por lo general, los funcionarios de más rango fiscalizan al por mayor; tienen facultades para auditar valores, bonos y títulos de deuda, fondos de inversión, pensión, seguros de trabajo y respaldos financieros;

cobran sellados cuando hay grandes fusiones o adquisiciones corporativas y operatorias por el estilo.

Los niveles intermedio y bajo intervienen al por menor; se ocupan de procesar reclamos y mediaciones cuando hay abusos de confianza; hacen inspecciones periódicas para resolver conflictos de distribución, y cosas así.

Las leyes recomiendan a cualquier ciudadano damnificado denunciar los delitos que dañan sus propios intereses y al Sistema en general; obligan a cualquier funcionario a investigar y denunciar actividades sospechosas ante la AGM.

En el llano, nuestras autoridades son bastante eficaces cuando persiguen delitos comunes, como robos y asaltos; suelen ir lento con la revisión de grandes desfalcos, quiebras fraudulentas o falsificación de moneda o valores.

Sin embargo, ciertas operaciones a mediano y largo plazo de la AGM identifican propietarios y accionistas de empresas negras. Una vez que demuestran su culpabilidad, son buscados, capturados, sometidos a revisión de cuentas detallada, y se les expropia.

Los bienes y servicios capturados son llevados a remate público, en las plazas de cada mercado. Y se publican en el BOA. (Boletín oficial de la AGM)

El sistema de delación premiada (SIDELP) contribuye a encontrarlos. Toda persona que colabora con las autoridades, tiene el beneficio de usar una identidad alternativa, para denunciar maniobras sospechosas o delictivas. Este trato con la Auditora es confidencial y secreto.

La lista de los condenados tiene difusión periódica en una sección del BOA. La publicación se distribuye gratis para todo el mercado. Si cualquier persona aparece en aquella sección, representa una deshonra individual (a veces, alcanza a más gente) para quien sea nominado.

En la práctica, administrar justicia tiene sus matices. Hay la precaución de usar nombres falsos para delinquir. Habitualmente, son combinaciones aleatorias de nombres y apellidos dados de baja. Pero a veces hay coincidencias con nombres vigentes. Y en otras ocasiones, hay testaferros que cobran por la molestia.

Hay la paradoja que muchos cumplen su condena bajo un alias, y cambian de nombre de nuevo al recuperar su libertad. Hay muchos cuya intención es reinsertarse discretamente en el sistema. Y hay varios casos que es para regresar al crimen. Los reincidentes tienen tantos alias como condenas cumplidas.

En un sistema de nombres falsos que crece exponencialmente, es difícil asegurar los negocios. Se requiere talento para sobrevivir. Y varios llegan alto en el ambiente. Algunos que caen en desgracia se convierten en informantes del SIDELP. Otros, son liquidados, rematados y declarados en bancarrota.

Cuando un caso tiene varias docenas de ceros, hay grandes corrientes de indignación ante la magnitud del delito. Sin embargo, tienden a ser mero ruido. Con los días, cada quien sigue sus propias rutinas.

3 – Sistema de educación básica (SIDEB)

En este punto, tenemos que hablar de nuestro subsistema de educación. Tiene tres niveles: Básico, medio o Tecnicatura, y superior o Académico, que otorga Licenciaturas, Doctorados y Maestrías.

El nivel básico es gratuito y obligatorio. Por ley, cubre por completo el mercado. Hay garantías y controles para asegurar el acceso a este beneficio. Sus recursos materiales y humanos se consideran bienes protegidos por la AGM

A partir de su funcionamiento – siempre según la versión oficial – todos tenemos derecho y obligación de aprender las operaciones elementales, en igualdad de oportunidades, para el desarrollo de cada quien y el progreso general del sistema.

A partir de los (9) nueve años y hasta los (17) diecisiete, nuestros jóvenes entran en el sistema de educación básica o SIDEB. Es la llave para acceder al mercado, y un medio para reconocer los logros de cada quien. Cursar tecnicatura y academia es opcional. No obstante, quedan contemplados por los protocolos legales.

Estar registrado no solamente fija obligaciones. Eventualmente, brinda derechos. El SIDEB opera en tres niveles. El primero se encarga de aspectos netamente administrativos: Abarca cuestiones como pago de salarios, ascensos, créditos según el nivel de rendimiento, ausentismos por dificultades de salud, o suplencias entre funcionarios.

En la práctica, son frecuentes las licencias por maternidad y paternidad de docentes y alumnos. Numerosos docentes han conocido a sus primeras parejas mientras dictaban clases. (Por supuesto, han pasado por la subasta. Ver más adelante) Siempre es bueno que crezca la comunidad educativa.

El segundo y tercer nivel atienden aspectos didácticos y disciplinarios. Está regido por el subsistema de reevaluación y convivencia. (SURC)

El SURC permite negociar algunos parámetros de las relaciones en las aulas. Por ejemplo, fijar de antemano el promedio para aprobar las evaluaciones, reclamar a favor del alumno si hay calificaciones mal aplicadas, (Ya sea por valor o precio de las dos partes) y regular cupos por materia o curso.

El sistema otorga la facultad de fijar cantidades de horas catedra y la correlación de contenidos, en un sistema de regateos e indexaciones, regulado por el SIDEB. A medida que los alumnos avanzan en sus aprendizajes, adquieren las habilidades necesarias para administrarse en esta sección del sistema.

Ahora, hablemos de los aspectos disciplinarios: Según los niveles de transgresión, el SURC establece multas, transferencias entre establecimientos, o redondamente la baja modificatoria de docentes y alumnos

En la última categoría, se ocupa de reingresarlos bajo un régimen de redención: el regreso es bajo un alias, y se le asigna al ciudadano un área geográfica alejada del lugar donde tuvo la baja.

Para los docentes, la redención es voluntaria. Para los alumnos, rige desde los diez (10) hasta los quince (15) años. Se considera que a los dieciséis ya hay conciencia suficiente para conocer y asumir los propios riesgos.

Cuando hay redenciones, los docentes cobran el salario mínimo. Si al momento de la expulsión tienen alto rango, antigüedad, y derecho a una jubilación alta, las pierden por completo. Deben reiniciar su trabajo desde cero. Los alumnos pierden sus calificaciones. A quienes reingresan, les queda el beneficio de la experiencia. Les queda el consuelo relativo de reeducarse. Y con lo ya sabido, recuperar al menos parte de los recursos perdidos.

En las aulas – al menos, en el nivel básico – nadie queda realmente fuera. Al punto, existe debate sobre el tema. Un grupo de sociedades tradicionales cuestiona los reingresos. Son los “regularistas“. Otra facción – compuesta mayormente por reingresados – se opone. Son los “redentarios”.

La discusión es sobre el financiamiento exacto de esta sección del sistema. Los regularistas opinan que con sus aportes – que consideran altos – no tienen porque cubrir los costos de las experiencia redimistas. Difunden el slogan “Fracasar no es aprender. Fracasar no es enseñar”. 

Para ellos, suprimir el reingreso es hacer ahorros. Para optimizar el SIDEB. 

Según los redentarios, el SURC debe ser completo. Opinan que las reglas protegen el progreso. Y ponen en su debido sitio a todos. Un slogan redentario muy común dice: “El mejor maestro es el fracaso: Caemos para levantarnos.” Opinan que, cuando el sistema rebaja salarios e incauta jubilaciones altas, hace los ajustes necesarios para mantener las cuentas. Y no menos cuando reinicia regateos entre docentes y familias.

Hay prácticamente una “guerra de balances” entre ambas partes. El detalle es que usan números manipulados. A veces, son solo cifras nominales. Otras veces, números en bruto. Usan cifras oficiales, y de consultoras privadas. Se saltean correlatos con el resto de las cifras contextuales. Y al final, estos dos movimientos son expresión de problemas de fondo en el sistema.

En la práctica, la igualdad de oportunidades no resulta como se pregona: Participar implica costos secundarios, que no todos están en condiciones de cubrir.

Afortunadamente, los gastos en el nivel inicial no son muy altos.

Las incomodidades se notan a partir de la tecnicatura. Hay quienes tienen posición acomodada, y no necesitan ingresos adicionales para cubrir sus costos mientras cursan. (Transporte, alojamiento temporario, etc.) Son la minoría.

En este punto, hay una multitud que trabaja o busca empleo mientras estudia; en ambos grupos, hay que contar los aspirantes a entrar en alguna academia. Para todos ellos, hay cupos en diversas ocupaciones públicas y privadas.

La “versión oficial” sostiene que los menos favorecidos simpatizan con el redimismo. Y los más acomodados, con los regularistas. Pero algunos estudios indican que estas tendencias existen entre los adultos, no entre los jóvenes.

Las investigaciones revelan que la educación es una negociación constante y compleja entre la convivencia, lo didáctico, y el marco administrativo. Contrario a la historia oficial, los jóvenes más acomodados tienden al redimismo; los que trabajan y estudian, tienden al regularismo.

En el primer grupo, (clase acomodada) los esfuerzos se concentran en los códigos específicos del sistema. Para asegurar buenos resultados, completar etapas, y asegurarse la propia contención, el redimismo es la mejor opción posible. Aunque no tengan necesidad de caer en inconductas, ni ser sancionados. Lo ven como un respaldo “por si algo sale mal”.

En el segundo grupo (clase trabajadora) hay una percepción más compleja del sistema. Ellos conocen, en forma intuitiva, las continuidades y discontinuidades entre la educación y el trabajo. Lo ven como “usar lo que sirve, para ganar el día”, “hacer la diferencia”. A mayor exigencia, mayor esfuerzo; cuanto más esfuerzo, menos riesgos, y mayores ganancias. Y las recompensas son la satisfacción del trabajo bien hecho.

Digamos que la cuestión queda abierta, y lo central es conseguir las mejores condiciones para trabajar.

4 – El SICRE (Sistema interno de control de rendimientos)

Todos invertimos gran parte del propio tiempo, energías y dinero para completar nuestros estudios. Hasta donde podemos. Lo deseable es llegar hasta Maestrías y Doctorados. Los más hábiles y dedicados – no sin una dosis de buena fortuna y azar – consiguen ser doctores. Pero lo más corriente son las tecnicaturas, y en segundo lugar, las licenciaturas.

La mayoría egresa de los niveles medios, sabiendo práctica de balances y medidas fiscales básicas. Son miles de ciudadanos jóvenes (y no tanto, algunos pasaron por redenciones) que llenan, año tras año, formularios de petición de altas en la AGM. Con intención de trabajar en todas sus secciones. Especialmente, en cuentas.

