Derechazos argentinos: Notas sobre la conserva, los fachos y neoliberales en la historia – Primera parte

Anti monárquicos/Monarquía – Revolución de Mayo – Derecha/Girondinos/Saavedristas – Izquierda/Jacobinos/Morenistas – Sociedad Patriótica – Liberalismo/Conservadurismo – Rosismo – Unitarios

Introducción: Caramelos surtidos de derecha

Este texto apunta – hasta donde podamos llegar – a explicar el origen y dinámicas de la derecha argentina. Las ideas centrales son…

  • La filosofía política de derechas es el producto de dos eventos históricos: La reforma británica. Y la revolución francesa.
  • Argentina toma el modelo francés: Hay políticas derechistas a partir de la gestión de Cornelio Saavedra. Al frente de la revolución de mayo. Y como presidente de la primera junta de gobierno.
  • El pensamiento monárquico – tradicional
    – es herencia colonial hispánica. Queda convertido en oligarquía. Opuesta al pensamiento liberal y progresista. Y se incorpora a las derechas argentinas.
  • Entre el S. XIX y el siglo pasado, las derechas se modernizan. Y llegan hasta su mayor expresión política – partidaria. Gobiernan el país. Pero eso lo vemos en la segunda parte.
  • Para la tercera y última parte nos guardamos lo mejor: Resumimos y deconstruimos las tendencias derechosas, transversales
    a los partidos políticos y los golpes de estado argentinos del siglo pasado. Y para postre, les hablamos del PRO y el frente Cambiemos.

Pónganse los cinturones. Vamos a despegar.

Coronas sin cabeza

Les recuerdo una convención de este blog: cuándo contamos historia de otras naciones, va itálicas para destacar lo importante. Las negritas, son exclusivamente para destacar asuntos nacionales. Y algunas veces, para asuntos externos que impactaron al país.

Se cuenta que las filosofías políticas de derecha e izquierda empezaron en Europa, entre los siglos XVIII – XIX. A partir de las rebeliones civiles contra las monarquías inglesa y francesa. Hagamos un resumen.

Siglo XVIII en los UK: hay la revolución de Cromwell. Por motivos religiosos y políticos. Destronan y decapitan al rey de turno. Descubren que es demasiado poder para una sola persona. Inclusive para el bando ganador. Es decir, la reforma. Les cuesta tres guerras civiles: dos en la isla, y una en Irlanda.

A partir de acá, toman cuerpo dos grupos de pensadores. En filosofía, política, y el resto de las ciencias.

  • En el arco que da al riachuelo, los liberales: promotores de las libertades y derechos individuales; críticos de la autoridad arbitraria de los nobles.
    Partidarios del progreso singular y colectivo.
  • En el arco que da a la casa amarilla, los conservadores: partidarios de mantener y aumentar el orden tradicional establecido.

Recortan el poder de la corona. Y así queda el modelo: Monarquía parlamentaria, donde la soberanía es de la nobleza; sin embargo los reyes mandan, pero no gobiernan; mientras tanto, el régimen queda para dar libertades, derechos y garantías, elecciones libres para los ciudadanos/súbditos, y todos en paz.

Siglo XIX en Francia: Al rey de turno se le viene la noche; convoca un acuerdo multisectorial – “Los estados generales” – para calmar a la gente y unir al país. Van todos a reclamar su parte. La corona no ofrece soluciones. La bronca va subiendo. Derrocan al rey. Inauguran la guillotina con su cabeza.

Los estados generales quedan al mando. Pasan a ser asamblea nacional. Finalmente, la asamblea toma control del país por un tiempo. Hasta dictar una nueva forma de gobierno definitiva.

Y aquí viene lo sabroso; la revolución francesa ofrece dos grandes grupos. Esta vez, netamente políticos.

  • Los Girondinos – reformistas moderados – se sientan a la derecha del recinto. Buscan negociar la monarquía parlamentaria. Y tomar medidas para corregir la economía del país.
  • Los Jacobinos – reformistas radicales – se sientan a la izquierda. Y ahí cagamos fuego. Copan la asamblea. Imponen el Terror político. Con guillotina y ejecuciones públicas. Por medio de denuncias ante el comité de salubridad e higiene públicas. Dependiente de la asamblea. A cargo de RobesPierre. Decapitan monárquicos, derechistas, y van contra entre ellos mismos. Para resolver sus propias internas.

