Inseguridad

Hablando mal y pronto: nacemos con casi nada, nos morimos sin llevarnos nada, y no sabemos cuanto nos vamos a estar aquí. Y como no sabemos hasta donde llega esto, se hace lo que se puede. Lo que no se puede, si hay con que pagarlo, se compra hecho. Así las cosas, los ricos viven cuidando que no le quiten lo mucho que tienen. Así las cosas, los clase media viven cuidando que no le quiten lo poco que tienen. Los que tienen algo viven cuidándose de quienes no tienen nada, porque ellos pueden quitarle a todos los demás. Lo que hay, en el fondo, no dura para siempre para ninguno. Y así sentimos miedo. Este es el nacimiento de la inseguridad. Y no hay defensa propia, ni emoción violenta, ni chumbos, ni navajas, ni denuncias, ni policía, ni jueces, ni fiscales, ni abogados, cárceles y leyes que puedan contenerla o resolverla. Dice la frase: A “seguro” se lo llevaron preso, y “tranquilo” pagó la fianza.
El resto está de adorno. Saludos