Aquellos que aprueban, más temprano que pronto descubren que deben someterse al sistema interno de control y rendimientos. (SICRE, por sus siglas) Es una evaluación periódica de productividad.

El SICRE mide eficiencia y eficacia. Establece altas o ascensos, modificaciones (reasignaciones y traslados) y bajas o egresos. Es implacable. Cuando un empleado de poco rendimiento tiene que salir de la función pública – ya que caen sus capacidades de ingreso, ahorro y compras – tiene que reciclarse.

Todos aquellos con baja permanente cobran indemnización. Redimen su posición con pequeñas a medianas iniciativas. Con diversas fortunas. Otros participan en las llamadas “empresas alternativas”, no sin algunos riesgos. Tampoco sin algunas ventajas.

Aunque a las autoridades no les agrade, (ni les convenga admitirlo) está demostrada la existencia de un sector negro. Y va creciendo cada vez más. Cuentan que calcular su tamaño es fácil. Se toman las cifras anuales brutas en todos los sectores, y se restan las cargas habituales. (Tasas de servicios públicos, cargas impositivas, aportes al sistema previsional, y demás)

Visto así, el cálculo parece simple. Pero la gestión no es exactamente sencilla: hay que revisar detalladamente cada sector y rubro, buscando variaciones y diferencias marginales. Tienen que estar mucho más allá de cualquier ganancia declarada y duda razonable sobre su origen.

Los subtotales acumulados, dan la medida exacta de las economías fuera de los balances. Partiendo de estos indicadores y sus variaciones, muchas consultoras privadas calculan los porcentajes generales de la participación de este sector en el sistema.

AGM tiene obligación de combatir las economías informales. Pero estos sectores se las ingenian para eludir o evadir las inspecciones con prolijidad.

Hay una cantidad de empresas y consultorías – perfectamente legítimas – con pequeños márgenes de ganancia, y alto riesgo financiero declarado; pese a que el esfuerzo prolongado en estas condiciones lleva al ajuste y a la quiebra, estas firmas nunca cierran.

Pagan sus todas sus obligaciones puntualmente, hasta el último centavo. Su crecimiento es siempre el mismo. Es fácil darse cuenta que tienen algún truco. Para cubrirse ante cualquier sospecha, estas sociedades hacen fusiones y adquisiciones aleatorias entre ellas.

La meta es que resulte difícil identificar el origen exacto de sus fondos. Ni mucho menos revelar exactamente quienes las dirigen. Se dice que la mayoría de sus empleados tienen nivel técnico. Y la mayoría de sus gerentes son licenciados.

En fin, tal parece que ciertas prácticas, lejos de ser infracciones o crímenes, resultan más bien males necesarios.

5 – Alianzas y sociedades

Hablando de nuestras corrientes de conducta… A partir de los dieciocho (18) años, nuestros jóvenes quedan en condiciones de entrar a la subasta. Durante esta etapa, mujeres y varones quedan habilitados para buscar y encontrar públicamente las mejores alianzas interpersonales. Es un paso que se considera sustancial para estimular y expandir el potencial.

El objetivo inmediato de cualquier subasta, apunta a que nuestros jóvenes y sus familias logren tratos correctos, deseables, convenientes y de largo plazo. Al punto, las buenas transacciones iniciales, contribuyen siempre a subir calidad, valor y precio entre aquellos que participan del evento.

Pero lo más importante, al momento de cerrar trato – por un periodo de prueba, que dura entre varios meses y un año fiscal completo – es la intención implícita de consolidar oficialmente Sociedad.

A diferencia de las alianzas, nuestras sociedades están diseñadas para permanecer. Las más tradicionales trascienden a sus integrantes.

El capítulo “Sociedades” del estatuto general de la AGM define que se trata del resultado de la subasta, que deriva en la “Unión y convivencia productiva, elegida entre ciudadanos, en base a los acuerdos o pactos previos, validos por la libre voluntad de aquellos que los suscriben, efectiva, autónoma e independiente de cualquier factor externo.”

Tal cual lo dictan nuestros usos, costumbres y leyes, la subasta es un evento público. Se puede convocar a subasta durante todo el año fiscal. Sin embargo, se recomienda llamar especialmente durante la primavera. La plaza central del mercado tiene un sector destinado a estos fines. Y la meta de toda subasta es crear y garantizar condiciones para que haya tratos justos entre partes.

Pero en la práctica, la cosa no es tan así: es habitual que las sociedades con mayor poder adquisitivo fijen un precio inicial alto, con las consecuencias que implica. Aquellas con menos recursos, por su lado, siguen los valores corrientes de mercado. Pero siempre que pueden, buscan aumentar la cifra. Es habitual cargarle al precio inicial una porción de las cargas impositivas, y ciertos costos de manutención.

No es ilegal esta maniobra, pero tampoco es correcta. El valor y precio de nuestros jóvenes no tiene que estar meramente compuesto por costos a redimir. El enfoque adecuado corresponde al lanzamiento de productos nuevos, donde se ha invertido tiempo y esfuerzo para lograr la más alta calidad y rendimiento. Ofertas tales que generen confianza y atractivos a quienes demuestren interés.

Una maniobra habitual (bastante apreciada) es el “trueque de subastas”. Cuando dos sociedades advierten que están haciendo una oferta de valor similar e igual precio, en lugar de abrirse a propuestas, cierran directamente trato con la alianza de ambos jóvenes, hasta nuevo aviso.

Una variante muy común es el “intercambio de subastas” donde los nominados en cada parte intercambian lugares, mientras lo demás queda constante. Obviamente, se notifica debidamente a todos los presentes en la subasta cuando ocurren estos eventos, y se rinden cuentas a la AGM mediante un formulario estándar.

Hay subastas nada transparentes. Y tienen sus vaivenes. Hay casos en que dos o más familias firman tratos confidenciales de antemano. No buscan intercambios o trueques. Buscan conseguir otras metas. La subasta queda como una formalidad a cumplir en estas ocasiones. Y para que nadie interfiera, manipulan la negociación.

No pueden evitar que otros clanes participen. De hecho, está prohibido por ley subastar entre los miembros de una sola sociedad. No importa si el grado de asociación es indirecto.

Hay una conducta muy corriente en las subastas arregladas: Para regular las ofertas de terceros, interviene gente a sueldo de las dos partes. El objetivo es mantener el control del trato.

Por inercia de oferta y demanda, hay oportunidades que el precio final se va de las manos. Para compensar pérdidas, hay reembolsos parciales entre quienes pactan de antemano. En manera informal, por supuesto. Es una cláusula de revisión muy común en los pactos secretos.

En paralelo, es frecuente este conflicto: luego de subastas limpias y satisfactorias, una o las dos partes comprometidas padece altibajos en sus niveles de paga, con las presiones que esto significa.

Ante esta situación – antes que nada – los interesados negocian sobre la continuidad del acuerdo. Según el caso, pueden pedir: prorroga, suspensión, o liberar la alianza.

Luego se realiza formalmente el trámite correspondiente, que requiere el aval de al menos una de las dos familias involucradas en el pacto.

Por lo general, cuando acaban voluntariamente las alianzas, cada miembro queda sobreseído de todo compromiso con su contraparte. Y está obligado a pagar por las molestias ocasionadas a la otra sociedad y al Sistema.

El punitorio es por el total de gastos declarados durante la relación, y un cargo simbólico por gastos administrativos. La liquidación tiene en cuenta si hay documentos de facturación, para demostrar los desembolsos.

Al final, todas las deudas se licuan.

En las sociedades, las obligaciones y riesgos son otros.

Es corriente que, cuando una (o dos partes) provoca situaciones forzadas, haya recuso a la conciliación. Para resolver conflictos.

Pero cuando surgen problemas graves, se va directo a la revisión de cuentas. En el mejor de los casos, la revisión implica recomponer un trato. En el peor, llega hasta la liquidación definitiva.

Por defecto, cualquier damnificado por estos problemas queda cubierto por las asesorías gratuitas de mediación y liquidaciones que administran la Subsecretaria de Subastas (SDS) dependiente del RCM

Habitualmente, las sociedades de niveles bajos y medios recurren a las asesorias. Las que tienen alto poder adquisitivo, en cambio, tienden a las ayudas particulares.

Cuando la liquidación es privada, los costos y beneficios se calculan y pactan aparte, siguiendo los lineamientos de la AGMYL: Los reglamentos obligan a presentar memoria, balance y arqueo. Y un plan de divisoria de bienes, con administración de deudas, en caso que las haya.

Según el mismo reglamento, nuestras autoridades recaudan un punitorio sobre las operaciones privadas: Normalmente es 6 por ciento del total declarado. Se toma como valor de referencia los bienes combinados de las partes al momento de asociarse. Aun cuando el porcentaje a embolsar es bajo, implica cifras altas en favor del sistema.

Un motivo corriente para acudir a la AGMYL son las relaciones extra societarias, o “alianzas negras”. Los contratos oficiales están hechos para cumplirlos; pero la tarea implica sacrificios y presiones.

Muchos aliados y asociados buscan liberar tensiones fuera del circuito oficial. Por supuesto, estos negocios se hacen bajo alias. Son confidenciales y secretos. Los conflictos aparecen cuando se sabe la verdad. (No olvidemos el SIDELP)

Es sabido que los asesores particulares logran mantener el equilibrio de varias sociedades en casos de muchos ceros. A fin de cuentas, estamos hablando de riesgos que nadie quiere correr.

Digamos que en medio de buenas o malas noticias, y cualquiera sea el resultado de compromisos y costos, llega un momento en que cada quien – si no hay impedimentos serios – puede volver a presentarse a las subastas toda vez que lo juzgue deseable y conveniente.

Con experiencias acumuladas, finalmente cada quien aprende a distinguir el mal valor al buen precio, el mal precio al buen valor, y elegir con quienes y por cuanto tiempo relacionarse.

Cuando formamos sociedad – por ley – el nacimiento de nuestras criaturas nacidas vivas y sanas debe quedar registrado. El certificado de ingreso al sistema, (CIS) contiene la información completa del recién nacido, y unas frases protocolares de saludos y felicitaciones por el ingreso de un nuevo ciudadano al sistema.

Concebir nuevas vidas implica responsabilidades. Y grandes posibilidades para desarrollar el máximo potencial entre nosotros. Como ya se dijo, la Compañía hace publicidades con estas ideas.

En la práctica, suceden varias cosas. Quizás la más incómoda sea que las obligaciones con el trabajo y con nuestros niños, no dejan tiempo material suficiente a los padres para registrarlos debidamente. Cuando los padres no pueden realizar el trámite de ingreso, usualmente son aquellos parientes retirados quienes se ocupan del tema.