En términos técnicos: Los unos y otros fundan la eterna discusión jurídica sobre el alcance de los derechos y garantías individuales y colectivas. En el contexto de las relaciones entre sociedad y estado. A partir de acá, hubo y sigue habiendo toneladas de eventos, figuras, discursos y textos sobre el tema.

Para cerrar esta sección, las cuatro escuelitas (Liberales/conservadores, Derecha/izquierda) cambian el resto del planeta: Gran Bretaña y Francia son sistema de castas.

A partir de las revoluciones, pasan a ser sociedades de clases; El resto de Europa se prende a la movida. Y las novedades llegan hasta las colonias americanas.

Al calor de la política y sus consecuencias, surgen las primeras técnicas del capitalismo moderno. Analizadas y discutidas desde las cuatro posturas.

Ahora, pasemos al impacto que tienen estas ideas para la argentina. Ahí es donde empezamos este puto quilombo.

Un poco de amor francés

El pensamiento anti monárquico francés se convierte en un secreto a voces. (Habría que ver como fue el caso brasileño, del que poco se habla) Llega hasta argentina
en el S. XIX por varios medios.

Aquí, gobierna la corona. No somos la colonia más importante. Sin embargo, tenemos instituciones. Chuecas. Pero instituciones al fin. Llenas de contrabandistas y corruptos. Imagino que los antimonárquicos esquivan el control de las autoridades y el clero. De alguna forma. Supongo que algunas tertulias liberales tuvieron algo que ver.

Al grano: los principales interesados en la doctrina republicana son algunos abogados de la elite criolla. El grupo tiene algunos que se formaron afuera. Otros, en el continente; cada quien combate al gobierno colonial.

Repasemos unos nombres. Juan José Castelli (1764 – 1812) y Bernardo de Monteagudo (1785 – 1825) promueven la revolución anti monárquica en el virreinato del alto Perú. Llegan hasta el norte, en vivo desde el rio de la plata. Arman aparato. Vencen a los españoles. Imponen una junta de gobierno. Mientras dura el experimento, alientan a la región a seguir el modelo. El proyecto libertario aguanta, hasta que los derrotan en la batalla de Huapi.

Más al sur, los abogados argentinos Mariano Moreno (1778 – 1811) y Manuel Belgrano (1770 – 1825) fueron miembros fundadores de nuestra primera junta patria. Con una ayudita de Cornelio Saavedra (1759 – 1829) Comerciante, político, y militar. Y que me hiervan, pero para mí… Es el “padre de la derecha argentina”

#25M – todos al cabildo

El cabildo es una institución española: Según las leyes coloniales, donde hay cabildo, hay ciudad. Básicamente, es una asamblea de ciudadanos, autorizada por la corona para tomar medidas de emergencia. En casos de desorden o desastre.

Para pertenecer al cabildo, hay que participar en una subasta pública. El estado español cobra un “gracioso donativo” a cambio de la banca. Obviamente, no es para cualquiera. El cargo es a perpetuidad. No pueden ser removidos por los virreyes.

Se cuenta que el proyecto del cabildo de buenos aires empieza en 1592. Entre 1603 y 1810 hay iniciativas para un edificio propio para esto. Hay desidia y falta de mantenimiento por siglos. Al final, llega la revolución. Y para esa época, queda bastante terminado el edificio histérico que está en avenida de mayo.

Hay la invasión napoleónica de España. Entramos en alerta. Sale “la mascarada de mayo”. Es el primer paquete de medidas del primer cabildo abierto argentino. Cuando sacan al último virrey, endurecen la postura. Al final, autoproclaman la libertad del territorio argentino el 25 de mayo de 1810.

La madre de todas las grietas

A partir de ahí, comienza la interna en la junta. Para empezar, todos son anti monárquicos. Hay diferencias de forma y varios temas de fondo. La historia cuenta que se forman dos tendencias.