En los papeles, el RCM manda misiones periódicas a todos los sectores. En especial, a los más lejanos (y menos favorecidos) para conocer estos problemas. El objetivo es evaluar la situación, y proveer lo necesario para evitar y reducir conflictos por diferencias y desigualdades.

Pero en los mercados periféricos, es otro cantar. Las oficinas oficiales son pocas. Y las inscripciones son tardías y desprolijas. El debate entre redentarios y regularistas no resulta ajeno al problema.

Ya que los redimidos son enviados a zonas periféricas, algunos de ellos han desarrollado con éxito los “Liceos”. Es decir, escuelas en negro. Por su proximidad con los parajes más alejados, los Liceos reciben bastante cantidad de alumnos todos los años.

Las escuelas en negro no van contra el sentido común de cualquier balance y administración responsable. Pero educan en el sentido crítico al sistema; cuestionan la autoridad de la AGM, y rechazan las subastas. Opinan que las elecciones para asociarse deben ser libres, y su resultado debe depender de la oferta y la demanda. Hay otras medidas polémicas, y el RCM está tomando cuenta del asunto.

6 – Las Artes

Nosotros no tenemos “arte”. Por supuesto, lo conocemos. Comerciamos con aquella categoría de mercancías. Pero no las atesoramos. Representan ganancias en nuestro comercio exterior. Y no están en el menú habitual de nuestros consumos.

Pero no todo es contabilidad, finanzas ni comercio. Tenemos ocio productivo, y hay grandes tradiciones de juegos de cifras. Rompecabezas y acertijos numéricos, subastas simuladas, conciliaciones simuladas, etc. Absolutamente todos están basados en la matemática de fantasía.

Según nuestras leyes, se supone que la contabilidad creativa es un delito. Pero a través de nuestros usos y costumbres, la convertimos en una forma popular de aprendizaje y entretenimiento. En el último ciclo del SIDEB, se usa para enseñar ejercicios de balances.

En las primeras épocas, las operaciones iban dispuestas sobre un solo plano y un solo eje. Más adelante, hubo operaciones de dos ejes en un solo plano. (Ejes X e Y)

Actualmente, hacemos cálculos tridimensionales. (Enunciados y resultados se inscriben en los Ejes X, Y, Z) Hay un proyecto para construir un mapa 3D completo de nuestro mundo, a partir de los primeros libros de la AGM y La Compañía hasta nuestros días. Dicen que la construcción empezará pronto, en una planta secreta.

Algunos curiosos están buscando la ubicación de aquella fábrica. Todavía no la encontraron. A menudo hay bromas y apuestas sobre el tema.

7 – La salud

Los juegos de apuestas son muy populares entre jóvenes y adultos. Representan una fuente de ganancias. Pero también representan riesgos innecesarios. La AGM los monitorea a través del RCM. El SIDEB hace campañas en las aulas contra el juego en negro y las apuestas compulsivas.

Hubo casos extremos, que los ciudadanos apostaron lugares propios y de terceros en las subastas. Hubo fortunas completas que se perdieron por este y varios motivos parecidos. A partir de las experiencias acumuladas en el área, AGM y RCM crearon el ministerio de salud financiera. (MISAFI)

Según los manuales del MISAFI, hay dos grupos de adicciones. Las leves, que arriesgan entre un 5 y 10 % del patrimonio. Y las graves, a partir del 60 % en adelante. Según el caso, hay dos tratamientos recomendados.

Para las adicciones leves, se induce al paciente en apuestas de fantasía. Es decir, sin recompensa ni riesgos de por medio; la acción terapéutica es instalar que toda apuesta – real o imaginaria – en el fondo, no da ganancia. Una vez cumplida la rehabilitación, se realizan unas entrevistas de monitoreo, y finalmente se deja en libertad al ciudadano para que siga sus asuntos.

Para los casos más graves, los fondos de los pacientes van a un fideicomiso ciego. Mientras tanto, se los somete a un tratamiento de reeducación financiera. Los pacientes quedan aislados del mundo exterior, mientras reaprenden hábitos de balances saludables.

La acción terapéutica en estos casos es concientizar – mediante la reflexión singular y grupal – que estos malos hábitos nunca se quitan del todo. Y que siempre conviene mantener las guardias altas, para cuidarse de recaídas.

Una vez rehabilitados los pacientes, se los libera y se hace un seguimiento. Una vez cumplido, se les devuelve dominio y control total de sus propiedades.

A menudo, el fideicomiso compone las cuentas y da una pequeña ganancia a los pacientes. Es habitual que, en agradecimiento, los apostadores recuperados hagan donaciones a los centros de tratamiento donde han sido curados.

Los casos irrecuperables son declarados en bancarrota.

8 – La Agencia

Hablemos ahora de la Agencia. Se dice que si la Compañía llegase a cerrar, ellos también deberán liquidar sus activos, y retirarse del mercado.

Algunos aseguran que, cuando ya no estén las dos, el sistema habrá de terminarse para siempre. No hay evidencias contundentes a favor ni contra de estos argumentos; pero las influencias de la Agencia son innegables, e impactan en nuestras instituciones y hábitos.

Destacan con una brillante administración de sus políticas de valor y precios. Hasta hoy, la Agencia mantiene un crecimiento flotante del 20 a 40 % sobre el total del mercado. Esta información proviene de relevos sobre los puntos de venta. Pero no son datos oficiales.

Cuenta la leyenda que La Agencia nacio dentro de la Compañia

Está bien documentado que la Compañía empezó prácticamente como un “Cartel”. Además de no tener competencia, en la medida que pactó con la AGM, instaló los mercados principales, y armó los canales de distribución y puntos de venta que todos conocemos.

Una vez que consiguieron estos objetivos, el plan fue llenarlos de oferta útil, pero limitada a esquemas prefijados de valor y precio, para cubrir las necesidades básicas.

A partir del monitoreo interno de las plantas, hubo empleados que encontraron muchos tiempos muertos en la producción estándar; Hubo ejecutivos que comenzaron a opinar – en forma extraoficial, claro – que las fallas de eficacia subían los costos, y a la larga, iban a dar pérdidas. Pero desde más arriba, trasladaron costos a precios. Y se despreocuparon del asunto.

Inquietos por ganar más, quedó consolidado un grupo de ejecutivos, que llevaron oficialmente sus observaciones al directorio de La Compañía. La presidencia las rechazó por completo. Y hubo despidos masivos para ellos y quienes simpatizaran con este grupo.

Finalmente, quedaron en la intemperie.

Sin embargo, estos ex empleados no estaban perdidos. Tenían replanteos teóricos acumulados durante su tiempo en la Compañía. Desarrollaron modos para convertirlos en sistemas prácticos. Finalmente, fundaron la Agencia en función de las necesidades de los clientes

Por el lado de la producción, subdividieron los procesos en módulos. Mataron los tiempos muertos. Diseñaron métodos y medios para la oferta personalizada. A partir de combinatorias entre piezas o servicios producidos en cada modulo.

Por el lado de la comercialización, dieron prioridad a la información acumulada en cada trato. Mediante encuestas permanmentes de satisfaccion, forjaron relaciones de aprendizaje con la clientela. Para obtener ventajas competitivas sobre la compañia. 

De este modo, si un cliente hoy quiere productos de colores o tamaños distintos a lo corriente, puede encargarlos a la Agencia. Está comprobado que su sistema de entregas es el mejor del mercado.

La Agencia se enorgullece de tener clientes satisfechos. Hay un gran desarrollo técnico que los favorece. Sin embargo, entre el público más conservador, este asunto entraña peligros.

En este punto, algunos opinan que pueden “quedar desnudos” ante ellos. Por ejemplo, cuando un cliente abre tratos con La Agencia, informa sobre sus gustos, sus datos particulares, y los montos que desea invertir en el negocio. Su temor más grande es que se use la información para manipular e imponer condiciones, en lugar de ofrecer un trato limpio.

Afortunadamente para este perfil de clientela, hay chances de negociar bajo alias y mediante empresas fantasma; pero sus convicciones se lo impiden. Además, temen el riesgo de ser descubiertos.

En paralelo, La Compañía también sondea marcas, cantidades y precios. Explora niveles generales de consumo. Su objetivo permanente es optimizar la oferta propia más aceptada, y reducir aquello que no vende. La Compañía mide rubros, segmentos y valores, entre otros detalles. El análisis de los resultados sirve para actualizar sus mezclas de mercadeo y regular la oferta.

Los consumidores e inversores más tradicionales se alinean con la Compañía, por supuesto.

9 – La estafa

Como habrán notado, la mayoría de los aspectos y necesidades de nuestras vidas están cubiertos por la AGM y sus dependencias. Pero en la medida que los mercados se expanden, hay cuestiones que más dependen de las dinámicas del sistema que de las regulaciones.

El surgimiento de la Agencia rompió con el equilibrio fiscal y empresario que hubo antes; la Compañía tuvo que regular su oferta y competir. Los mercados negros eran minúsculos antes de aquellos días. Pero empezaron a crecer desde ese momento.

Cuando la Agencia hizo sus primeros lanzamientos, las mayorías se volcaron a la novedad. Sin embargo, todos descubrimos enseguida que sus ciclos de vida eran – y son todavía – muy cortos.

A pesar de las limitaciones de su menú, la Compañía todavía no presenta esta dificultad. Habrán notado que hay incomodidades, pero pasan por otro lado. En el llano, La Agencia parece producir en mayor escala, y con precios más bajos que la Compañía. La sugestión y originalidad de sus estrategias publicitarias los fortalece. Pero las alianzas estratégicas de la Compañía conservan la posición dominante.

La debilidad de la Compañía es el “síndrome de la talla única”. Fue su máxima fortaleza en el pasado. Antes que surgiera la Agencia. El mercado se acomodó al stock disponible, y al precio fijado por ellos, aprobado por la AGM.

Existe una gran tradición de reclamos y debates al respecto. Los voceros oficiales de la Compañía explican que ellos siempre están atentos a los movimientos del mercado, y toman medidas periódicas para resolver la situación.

Sin embargo, gran parte de sus argumentos son meramente defensivos: acusan de dumping a la Agencia. Hay algunas evidencias que los respaldan. Pero no son exactamente pruebas concluyentes. Y la Agencia defiende su lugar – con hechos y dichos – ante el monopolio aparente de su competidor.

De acuerdo con nuestras leyes, existe un pequeño problema técnico con estas tácticas de comercio: No representan transgresión alguna, pero distorsionan el juego limpio. Y deberían ser sancionadas por nuestros funcionarios.

Actualmente, nos manejamos con una canasta básica de productos y servicios de las dos fuentes. Por lo general, aprovechamos la Agencia para reducir sacrificios. Mientras tanto, la Compañía contribuye al crecimiento y consolidar las ganancias.

La Compañía vende todos sus productos defectuosos a la Agencia mediante empresas fantasma. Algunos se etiquetan como insumos. La Agencia los compra por precios bajos, a través del sector negro.

La agencia los promociona y vende como propios. Se queda con un porcentaje de las ganancias, por el esfuerzo de ventas. Mientras tanto, rinde su parte a la Compañía. Ya que ellos tienen los canales de distribución asegurados a su propio favor desde siempre.

Aquellos productos compuestos por más de una pieza, los ensamblan malamente adrede. La obsolescencia programada hace que el cliente vuelva por más. Algunos de nosotros descubrimos este truco. A menudo hay necesidad de reparar equipos. Y los repuestos solo se consiguen en el mercado negro. Las marcas en cada pieza revelan su origen.

Para el caso, a la clientela no le importa demasiado el origen exacto de los productos y servicios que consume. Les interesa que haya. Y que el precio sea razonable.

Como habrán notado, esta es la historia de una estafa. Y nadie nos devuelve el tiempo, las energías y el dinero que ponemos todos los días en sostenerla.

Estamos obligados a triunfar.

Y hace rato que ya no es delito común. Ni crimen perfecto. Para algunos visitantes y observadores, esto es una profunda experiencia religiosa. Pero no es la fe lo que nos impulsa y justifica. Esto simplemente es un modo de vida.

Cohen/Sabina: “There is a War”/”Pie de Guerra”

En 1988, Leonard Cohen grabó su canción “There is a war” (“Hay una guerra”) En 2005, Joaquín sabina grabó “Pie de guerra”. Las dos canciones se parecen. Pero no son exactamente idénticas.

Los acordes son los mismos, la melodia, tambien. Hay diferencias sutiles en el ritmo.  La letra de Cohen es más pesimista que la de Sabina.

No es exactamente lo mismo “¿porque no vienes a la guerra?” que “Ven a la guerra/túmbate de una vez/en mitad de la vía/mientras la tierra gire/ y nade un pez/hay vida todavía”

Y hasta donde yo sé, no hay alguna demanda por plagio contra el español.  En definitiva, Sabina le rinde homenaje a Cohen.

Aqui,  “there is a war”

Leonard Cohen – hay una guerra

Aqui,  “pie de guerra”

Joaquin Sabina – pie de guerra

30 años no es nada: unas notas sueltas sobre la educación cívica argentina en democracia

Aquí, resumen de las ideas del texto: Desde 1983, tenemos democracia de baja densidad. Tenemos que avivar a la gilada, para que nunca más vivamos en un sistema de mala calidad, y las cosas cambien para bien. Tres frases para ayudar a nuestra educación cívica

  • “El sistema deberá ser siempre a prueba de: boludos y garcas”
  • “Tratar al que está, y al que vaya a subir, como si nos debieran plata de muchos ceros”
  • “La culpa no es del corrupto, sino de quien le dio el poder”

Además de estos puntos, hay muchos más datos e ideas. Los invito a que pasen y lean.

El camino y sus baches – un comentario sobre la transición democrática y el sistema de partidos

Casi no hace falta aclarar que el titulo mucho más arriba juguetea con una frase del tango “Volver” (“Que 20 años no es nada/ que, febril, la mirada/errando en la sombra/te busca y te nombra”) Pero en nuestro caso, hay que agregar unos años de más. A partir de 1983 hasta la fecha, los argentinos tenemos 33 años seguidos de democracia republicana. La guerra de Malvinas agoto a la dictadura, y habilitó el retorno a las urnas. Ya hablamos de esto en otras entradas. Este texto, entonces, lo dedicamos a una zona poco explorada en nuestra democracia de masas. De aquel tiempo a esta parte, hubo que retomar una vieja nueva costumbre: La educación cívica. Y como este habito no nació de un repollo que trajeron de parís, nos conviene un poco de contexto. Ahí va.

Por aquellos primeros años, el camino hacia la transición democrática estaba bastante pagado con sangre, sudor y lágrimas. Había acuerdo general acerca que nunca más debía haber dictadura.
Había que restaurar nuestro sistema de gobierno. Dirigentes veteranos y algunos en ascenso formaron la llamada comisión multipartidaria. Esta comisión negoció con una contraparte militar una cantidad de objetivos. El principal de todos era llegar hasta el primer llamado a elecciones libres en mucho tiempo. Y para alcanzar esta meta, era necesario acercar la política a la mayoría de la gente, que vivió en una galaxia muy lejana de la vida cívica normal.

El detalle es que al cabo de varios golpes de estado, y ya que el ultimo duró seis años y medio de censuras, exiliados y desaparecidos, se llenó de baches la educación cívico – política de toda la población. Mal que nos pese, esos baches están emparchados, pero la ruta en general necesita mucho mantenimiento, y todavía está sin arreglar. Había poca gente realmente habilitada para tratar el tema. Al punto, los más perjudicados fueron los más jóvenes. Y si yo tengo que opinar, el problema sigue hasta la actualidad.

Por conveniencia, una porción del viejo arco político se hizo lifting: olvidó y disimulo cagadas que hizo antes del proceso. En paralelo, hubo una generación y media nacida y criada en dictadura, que no tenía ni un cuarto de idea sobre cómo gobernar una sociedad libre y una democracia nueva. Entonces, como dice un viejo chiste verde: “Entre el, que mucho no se acordaba, y ella, que era virgen o tenía poca experiencia… mucho no se podía esperar” Contra todo pronóstico, y como todos sabemos, a la patria le llenaron la urna de votos. Gano el radicalismo. Y de este modo comenzó este recorrido que, esperemos, nunca se vea interrumpido.

Agreguemos datos: Luego de las primeras elecciones, la UCR se fortaleció con la juventud de Franja Morada. El Justicialismo, por su lado, recuperó la JP. (Juventud peronista) Hubo viejos partidos reciclados, como el Partido Demócrata Progresista (PDP) de Rafael Martínez Raymonda, y el Partido Federal (PF) del ex militar Francisco Manrique, que inicio el “destape político”: Contemos un poquito como fue.

El general Ramón Ángel Camps, un ex funcionario del Proceso, había publicado un libro sobre el “caso Gravier”. Daba a entender que Manrique tuvo alguna responsabilidad indirecta en esa muerte. Porque hubo un edicto/ley escrito por “Paco” Manrique. Según Camps, esto tuvo que ver con aquel caso.

Cuando le preguntaron al propio Manrique que opinaba, dijo bien clarito “Camps es un hijo de putas”. Fue la primera puteada política que se oyó por radio abierta. Este episodio, puesto en contexto, fue un gesto fuerte: Hoy ese lujo es vulgaridad. Chicanas, ironías e insultos son moneda corriente.

Para ir cerrando este mini repaso, mencionemos proyectos nuevos, como el Partido Intransigente (PI) de Oscar Alende, y la Unión de centro democrático (UceDe) de Álvaro Alsogaray. De postre, pongamos el fiasco del Partido blanco de los jubilados (PBJ) de José Corzo Gómez, que contamos en otra parte. Algunos se diluyeron cuando murieron sus líderes, otros pasaron por fusiones y adquisiciones más adelante. Y aquí nos plantamos. Tal cual dice un tema de Seru Giran “La historia prosigue, pero amigo, yo ya la vi.”

Elementos clave de nuestro sistema político actual

No es cuestión de escribir un manual de educación cívica. Pero la intención es que repasemos ingredientes básicos para la democracia republicana moderna: Las ideologías, los partidos, las Paso junto a los comicios oficiales, y las formas más tradicionales de la militancia.

Las ideologías: La cuestión del signo ideológico de los partidos pasa por los climas históricos, donde desarrollar y administrar la economía es la prioridad técnica principal de cualquier fuerza, además de la parte que le corresponde al resto del sistema.

Recordar a Clinton: “Es la economía, estúpido”. Los modos de resolver problemas, satisfacer necesidades, y acordar intereses, pasan por una frase de Gandhi: “la pureza de los fines debe ser igual a la pureza de los medios”. Esto tiene historia. No vamos a aburrir con detalles, así que hablando mal y pronto, ponemos dos grandes eras recientes.


Política moderna: va desde fines del siglo XIX hasta fines del siglo XX. Viene formateada por múltiples debates, choques, y demás productos de las filosofías políticas de derechas e izquierdas. Estas tendencias estuvieron muy presentes, con diversas fortunas en todo el mundo.

En el largo y mediano plazo histórico, por efectos de crisis económicas acumuladas y el efecto nocivo de muchos discursos petardistas al pedo, llegó el fin de la guerra fría en Europa, el fin de los golpes de facto en América latina, y la oportunidad de cortar, barajar y dar de nuevo.

La gente, que ya tenía las bolas muy llenas de fachos y zurdos, hizo presión durante años, hasta que el goteo rompió las piedras y se agotó la izquierda en Europa. Este modelo y su relato no murió, pero sobrevive en algunos rincones del planeta. La consecuencia para la derecha fue quedarse como pensamiento dominante, que sin embargo no consiguió representar a todos en todas partes. Entonces, la derecha quedó diluida en sus propias contradicciones.

Política posmoderna: Al haberse agotado los grandes modelos de izquierda y derecha, la discusión que queda es Instituciones vs. populismos. El detalle es el rol del estado y aprovechar sus capacidades para intervenir en la sociedad. El uso equilibrado, ceñido a la letra y el espíritu de las leyes, es institucional. El uso puesto al servicio de resolver las contradicciones y el conflicto pueblo – anti pueblo, es populista.

Los partidos: Los partidos políticos son las primeras organizaciones sociales modernas que se conocen. Representan a la gente para participar y gobernar en democracia. Se financian con aportes de los particulares, y aportes del estado. A diferencia de las organizaciones no gubernamentales, tienen la capacidad de acceder al estado. Cualquier partido actual surge de un proyecto, respaldado por la junta de firmas, pedir y obtener personería jurídica, tener una sede física para la asociación y una cantidad de afiliados, organizar la tropa, presentarse a las PASO y luego a elecciones, rindiendo cuentas al estado nacional sobre: las autoridades, las cuentas, y la cantidad de gente y comicios pasados y actuales. Una vez que se ganan las elecciones y suben al poder, la labor es temporal y rentada.