  • Una facción netamente Jacobina: Liderada por Moreno. Ya resumimos su trayectoria en otra parte. Es imposible negar sus aportes a la política argentina. Pero se comporta como un berrinchudo: Ataca con la pluma. Al menos que yo sepa, Nunca empuña un arma para la revolución. Y si mal no entiendo los códigos de la época… está perfectamente habilitado para desafiar a duelo a sus adversarios.

    Más nos interesa el equipo rival. Que pase el que sigue.

  • Una facción conservadora, similar a los Girondinos: Liderada por Saavedra. Cornelio es comerciante, ex funcionario colonial y militar. Durante las invasiones inglesas, Cornelio figura en una lista de funcionarios dispuestos a colaborar con las fuerzas de ocupación.

    Hay acuerdo entre expertos que esa lista es trucha. Pero cierto o no, las actitudes de Saavedra hacen sistema con la opinión de varios criollos. Es decir; vecinos importantes (algunos, funcionarios de rango medio) atados de manos por las leyes coloniales. Pero disconformes con España.

    Junto a Belgrano, pide al virrey el Cabildo abierto. Negocia la renuncia de Cisneros; y busca fuentes para financiar el nuevo régimen. Se dice que ahí hay una ayudita desde el alto Perú. (Por las minas de plata) Y que empiezan los contactos con Inglaterra. Para comprar barcos, armas, y mantener andando el corso.

    Asume la dirección del show. Una de sus medidas es formar y fortalecer una milicia civil, voluntaria, para defensa del nuevo gobierno. Años después, queda como el actual “regimiento de patricios”. Con fusil, galera y todos los chiches.

A diferencia de Francia, acá se impone la facción moderada. (Vean más arriba) igual que sus primos Girondinos, son legalistas. Se apoyan en el statu quo. Pero como lo cortés no quita lo caliente, eso no les impide maniobrar contra sus adversarios.

Al punto, Moreno muere envenenado. En altamar. Durante una misión comercial y diplomática. Saavedra gana más poder. Pero muerto el perro, no se acaba la rabia.

Mapa chico, Junta grande

La primera junta de gobierno manda mensajeros a los cabildos del interior del país. Para que se sumen a la movida. En 1811, arman en buenos aires la Junta grande. Menos un par de provincias, se prenden todos. Va tablita

A favor de la Junta En contra de la junta
Buenos Aires

Salta

Jujuy

Tucumán

Santiago del Estero

Catamarca

Mendoza

San Luis

San Juan

La Rioja

Córdoba

Uruguay/Banda oriental

El ex – Virrey Liniers se entera de la rebelión. Organiza fuerzas contra la junta. Con el apoyo del gobernador cordobés. Pide ayuda al resto de Cuyo. Los dejan solos.

En Mendoza, un oficial contrarrevolucionario toma un cuartel. Se rinde por las buenas. Gracias a la mediación de un cura. Se suman a buenos aires.

La junta grande reúne delegados en B.A. Y tropas de todas las provincias leales. Córdoba dura medio round. Se rinde. Queda en el mapa. Los uruguayos son una provincia más. Apoyan a los cordobeses. Y de la experiencia, emerge Gervasio Artigas. Consigue la libertad y la independencia de los yoruguas.

Mientras tanto, los Cornelios expulsan a los delegados morenistas de la junta grande. Los jacobinos porteños forman la Sociedad patriótica o Sociedad de mayo. Usan las cintas celeste y blanca como distintivo. Piden ser un club político. Los autorizan. Para tantear hasta donde van a llegar. Y empieza el candombe.

Publican panfletos contra Saavedra y sus aliados. Lo llaman potosino borracho, piden cortar cabezas y un gobierno de verdad; El 5 y 6 de abril de 1811, los Morenistas intentan voltear a Saavedra. Los primerean. Sin conocimiento de Cornelio, su gente se entera del complot. Los bajan. Y encanan al resto. Fin del cuento.

Sobre héroes y tumbas

Sobre el pucho, Belgrano critica el cinismo de los comerciantes metidos en política. Se suman solo por negocio. No por la patria. Para sacárselo de encima – ya que simpatizaba con Moreno – lo mandan a una misión diplomática; Mas luego, lo nombran milico. Y lo envían de gira por el interior, a defender la frontera. Contra el alto Perú realista.