Ahora, pasemos a los elementos que hay en los comicios del sistema electoral argentino

  • Las PASO. Antes del dos mil y pico había internas definidas en forma autónoma por cada partido, hasta que llegaron las PASO. (Primarias abiertas, simultaneas y obligatorias) Esto ordenó la vida política, que era prácticamente una bolsa de gatos.Pero al día de hoy, y al menos para mí, presenta dos vicios de representación social: Obliga al ciudadano no – afiliado a elegir entre candidatos, que no tienen por qué importarle, ni necesariamente lo representan. Y ya que las PASO fijan pisos de cantidad de afiliados y votos para prenderse en los comicios oficiales, es en la practica un filtro que favorece a los grandes partidos mayoritarios.

  • Modos tradicionales de militancia política: La participación política es voluntaria, e implica una escalera que va desde el mero apoyo, hasta ser dirigente menor, de nivel medio, y organizar y liderar grupos en cada fuerza. Las motivaciones y la vocación para meterse provienen de muchos lados; se expresan en simpatizar y ser leal con ideas y figuras en público.El ascenso y evolución lo determinan la calidad del debate y las elecciones internas, donde participan con interés los afiliados. En argentina, las posturas no importan tanto como los liderazgos, con todas sus virtudes, pero también la realidad de sus vicios: cesarismo, sectarismo, personalismos, dirigismos…etc.

En la práctica, ninguno de estos componentes viene en estado puro. Son piezas de puzzle, y siempre que se respete el esquema básico de la democracia republicana, el resto va por los colores que cada quien quiera llevar. El límite es la falta de respeto, el autoritarismo, y por supuesto, el delito.

Los muertos de hambre – Democracia y corrupción política

Tenemos la costumbre que democracia y corrupción son cara y ceca de la misma moneda. Y no es gratis: Cualquier político puede y debe ser honesto. Algunos fueron gente derecha. Por desgracia, se los puede contar con la punta de los dedos. Deberían ser lo corriente y no la excepción. Cuando hablamos de política como trabajo, estamos ante una actividad a medio camino de la vocación y el alto conocimiento técnico. Por defecto, es un trabajo temporario. Y en nuestra historia reciente, los gobiernos democráticos republicanos duraron lo que un pedo en un canasto.

Entonces, ya que nadie quiere pan para hoy y hambre para mañana, se explica un poco esa manía de robar. Explicar – por supuesto – va por comprender, y para el caso, no significa perdonar. En nuestro país, que usualmente produce riqueza, pero la mayoría del pueblo es pobre, la tentación de meter los garfios es irresistible. Al punto, cuando hablamos de pobreza, no solo es panza y bolsillos vacíos. Estamos hablando de mala leche, de miopía, del desvirtuar los debates, reducir todo a chicanas o puteadas, y cagar al sistema.

De hecho, la frase “Roban, pero hacen” – muy común en el pasado – hoy está mal vista. Hay intentos por desarmarla: Las arcas del estado son una sábana corta. Lo robado por un lado, es lo que falta en otros: Un negociado de varios ceros, un vaciamiento, una cadena de coimas y peajes, son un salario impago a un docente, a un policía, son remedios que faltan en los hospitales, etc. El detalle es el desprestigio de la política como vocación y como trabajo. Al punto, esto proviene de varias fuentes: La falta de renovación de los dirigentes, los sistemas comiciales antiguos, los fraudes electorales, la falta de participación de la población, y ademas, resolver el tema de la estabilidad en el laburo.

La solución de fondo es que lleguemos a tener políticos profesionales, a partir de programas de capacitación, con contenidos necesarios para cualquier aspirante a ocupar un cargo electivo.  Se dice que para el caso  bastaría con leer atentamente la constitución nacional para resolver el detalle.

Sin embargo, conviene evitar la dosis de pensamiento mágico en el tema. Porque la dirigencia, en más de un caso, interpretó y modificó las leyes como se les cantó el forro de las bolas: la belleza del asunto es que hay cosas que la constitución no prohíbe, pero la buena salud republicana sí. Entonces, a nuestros futuros políticos habría que informarlos y explicarles medidas técnicas de la buena democracia. Estos temas bien podrían dictarse como materia extracurricular, voluntaria, en las universidades, con el aval del congreso de la nación.

Un tema del curso  podría ser este. El cabildeo o lobby está prohibido expresamente por nuestras leyes: es tráfico de influencias, que atenta contra el juego limpio. La cosa es que igual hay transa por debajo de la mesa, y esto hablita la corrupción. No es seguro, pero es posible que en un sistema legalizado de cabildeo, orientado a la discusión de la agenda pública, quizás nuestros políticos tengan menos tendencia a ser muertos de hambre. Para el caso, un político profesional puede laburar para ONGs, asociaciones, o círculos de actividades civiles. Por contrato, se podría limitar el alcance de su trabajo, para no mezclar la hacienda. Mientras represente a unos, no debe ser funcionario electo, ni estar en campaña proselitista, etc.

Avivando la gilada: Tres consejos para el votante

Para las generaciones actuales, votar es un trámite que hacemos en las escuelas cada dos años. Para los candidatos políticos, es el momento más bravo del casting. Para la economía, es un gasto en imprimir boletas, la logística de repartirlas, mandar militantes a fiscalizar los comicios, y armar el bunker electoral para esperar los resultados. Para los medios, es el circo de los bunkers, los discursos y gestos según se gane o se pierda. En términos históricos, tener democracia  hace ya 33 años es una buena noticia.

En el blog hay un par de entradas viejitas, que ilustran el modo en que nos llevamos con la democracia. Aprovecho para retomar y ampliar unas ideas que ya están escritas ahí. Cuando votamos y después puteeamos porque nos cagaron, es bastante natural tener dos sentimientos encontrados: En primer plano, que fuimos seducidos y abandonados. En paralelo, va el segundo; la necesidad de hacer tronar el escarmiento, con la indignación del justo. El único aspecto saludable de estas actitudes es la alarma sobre las consecuencias de la corrupción, la ineptitud, y los modos que los aparatos políticos rosquean y puentean las cosas.

Nuestro sistema está en una categoría que un experto bautizó “Democracia de baja densidad”, o como yo lo llamo, democracia de bajas calorías. En este modelo, la participación de los ciudadanos se reduce a votar. Hay democracia en términos formales, hay legislación, pero hay ausencia de república. No hay transparencia en la gestión. Hay separación formal de los tres poderes, pero – pongamos un ejemplo – copados por una “familia grande y muy feliz”, donde la corte suprema la ocupa el primo del presidente, el senado lo maneja su esposa, mientras la cámara de diputados la dirige el cuñado.

Un síntoma importante de esta distorsion es la reelección indefinida de los cargos políticos. El año pasado, la prensa documentó bien el fraude electoral que hubo en más de una provincia y localidad. Votos a cambio de bolsones de comida, padrones electorales con votantes fantasma, destrucción y robo sistemático de las boletas de los rivales, amenazas y presiones para reelegir autoridades vigentes, y otras linduras.

Para que las cosas cambien, estos delitos electorales deben ser demostrados, juzgados, y castigados. Pero para que nunca más sucedan, hay que ir revisando nuestra toma de decisiones.

Una persona que trabaja ocho horas o más todos los días, y que además tiene muchas cosas que atender, no tiene tiempo material suficiente para conocer y estar informada de nuestro sistema de gobierno, ni el balance de sus fuerzas políticas.

A este perfil de persona, lo llevan como ciego a mear, para dejarle al final en bolas y a los gritos.

Por otra parte, está el otro perfil: Hay personas que conocen los recovecos del sistema, aprovechan para trepar, y desde arriba cagarnos a todos. (Hay ejemplos peronistas de ello, y no hace falta “house of cards” para ilustrarse. Aquí ya hemos hablado de Néstor Carlos Kirchner)

Cualquiera de las dos puntas es mala, obvio.

En el fondo, conocer, reconocer, y más que nada, prevenir estas cagadas es tema de didáctica y aprendizajes. En esto de aprender la democracia republicana, es habitual que nos enseñen las instituciones y protocolos para la sanción y ejecución de las leyes: Distinguir estado de sitio, ley marcial y estado de derecho, los tres poderes de la nación, el quorum, saber votaciones sobre tablas, el trabajo en comisión, etc.

Hilando fino, conocer estos mecanismos esta bueno, especialmente si explican el espíritu de las leyes. Esto se aprende en algunos lados, y mal que bien, hay divulgación de estas ideas. El detalle es que muchas veces se desvirtúa. La gente no es toda abogada constitucionalista, ni analista político, que están más pendientes de la evolución de esta parte del sistema. Y ya que votar es una decisión masiva, el asunto es avivar a la gilada.

Quizás sea eficaz educar al soberano con frases sencillas, pero bien cargadas de sustancia: De hecho, en los 40s “las veinte verdades peronistas” fueron muy didácticas. Varias todavía siguen vigentes. (“La única verdad es la realidad”, “Se gobierna con los dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de los dirigentes”, etc.)

La primera que propongo es que “El sistema deberá ser siempre a prueba de: boludos y garcas” Esto lo pusimos en línea con el habito del doble discurso, y los aspectos morales de las prácticas políticas. Agreguemos que tenemos los votantes y dirigentes que se nos parecen; no son los que necesitamos, y por las decepciones acumuladas, no parecen ser los que merecemos. Pero ahí están. Entonces, la idea es que sepamos medir y pesar las cosas.

Ahora que lo pienso, hay una segunda frase que nos vendría bien: “Tratar al que está, y al que vaya a subir, como si nos debieran plata de muchos ceros”. El detalle es que nuestra democracia nominal, viene sostenida por un sistema económico lleno de agujeros. Es sabido y sobado que en nuestro paisaje, dedicarse a la política es una vocación, pero también es un plan para hacerse rico por debajo de la mesa, como explicamos oportunamente.

La última, pero no de últimas es que “La culpa no es del corrupto, sino de quien le dio el poder”. La frase está en línea con el clásico dicho de los chanchos, y quienes los alimentan. A mi modesto entender, este criterio debe integrar nuestra educación cívica, por y a pesar del sufragio universal y secreto. Aclarando, que oscurece: No estoy diciendo que haya voto cantado, ni calificado. Es otra cosa.

Esto tampoco quita que, si un mandatario electo deba dejar de serlo, se siga el debido proceso, se le quite el poder, y que vaya en cana. La idea no es castigar a las mayorías, si es que lo votaron. Este criterio no quita que hay distancias entre votantes y votados. No quita que al electorado se le hacen promesas grandes, como en un noviazgo. Por experiencia, sabemos que los políticos se entrenan para decirnos lo que queremos oír, justamente para desactivar bombas y captar votos.

La intención es empoderar al votante, especialmente su derecho a elegir y equivocarse. Pero que asuma plenamente a posteriori su parte en los resultados. Minorías y mayorías debemos atender la lógica del “Si fallaste una vez, fue un accidente. Si fallaste dos, puede que haya un error. Pero si me fallaste más veces, la culpa es mía, ya que yo confié en vos.”

Al punto, este slogan debe usarse solo cuando haga falta. Hay que tener cuidado que sea un puñal para clavarle en la espalda del sistema democrático. Y si algo nos enseñó el pasado, es que nunca debemos olvidarnos que al político chanta o inepto se lo castiga en las urnas, retirándole el voto. Y acá se trata de separar tantos: No es cuestionar al trucho y su partido por segregar su organización, quitarle liderazgo, y bochar ideologías. Lo importante es nadie joda al personal. Manos limpias y uñas cortas.

Maneco explicado: Un apunte sobre humor grafico argentino.

“Las Desventuras de Maneco” Eduardo Linage para “Caras y Caretas”, 1932

“Las desventuras de Maneco” fue una tira cómica de Eduardo Linage (13-10-1901/07-08-1977) caricaturista de origen español radicado en nuestro país, que se publicaba en la revista “Caras y Caretas” a partir del 1932 hasta el ocaso de esta publicación al llegar los años 40´ El formato de “Las desventuras…” con guion del propio Linage, oscila entre las nueve y doce viñetas para relatar historias unitarias sobre las peripecias de un pícaro, siempre frustrado en sus intentos por sacar ventaja a favor propio en varias situaciones donde participa directamente y otras donde se ve involucrado. Maneco es uno de los primeros antihéroes modernos en la historieta cómica argentina del siglo XX. Los expertos coinciden en el hecho que Maneco representa al típico “Chanta argentino” por primera vez en un medio masivo de nuestro país. “Las desventuras…” tiene su mayor antecedente en las peripecias de otro pícaro pintoresco; “Las aventuras del Negro Raúl”, tira diaria de Arturo Lanteri en la revista “El Hogar” a partir de 1916, donde el personaje principal (el negro Raúl) es también burlador siempre burlado.

Ilustración – Las desventuras de Maneco, Eduardo Linage -“Caras y Caretas”, 1932. Museo del humor de Buenos Aires

De regreso a “Las desventuras…” Linage contribuye a definir el molde para historietas posteriores como “Locuras de Isidoro Cañones” de Lino Palacio, “Inodoro Pereyra: El renegaú” de Roberto Fontanarrosa, etc. Maneco a veces cuenta con ayudas, pero mayormente actúa por su propia cuenta y riesgo. Maneco aprovecha eventos como excusa para relacionarse con personajes adinerados (su target más frecuente son las hijas de algunos comerciantes acaudalados) con intención de obtener grandes sumas, y si se da la chance, también ascender socialmente. Es importante observar que Maneco nunca actúa fuera de la ley; sus conductas son aceptables, pero sus intenciones no son del todo legítimas, y eso lo convierte en antihéroe. A todos sus intentos se oponen ardides defensivos de sus posibles víctimas, y siempre hay gran dosis de descuidos propios y malentendidos que generan risa. Sin excepción, los motivos del personaje principal de esta tira quedan al descubierto y eso representa un castigo para él, que nunca puede obtener los resultados que espera. Maneco y otros personajes por el estilo se inscriben en la tradición del llamado “Humor blanco”, “Humor inocente” conocido también como “Humor No – tendencioso” en el sentido que satiriza conductas ampliamente reconocidas, y no expresa ideas reformistas o posturas políticas que generalmente van dirigidas contra grupos, instituciones o figuras públicas. El énfasis del humor blanco está puesto en revisar y ridiculizar valores, usos y actitudes características propias de un tiempo y lugar determinados. Al punto, “Las desventuras…” es una tira cómica que amonesta con severa ironía el arte de los vividores. Maneco confía ciegamente en las artimañas de los picaros como medio para sobrevivir y progresar; aplica tretas con mucha pasión. Pero nuestro personaje, por el esfuerzo que pone a cada paso, a veces queda ingenuamente en falsa escuadra respecto de aquello que emprende. En este punto, cuando las circunstancias lo superan, Maneco queda envuelto en hilarantes incongruencias ante la vista del lector.
Maneco y su universo no quedan completos si no mencionamos sus aspectos gráficos más salientes y los reenvíos de su tira para con la década que lo vio nacer. Para cumplir lo primero, usamos la ilustración en la página anterior: Linage dibuja caricaturas de personas; salvo un par de personajes secundarios, el botones que aparece en el tercer cuadro y el canillita que aparece en el quinto y sexto cuadro, las figuras carecen de cuello, y la unión entre cabeza y torso está resuelta mediante el uso de pañuelos, corbatas y otros accesorios de sus trajes. Excepto por los pies, que son más chicos que el resto del cuerpo en todos los personajes, no hay grandes diferencias de proporción entre ellos y el tamaño de sus respectivas cabezas; los rostros, en cambio, son los que tienen algunas alteraciones. En el ejemplo las cabezas tienden a ser redondeadas y presentan ojos grandes, cejas relativamente pequeñas, narices exageradas por aumento de las proporciones respecto del resto del rostro en el gaucho y el gerente del hotel, mientras que en el caso de Maneco la nariz es exagerada por lo pequeño. Las bocas son pequeñas en los tres personajes principales. Linage no altera las proporciones cuando dibuja ambientes ni objetos, pero en los tres últimos cuadros reduce el entorno del hall del hotel a la vista parcial de una columna y en los dos últimos el entorno desaparece por completo, para que nada distraiga al lector de las expresiones de las figuras y el contenido del texto. A propósito del guion escrito y su ensamble con las imágenes, resulta de interés seguir el esquema anclaje/relevo, definido por Roland Barthes en uno de sus ensayos más clásicos: En nuestro ejemplo, la relación entre textos y viñetas revela mayormente la función de relevo antes que anclaje; el sentido que se le otorga a las imágenes – por naturaleza analógicas y con significado abierto – en cada viñeta está determinado por la información complementaria que proveen los textos – de orden convencional, sintagmático y deíctico – que encontramos en la parte superior de cada cuadro. Podemos advertir que hay diálogos entre los personajes cuando debajo de uno de ellos hay una pequeña cantidad de palabras que permiten al lector asociar discursos e intenciones con cada una de las figuras, y al seguir la secuencia del relato, es esa relación la que nos ayuda a comprender como evoluciona la trama. En este punto, y para nuestro ejemplo, resulta útil recordar las técnicas del desplazamiento y del desatino investigadas por Sigmund Freud en su ensayo “El chiste y su relación con el inconsciente”; dicho en modo esquemático, el desplazamiento habilita construir un chiste mediante errores intelectuales y sofísticos, que expresan desvíos en los procesos mentales habituales en ciertas circunstancias para poner el acento y fijar nuestras energías psíquicas en un tema distinto – a veces lateral – del proceso iniciado en primera instancia. Esta técnica no depende tanto de las palabras, sino de los procesos mentales que establecemos para relacionarnos con el mundo. La técnica del desatino, por su parte, consiste en la introducción de algo simple o desatinado, cuyo sentido último es la revelación de otro desatino o simpleza, a menudo mayor que lo percibido en primer lugar. Podemos decir que en nuestro ejemplo hay una combinación de ambas cosas, siendo el desatino la más fuerte de las dos. Cuando el gerente de hotel da trabajo a Maneco para que promocione los servicios de su negocio, Maneco no puede resistir la tentación de tomar un pequeño desvío mental sobre el asunto, así que no solamente busca potenciales clientes para el hotel, sino que además busca atraer incautos de los cuales sacar ventaja. Cuando encuentra uno en la estación de tren, luego de un breve dialogo sobre la categoría del local en cuestión, sugiere antes de presentárselo al gerente que se trata de un estanciero adinerado que viene a gastar en grande. Pero el error intelectual de Maneco dura bien poco, y se revela como desatino. El gaucho que atraen al hotel conversa con el gerente y con maneco no tanto para registrarse como pasajero, sino más bien para pedir un puesto de trabajo como peón de cocina. La simpleza del razonamiento de Maneco, incluidas sus ambiciones de sacar tajada, chocan contra la real conducta del gaucho, que revela sus intenciones ante el administrador. La equivocación de Maneco se hace evidente y se pierde de ganar los veinte pesos por traer un huésped. Más atrás mencionábamos que muchas de las posibles víctimas de Maneco, cuando advierten su presencia, se sirven de ardides defensivos; la precisa y escasa conversación del hombre de nuestro interior, sin concederle nada a nuestro intermediario es justamente una de esas defensas. En otras ocasiones, cuando busca galanteos con alguna heredera, las chicas intercambian lugares con sus mucamas, obviamente para nada atractivas ante la vista de Maneco. Estos planteos, habituales en la tira, son el reflejo indirecto del estado de la sociedad argentina entre las décadas del 20 y el 30. La gran depresión en Estados Unidos produce efectos negativos en el resto del continente y afecta a Europa. La crisis económica en nuestro país erosiona el bienestar y la movilidad social entre la clase media y alta. Comienzan a verse diferencias y distinciones entre aquellos que conservan su fortuna, los que mantienen con esfuerzo su poder adquisitivo en parte, y los que pierden sus medios de subsistencia; ante un panorama nada alentador, muchas personas venidas a menos buscan algún atajo para mejorar su situación. Linage no se ríe de ellos, sino con ellos, y su intención satírica en el fondo es moralizante, ya que mediante una ficción muestra y demuestra que la codicia rompe el saco, tal como reza el dicho.

Bibliografia

Ana B.Flores – “Politicas del humor”, cap 2, sección 2.2.3.2 “La tecnica del chiste”, Ferreyra Editor, 2000. Incluido en el material de catedra del presente seminario

Luis del Popolo – “Maneco, el Chanta porteño” publicado en el Blog Sonrisas argentinas. Link abajo.

http://sonrisasargentinas.blogspot.com.ar/2011/07/maneco-el-chanta-porteno.html

Nestor Gustavo Giunta – “La historia del comic en la argentina”, publicado en la página web “Todo Historietas”. Link abajo.

http://www.todohistorietas.com.ar/historia_argentina_1.htm#TOP

La imagen que reproducimos es gentileza del museo del humor de la ciudad autonoma de Buenos aires

Peronismo Explicado para Dummies – Segunda parte

¿Y al final, que es el Peronismo?

De la entrada anterior sabemos algunas cosas pero no todo. ¿Y al final, que es el Peronismo? ¿El imperio de la Pera de Argentina Año verde? ¿Un misterio envuelto en un enigma? Linda pregunta, ¿no?