A los pocos años, se suma José De San Martin. Reentrena a los que ya saben algo de combate. Recluta y entrena nuevos voluntarios. Gracias al casting, surgen Dorrego y Lavalle. Hay puesta en valor para Belgrano.

Crean los granaderos a caballo. Militarizan algunas zonas. Imponen un código de degüello para quienes se quejen o deserten. Aseguran el terreno, y expanden la franquicia libertaria – anti monárquica
hacia Chile y Perú.

Ah, y antes que me olvide… JDSM (Son sus iniciales. No confundir con BDSM) expresa inclinaciones conservadoras, yendo hacia las derechas de la época. Pero mientras está en argentina, no se mete.
Un poco por achaques; se enferma de fiebre amarilla en el cruce de los andes. Y otro tanto, por esquivar quilombos. Carlos De Alvear es su hermanastro. Y siempre que puede, le caga el show. Por política.

Opina sobre el tema, viejo y retirado en Francia.
Se saben sus ideas por citas de segunda mano. Hubo gente que charló el asunto con JDSM. Mencionaron sus impresiones en algunas cartas. Al final, JDSM regaló su sable al joven Juan Manuel de Rosas. Cuando subió la Federación.

Mientras tanto, Belgrano muere joven, pobre y solo. Le deben salarios. Vive de prestado. Da su reloj de bolsillo a su médico, como parte de pago. La lapida de su tumba es una losa de baño reciclada. Deja un testamento oficial; y unas instrucciones confidenciales. Para que cuiden a una hija natural suya.

Más adelante, ponen sus restos en un mausoleo. Con toda pompa y circunstancia. Pero antes, un par de turros se llevan dos de sus dientes como reliquia.

Ya lo decía mi viejo: Los monumentos son aquellos sueldos que les pagan atrasados a los héroes.

Es la economía, estúpido

Una de nuestras frases de cabecera dice: “Es la economía, estúpido”. Apliquemos este criterio a la información disponible sobre la época. Hay varias consecuencias fuertes para la economía de la revolución de mayo: Los gobiernos provisorios expanden las fronteras interiores. Dan acceso a la tierra. Y cobran impuestos. Para financiarse. Algunos consiguen hectáreas baratas. Y se ponen a producir. Resumamos.

  • La derrota de Huapi nos corta los víveres. La economía colonial vive de la exportación minera. Alto Perú es la joya de la corona. Produce plata. Alguna moneda pasa por acá. Por medio de autoridades e intermediarios. El Virreinato del Rio de la Plata produce sal. En la frontera con los indios. Alternan combate y comercio con las tribus. Cuando nos cortamos solos, nos quedamos sin un cobre.
  • Llega una noticia agridulce: es el fin del monopolio comercial español. Tiene efectos a corto y mediano plazo. Para todo el mapa. Nosotros tenemos tradición de negocios bajo la mesa. Pero, a partir de este momento, hay que competir de verdad. Con libre cambio y libre comercio. Los ingleses y franceses tienen más poder de fuego. Las empresitas argentinas van a menos.
  • Modelo agro exportador: Toma forma nuestro sistema económico. La caída de Huapi es una señal. Hay que cambiar de modelo de negocios. No hay banca. Así que, para no perder plata, diversifican las actividades. Algunos capitalinos invierten en campos. Y algunos productores provincianos negocian con consignatarios y distribuidores. Las inversiones cruzadas contribuyen a forjar la elite agropecuaria.
  • Microemprendedores Rurales: Se cuenta que hay pequeños productores que crecen. En paralelo con los terratenientes. Operan en terrenos de otros dueños. No son usurpadores. Ni tercerizados. Pasa que el estado argentino está en formación. (Junta grande, etc.)

    Hay un vacío legal. Les permite acceder a la tierra. Estos “microemprendedores” comparten intereses de clase con los peces gordos. Hay quilombo. (Saavedristas versus Morenistas, crisis del puerto, etc.) Pero ni ellos ni los más grandes piden protección al estado. Los más chicos pasan desapercibidos. En muchos casos. Sin embargo, están lejos de ser granjeros. Aspiran a ser como sus vecinos.