Si tengo que explicarlo en criollo, el peronismo es la primerisima franquicia exitosa en el mundo político argentino. Al punto, no hay una sola forma de explicar el tema.Hay media biblioteca a favor y media en contra, y cuentan los que investigan el asunto que todavía hay mucho para descubrir.
Pero me estoy yendo por las ramas, y les debo explicaciones sobre la franquicia.. así que, como dice Bowie en el tema “Ashes to Ashes”, antes del solo de guitarra: “Detalles sórdidos, a continuación”

En términos algo mas técnicos, el peronismo es dos cosas que hacen sistema. Ambas presentan rasgos comunes, pero tampoco la pavada; también tienen diferencias y contradicciones. Es un movimiento social y un partido político. Ambas agrupaciones son nacionalistas, populistas, dirigistas, verticalistas y muchas veces demuestran rasgos cínicos, sin mucho respeto por las formas republicanas.

Esta bien documentado que tiene ciertos comportamientos autoritarios y redondamente violentos. El movimiento es algo anterior al partido, y es producto de nuestra historia. No voy a aburrir con detalles – ya que ustedes pueden googlearlos – pero nobleza obliga indicar que nació y creció a partir de 1944 gracias a una catástrofe: hubo un tremendo terremoto en la provincia de San Juan ese año.

El gobierno de facto de turno se puso a juntar los pedazos y la gente que quedaron mas o menos enteros. Como parte del equipo encargado de esa tarea estaba un teniente coronel al que todos conocemos, Juan Domingo Perón , es decir, el papá de la criatura. Para no gastarle demasiado el apellido (bueh… otros ya se encargaron de eso, y mucho) yo voy a llamarlo por sus iniciales, JDP. La mami fue una actriz en ascenso, Eva Duarte, que se conoció con él durante un evento para recaudar fondos para ayudar a las víctimas. Se gustaron y se casaron, así que ella quedó Eva Duarte de Perón.Y también para no gastarle mas el nombre (lo mismo le pasó a ella, pobre..) yo la llamaré EDP.

Detalle mas, detalle menos, EDP y su marido se convirtieron en figuras muy populares e influyentes a partir de ese momento en adelante: repartieron ayuda a personas que la necesitaban, y mucho. Al mismo tiempo, como no eran ningunos giles, y sabían que estaban para mucho mas, de a poquito aprovecharon la situación para ir armando su propio quiosco. La mayoría de las personas que beneficiaron eran peones de campo y obreros y sus familias. De este modo quedó formada y levando una enorme masa critica de morochos & morochas que apoyaron a EDP y JDP cuando fueron cruzando del campo militar y artístico a la política.

Y sera que a la historia le gusta hacernos bromas histéricas, porque el movimiento y el partido peronista se identifica con el mundo de los trabajadores, pero sus fundadores no provinieron justamente de la clase proletaria. (¿alguien vio alguna foto del “General” trabajando en un taller, con mameluco lleno de aceite o grasa?.. si es así, avise donde la publicaron que la quiero ver)

Al punto, pasaron dos cosas que ayudaron a que nazca el peronismo como partido: Una fue que el gobierno de facto de turno fue cada vez mas débil por problemas de caja (como siempre) y además por una gran interna entre el generalato, que discutía a quien apoyar antes que terminara la segunda guerra mundial. En este río revuelto, ocurrió la segunda: JDP se hizo mucho mas popular e influyente que sus superiores.

Además, demostraba ciertas iniciativas políticas propias. Exactamente, tenia unos planes estratégicos acerca del con quienes aliarse, y como hacerlo sin ofender al otro bando, ni perder negocios con unos y otros. Pero como donde manda general, no manda teniente coronel – y para que repase el significado de la cadena de mando – lo mandaron en cana unos días.

Cuando se conoció la noticia, saltaron todos los peronchos hasta el techo y por arriba del techo también. Hubo una enorme movilización para pedirle a los milicos que liberaran al “General”. Cuentan que el propio JDP transó para que lo soltaran. Cuentan que fueron muchos los que salieron a bancarlo, y que ocurrió la muerte del primer mártir de la causa, un tal Darwin Passaponti.. en fin, sea como haya sido, Peron libre y llamado a comicios. Por si tienen dudas, recomiendo googlear los detalles. La cosa es ganó por afano. El resto de esta historia ya la contamos en la entrada anterior.

Se pueden dar algunas vueltas, pero es mejor que hagamos corta la bocha: el partido representa al movimiento en nuestro sistema democrático y republicano. Y viceversa: El movimiento banca al partido por medio de asociaciones que intervienen en el alto nivel (confederación general empresaria, etc) y no menos sobre el resto del sistema. (unidades básicas, etc) Así queda cubierto todo, pero lo genial es el efecto que se genera en la población: quien mas, quien menos, cada cual queda peronizado de alguna manera ¿Ven ahora por que digo que se trata de una franquicia?

Y no se trata de una franquicia cualquiera, sino de una receta exitosa. Los buenos resultados que tiene, inclusive en la actualidad, se explican porque las actitudes que promovieron EDP y JDP estaban pensadas y escritas en argentino, en un lenguaje sencillo y bien directo – con dosis de viveza típica nuestra: favor de leer “las veinte verdades peronistas” – con raíces trabajadoras, bancadas con un sistema laboral modernizado que vamos a explicarles un poco mas adelante.

Al punto, tanto movimiento como partido, se encargaron de recordarle todo el tiempo a toda la población, por todos los medios a su disposición, que fueron JDP y EDP quienes habilitaron el modo de vida contemporáneo.

Al punto, a quienes eligieron otra cosa y presentaron debate o alternativas, se los trato de dos maneras. Si eran ciudadanos comunes, se los hacia quedar como pirulos sin importancia, y se los ninguneaba.

Si se trataba de alguien con alguna cuota de poder, por caso, un diplomático extranjero, algún político, intelectual o artista local de otro palo, la idea fue mas bien marcarlos prácticamente como enemigos de la patria, que ni respeto ni justicia merecían. Porque para un peronista no hay nada mejor que otro peronista. (agradezcamos a la suerte que no peronizaron los orgasmos) A quien cambiaba de opinión dentro del propio movimiento y partido, de traidor se lo trataba, y se lo expulsaba del planeta.

Además de los demases, el discurso del interés nacional permitía hacer mix entre posturas de derechas o conservadoras moderadas, y mezcla de izquierdas o progresismos moderados, siempre y cuando no pisaran la figura de los lideres históricos del movimiento y el partido, y les atribuyeran todo lo bueno que salia de ello.

Cuando estuvo en el poder, el partido justicialista tuvo un diputado con tendencias a la extrema izquierda como Cooke, y un ex – radical como Quijano en la vicepresidencia, además de gentes que venían del conservadurismo, socialismo, y pequeños partidos como la democracia cristiana. Con personajes así, eso era receta garantizada para un desastre… pero JDP y EDP los tuvieron a todos bailando al compás de su melodía. El resto ya lo hemos contado.

Nosotros y los gremios: la piedra de toque del Peronismo

En términos técnicos, los Conservadores gobernaron con negocios y estado nacional, legitimados con fraude y trafico de influencias; los Radicales, con estado nacional y negocios, legitimados con comicios limpios y discursos de transparencia.

El Peronismo  agregó algo mas al caldo: formó gremios propios y los sentó a la mesa del poder. Ya habían desaparecido los sindicatos con programa político propio, que pretendían alguna revolución. Obreros quedaron, por supuesto, pero estos que quedaron formaban la segunda generación de laburantes, decepcionada de las ideologías de sus padres. Preocupados por sobrevivir al trabajo y cobrar bien, antes que otra cosa, EDP y JDP los atrajeron para su propio rebaño, y los organizaron en la estructura que inclusive hoy día contiene al grueso del mundo laboral.

Al punto, ¿Se sabe si hubo algún gremio de la UCR en nuestra historia? La respuesta es: No. Se sabe, en cambio, que alguna vez Yrigoyen tuvo buenas charlas con algunos, y les prometió apoyo si lo bancaban. Esa alianza duró lo que un pedo en un canasto cuando el peludo subió al mando. Ambas partes llevaban otra agenda, y se olvidaron del asunto. Con un tiempo histórico distinto, JDP hizo bien los deberes en este renglón, pero no por buenito, sino porque tenia conque. Desde el poder ejecutivo y legislativo impuso por ley los derechos sociales laborales, el sistema previsional de reparto estatal, y puso gran parte de la administración del mismo en los gremios y sindicatos adictos al movimiento y partido.

Antes de que sucediera todo esto, el obrero dependía de la voluntad del buen o mal patrón, y si podía ahorrar unos pesos para su retiro, juntaba las chirolas y luego se iba a vivir en familia. Ya por aquellos tiempos, había una asociación que reunía a los gremios, pero estaba desorganizada. La CGT – siglas de la Confederación General del Trabajo – de los años 40s, renovada por JDP y con EDP como figura influyente, hizo que algunas cosas cambiaran para mejor pero también para quilombo.

Estoy seguro que los mas entendidos podrán decirlo mucho mejor que yo, pero la CGT funcionaba y sigue funcionando en principio como una asamblea permanente de las federaciones sindicales de todos los oficios en todo el país.Tiene personería legal para representarlos, y es aun hoy una potestad que ni el mas grave de los gobiernos de facto pudo quitarle.

Entre sus atributos está peticionar a las autoridades y negociar paritarias salariales, establecer los montos de los aguinaldos, defender los derechos laborales de sus representados ante cualquier abuso de los patrones, y recaudar un porcentaje del salario y administrarlo a fines de proporcionarle una jubilación a cada afiliado de cada gremio que forma la confederación.

El sistema incluía y aún sostiene el pago de pensiones a los familiares de trabajadores fallecidos.El sistema además, incluía y aun incluye cobertura medica integral para el asalariado y su familia; por ultimo pero no menos importante, proporcionaba – y sigue haciéndolo – lugares de esparcimiento para las vacaciones pagas de los trabajadores, financiadas con un porcentaje que también se retiene de los salarios.

Y hasta acá, estábamos en el paraíso.
Porque ni bien empezaron a recaudar bien lindo, la guita de los aportes patronales, en sus manos, se convirtió en una “caja del poder”, al que solo tenia – y aun tiene actualmente – acceso exclusivo el peronismo. Por supuesto, hubo algunos dineros para pagar en tiempo y forma a quien se retiraba. Pero también fue (y sigue quedando hoy) un recurso formidable al cual los compañeros echan mano para financiar al partido y alimentar al movimiento. Es posible y bien probable que este dato se ocultara ante la opinión publica en aquellos años felices.