  • Lluvia de libras: Hay transición entre vaquerías, estancias y latifundios. A las elites terratenientes del interior les llueve la guita. La producción de carne y lana tiene poca técnica. Y costos altos; el personal, más que nada. Pero exportan a precios competitivos. Más bajos que en Europa. Ganan en libras. Producen en pesos. Y la diferencia del tipo de cambio los favorece. Hay negocio para la carne, el tasajo, cuero, lana, y granos. Se convierten en empresarios especializados.

La tierra es prioridad de la agenda política. A partir de 1820. Hay las campañas de Rivadavia. Pero la estrella del show es Juan Manuel de Rosas.

La federación promete repartir mejor el poder entre las provincias. Y mayor participación de los de ajoba. Bancada por las provincias del litoral. Va contra el centralismo de buenos aires. Promete proteger al país de carroñeros. Enfrenta a los unitarios, y contribuye a transformar el país.

Entre 1833 y 1834, la federación arma un gran ataque contra los indios. Hay éxito parcial. Algunos caudillos se borran. Gana 200 leguas hacia el oeste, yendo a la cordillera. Y hacia el sur, yendo a cabo de hornos. Reparte 50 leguas entre los oficiales leales.

El 10 de mayo de 1836, la junta de representantes vende tierras desocupadas y en enfiteusis. Fija tres tipos de precios; va tablita.

Zona rural Precio por legua cuadrada
Al norte del Rio Salado $ 5000
Entre el salado, sierra del volcán, Tandil, fuerte federación, laguna blanca y fuerte mayo $ 4000
Terrenos al sur de la última zona $ 3000

La idea es quebrar la enfiteusis. Porque la venta es exclusiva para los productores que alquilan en la zona. Están limitados por ley de Rivadavia. Y no pueden obligar a los inquilinos a comprar. Pero los productores son vivos como el hambre: compran a Rosas. El precio es bajo. Es negocio.

Para 1837, hay un paquete de medidas que regula el reparto y uso de lo comprado. El 16 de enero de 1838, la federación expropia algunos terrenos de enfiteutas. (Suena como “enfiestados”, ¿cierto?) Para castigar enemigos políticos. Porque están alquilando ahí. Las venden al mejor postor. Y suben el valor de la cuota.

Hay buenas rachas ganaderas. Hay cria, mataderos y saladeros. Suben las exportaciones de cuero y tasajo. (Una especie de grasa. Nada que ver con “tajahi”) La agricultura es poca. Hay unas sequias fuleras. Una consecuencia son las subas en los precios
de la harina. Y del pan. El gobierno toma medidas. A regañadientes.

No hay industrialización. Le ofrecen instalar una fábrica de velas. Y un molino. Dejan hacer. Pero no les prestan atención. Rosas va a lo seguro. Es decir, las vacas. La fábrica dura un tiempo. La quiebra es espantosa.

Hay guerra contra los unitarios. Y crisis de liderazgo. Pero los ganaderos lo bancan. Franceses y británicos bloquean el puerto. Bajan las exportaciones. Hay inflación generalizada. Hay que apretarse el cinturón. La gente lo sigue. Compran que la culpa de la crisis es de los gringos. Es cierto. Pero solo en parte.

Buenos Aires prohíbe el comercio exterior en el rio Paraná. Por seguridad. Algunos se tientan de cambiar de camiseta. Al final, levantan el bloqueo. Hay alivio. Pero no todos están contentos.

Los gobernadores reclaman a Rosas. Para que reparta la ganancia del puerto. Que devuelva la autonomía de criterio y libertad de comercio. Para todas las provincias. Pero Juanma se atornilla a la gobernación. Y no escucha.

Es evidente que el bloqueo lastima donde más duele. En las cuentas nacionales. Ante la crisis, Rosas hace lo que critica a sus enemigos. Concentra el poder en buenos aires. Pacta con los leales. Persigue al resto. Urquiza solo le da un empujoncito. Y llega el siguiente periodo de nuestra historia.

Rockanroll del país

Repasemos: Argentina tiene un gobierno provisorio. Agranda el combo con la junta grande. Sigue modas políticas francesas. Con sus filias y sus fobias. Gana la guerra por la independencia. Pero en el fondo, revela lo que siempre fue: Un puerto que busca comercio con el resto del planeta.