En todo caso, fue y es un hecho oculto a plena vista, que es el mejor modo de esconder algo. Una de las mayores consecuencias del modelo, fue que el trabajador peronista modelo 40s era un alguien con necesidades satisfechas, contenido por el estado y representado por movimiento y partido.

A un obrero de aquellos años – Pongamos, un sobreviviente de San Juan – que muchas veces venia de zonas rurales y era semi analfabeto, era mil por ciento seguro que, con la panza llena, este detalle de la caja no lo supiera. Y en caso de saberlo, no tuviese criterio formado para juzgar. A este perfil de trabajador, era muy difícil que lo convencieran para cambiar de opinión y elegir reclamos de otro tipo.

Los sindicatos de antes estaban formados gente que la pasaba entre mal y tremendo. Aquellos obreros sobre explotados, que trabajaban muchas veces en condiciones insalubres, sin derecho siquiera a una pausa para almorzar, con jornadas de 10 horas diarias o algo mas, pagados a veces en especias, otras veces solo cobrando parte de su dinero, mientras el resto lo retenía el patrón.. esos estaban bien motivados para agarrar las armas llegado el caso.

Había un puñado de gremios donde todos tenían instrucción, y tenían mas capacidad para reclamar, y hasta para negociar. Pero esos pocos fueron la excepción que confirmaba la regla. No debe extrañarnos entonces que a todos los hayan barrido debajo de la alfombra.

En contraste con aquellos tiempos algo remotos, al trabajador peronizado le tocaba padecer vicios políticos: Uno de ellos fue el verticalismo. Es decir, la permanente bajada de linea desde arriba hacia abajo. En lugar de tener gremio que le permitiera decir lo que necesitaba en una asamblea, para que su idea o reclamo fuese llevado hasta lo mas alto, las cosas eran como decía “Evita” o el “General” y tenia que hacer obediencia debida. Sino era traidor, y por tanto enemigo del partido, el movimiento y la patria… además de desocupado.

Otro vicio fue – y sigue siendo – el dirigismo. Parienta del verticalismo, esta manganeta concentra la toma de decisiones en los jefes. Les permitió – inclusive en la actualidad – quedarse por siempre en sus puestos a los dirigentes de nivel medio y alto hasta que se los llevaba la muerte. Al punto, está bien documentado que algunas cuestiones internas las resolvieron “amistosamente” con piñas y corchazos, dirigentes muertos incluidos. Si quieren saber mas, busquen Vandor y peronismo sin peron, o Rucci y operación traviata.

El populismo fue y sigue siendo otro vicio: Cuentan que es una vieja escuela que proviene desde el imperio romano, y puede ser tanto positiva como perjudicial. Hablando mal y pronto, es la ciencia y arte de hacer bandera, en nombre del pueblo; el combo incluye combatir con política a las minorías. En ocasiones, hay administración seria del estado. En el peor de los casos, el populismo es una forma de miopía. En mas de una oportunidad, el populismo quedó como simulacro de gobierno fuerte, legitimo y genuino. Cuentan que los malos gobernantes de esta escuela entretuvieron a todos con el conflicto pueblo/antipueblo, mientras carecían de programa administrativo, además que hubo dirigentes que demostraron tener pretensiones de eternizarse en el poder. Se justificaban diciendo que habían sido elegidos por las mayorías; que eso les daba derecho a ir por todo, sin obligación de rendir cuentas.

En el siglo pasado fue un producto muy conocido importado de Alemania: Un político llamado Hitler, allá por los años 40s, fue un populista muy exitoso hasta que su proyecto racista y militarizado perdió la guerra. Años antes, otro populista llamado Mussolini también tuvo éxito, y su gobierno fue el primero en caer en la misma guerra. Su propio pueblo lo colgó del cuello hasta morir.

Pero ese no es nuestro target: El Peronismo, siguiendo las modas políticas de aquellos años, representaba socialmente con el movimiento a las clases mas bajas. En nombre de la soberanía nacional, por el progreso y para resolver injusticias, plantó bandera y se distinguió de otros grupos. Es decir, EDP y JDP declararon guerra a los oligarcas, a los vende patria al servicio de intereses extranjeros, y de paso metieron al resto en la misma bolsa. El partido y los gremios vinieron de la misma fabrica, así que por supuesto, tuvieron las mismas tendencias.

Un efecto interesante apareció hacia los 60s y sigue ocurriendo todavía: Cada vez que hubo problemas económicos, y viendo la caja medio vacía, la CGT aprendió a dividirse en dos partes. Digamos que la cosa es así: Un grupo de palomas, usualmente conforme con el status quo, con tendencias a la negociación, y otra de halcones, inconforme y combativa, dispuesta al paro general y la movilización con bombo, gorro, bandera y vincha.

Las facciones fueron cambiando de nombre y de caras con los años. Si quieren saber mas detalles, busquen a partir de la cgt de los argentinos y su contra parte. Por otro lado, se fue dando el hecho que – abonados por el sistema – surgieron dirigentes gremiales ricos para trabajadores pobres. En mas de una oportunidad, las estructuras gremiales supieron desarrollar una importante burocracia, para mantener la cosa. Al punto, algunos pidieron coimas, otros hicieron negociados, y bueno, che… hay que comer, ¿no?

De nacionalismo tomaron el mal orgullo nacional, es decir, el chauvinismo; arte y ciencia de puentear la historia nacional propia para creerse ombligo del planeta. En éxtasis patriotero, muchas veces vimos alguno proclamando que los argentinos la tenemos mas grande que nadie… ¡La geografía, mal pensados! Así quedaba que el río mas ancho era el río de la plata, la calle mas larga era la avenida nueve de julio, y como cereza del postre, EDP y JDP fueron y son madre y padre redentores de la clase trabajadora y la patria.

En fin, lo que sacamos en limpio es que los gremios peronistas fueron y todavía son una clase dirigente reciente, pragmática, con varios vicios producto de su propia falta de educación politica. Con algunos logros conseguidos, están sentados a la mesa del poder, y ojala podamos esperar que la historia los vea crecer y madurar para bien de todos.

Con esto cerramos el lado gremial antes que nos hagan huelga.

Es la economía, che…

Ya que las dos secciones mas arriba fueron larguisimas, esta la hacemos corta. El peronismo modelo 40s exportaba bien a los países europeos en guerra. No podía venderle a norteamerica, porque no había mercaderias que los yanquis necesitaran y que tuviésemos aca. Sucedía que teníamos modelos económicos parecidos en los 40s. Ellos luego lo cambiaron en gran medida y ganaron con el negocio de la reconstrucción posguerra y la producción de tecnologías. Pero eso es de los 50s/60s, con Peron lejos de su silla.

Ocupados con la segunda guerra mundial, los países centrales no podían vendernos mucho. La economía argenta entonces comenzó a producir y consumir acá unas cuantas cosas que antes se traían de afuera. Hubo avances en la industria textil, y ciertos sectores que antes no existían, como los electrodomésticos, tuvieron sus momentos de gloria. Cuenta una leyenda que hubo una deuda externa millonaria con Inglaterra, así que para cobrarse, el gobierno peronista nacionalizó los ferrocarriles en nuestro país, que estaban administrados por empresas británicas. Chillaron bastante, pero al final los ingleses tuvieron que comerse el sapo.

Cuando termino la guerra, con la reconstrucción, Europa fue dejando de comprar a argentina. Y ya que se termino el queso, nos fueron comiendo las ratas. Hay mucho publicado por ahí, así que si quieren saber mas, recomiendo buscar dos cosas: por el lado argentino: plan quinquenal. Por el lado europeo, plan Marshall. Hagan las cuentas y después me avisan.

A modo de epilogo: el que mucho abarca…

Bien lo dice la frase: “El que mucho abarca, poco aprieta” Eso le paso a JDP. Como detalle, JDP en el camino se convirtió en viudo; EDP murió de cáncer en pleno auge del peronato. Ella tenia la aspiración de ser la primera vicepresidente femenina de la república.

La idea era reformar la constitución y que hubiese la primera reelección a favor del justicialismo. Pero cuando le avisaron dos cosas, tuvo que poner pies en polvorosa: primero, a ella le confirmaron que tenia un cáncer avanzado y terminal; segundo y no menos importante: los factores de poder la masticaban pero no la tragaban, y no iban a tolerar para nada de nada que una mina cabrona como ella les diera ordenes. Al fin tuvo que dar un paso al costado mientras vivía. Su discurso de renunciamento se puede conseguir en youtube. Por lo demas, dimos a entender que hubo reacciones alergicas al peronismo. El golpe de estado y posterior gobierno de facto llamado revolucion libertadora hizo el resto.

Aqui termina nuestro relato sobre el peronismo. Si les gustó, espero sepan disculpar salteos e imprecisiones; si no les gustó, igualmente pido disculpas. El tema es que nos guste mucho, poquito o nada, no podemos ignorarlo.

Saludos & suerte

Tato


Vote primero, putee después: Notas sobre la experiencia democrática argentina

Los problemas que tenemos con el “Vote primero, putee después” vienen repartidos en tres partes

Primera: Antes de votar, las mas de las veces elegimos figuras y slogans, en lugar de antecedentes de capacidad de gestión y buenos resultados previos y comprobables. Así es como algunos desarrollan estrategias discursivas para seducir posibles votantes, muy a menudo cargando de significado algunas palabras y deprimiendo otros sentidos igualmente validos para esas mismas palabras.

Así es como algunos dicen media verdad, y media mentira. Y hay quienes mienten abiertamente. El efecto en general es que los habilitamos para que los políticos nos digan cosas que queremos escuchar. En lugar de plantear ideas concretas sobre temas puntuales, además de prometer cosas que nunca van a cumplir. En este marco, los que hablan mejor ganan las elecciones. 

Segunda: Luego de elegir, al oficialismo lo dejamos actuar mientras no nos toqueteen demasiado el bolsillo; el respeto al derecho de las mayorias y las minorías pesa poco.

Ser libres y responsables de nuestros actos no parece tener peso, cuando es la base de nuestro sistema. hay que cuidar y respetar y hacer valer estos principios. Que nos costaron 30.000 vidas. Que no sea nunca mas al pedo.

En lugar de eso, somos garcas que lo puenteamos. O peor aun, boludos que no nos importan las bases del sistema, mientras nos den pan y circo (especialmente pan)

Tercera: Cuando termina el mandato nadie hace balance y arqueo. La culpa del fracaso es siempre del otro; además nadie va preso y mucho menos hace auto critica.

Votamos primero y después puteamos. Y es una pena, porque podemos aprender a hacerlo mejor. Es una humilde y respetuosa opinión. Saludos