Para que lluevan inversiones, tienen que tomarnos en serio. Y para eso, tenemos que ser una nación. Con leyes modernas, seguridad jurídica, y gobierno estable. Habrán notado que pasaron los siglos, y todavía tenemos los mismos problemas.

Entre 1816 – 1853, La discusión es: Centralistas versus Pactistas – más adelante, Federales – en el marco del diseño definitivo del estado argentino. Para no aburrir, resumamos lo más importante con un “tablón” aquí abajo.

Evento Proyecto institucional Propuestas y evoluciones
Asamblea de 1813 Estado liberal moderno Centralistas vs. Pactistas/federales

Escudo nacional

Himno nacional

Libertad de vientres

Deroga el mayorazgo y los títulos nobiliarios

Libera a los indígenas de la servidumbre.

Moneda nacional: el peso

Abolición de la inquisición y la tortura

Fin de la esclavitud y el tráfico de esclavos

25m como fiesta nacional

Crea el directorio, como forma de gobierno provisoria.

Congreso de 1816 Estado liberal moderno Inicia el debate sobre la forma definitiva de gobierno

Declara la soberanía y la independencia argentina.

Las campañas militares de Belgrano y San Martin cumplen el objetivo.

Asamblea constituyente de 1853 Estado liberal moderno Establece el sistema representativo, federal y republicano

Adopta la iglesia católica como religión de estado. Pero garantiza la libertad de cultos.

Establece los tres poderes de la nación (Judicial, legislativo, y ejecutivo)

Habilita la aprobación de las constituciones provinciales por el congreso nacional

Y el juicio político a las provincias en la misma institución.

Faculta al ejecutivo para dictar estado de sitio y la intervención federal.

Asegura los derechos civiles de la población.

Establece Buenos Aires como sede central del gobierno

Participan y aprueban todas las provincias, menos Buenos Aires

Federales Gobierno provisorio/ Tendencias conservadoras Gobernación desde Buenos Aires, con la suma del poder público.

Suspende el cumplimiento de la constitución

Alianza de caudillos provinciales

Centralismo porteño

Guerra civil y derrota ante los unitarios

Unitarios Estado liberal moderno Reclaman el cumplimiento de la constitución

Guerra civil y victoria contra los federales

Centralismo porteño

A diferencia de los ingleses, acá no hubo un monarca con demasiado poder. Hubo la lucha por el control del gobierno de la capital. No sin murga.

Hacia finales del S. XIX, el debate derecha/izquierda cambió de enfoques. Buenos aires se impuso al resto del país. Y desde la capital, empezó la discusión entre Liberales y Conservadores criollos. El debate fue transversal a la guerra civil entre Federales y Unitarios. Porque el puerto era el premio. Por supuesto. Y no rendía cuentas a nadie.

Y porque no alcanzaba con ganar la capital. Había que mantenerla. Quedaron obligados a pensar y ejecutar un plan para el resto del país. Y bancarlo con la guita del estado. Los dos lados estaban condenados al éxito. Ganaron los unitarios. Ampliaremos más adelante.

Repartir y recaudar

El partido unitario estaba compuesto por dos tendencias. Los conservadores, profundamente oligárquicos. Y los liberales, modernistas en política y economía. Unos subieron al poder por ascensor. Los otros por escalera. Ambos restauraron la constitución
de 1853.

Los liberales actualizaron el país. No sin contradicciones internas y externas. Sarmiento adoptó y adaptó el modelo estadounidense a nuestro país. Expandir la educación pública fue su piedra de toque. La idea fue enseñar para modernizar. Y modernizar para estimular el crecimiento.

Una de sus metas fue el “desarrollo farmer”: formar granjeros instruidos. Integrados al mercado. Tipo familia ingalls. Más acá o allá si Sarmiento fue o no mata gauchos, el ala conservadora se opuso al reparto de tierras para el proyecto. El “mingo” (Sarmiento, obvio… ¿esperaban a Cavallo?) murió despotricando contra los terratenientes.

Acá había mucho analfabeto. Era necesario educar. Pero la modernización siempre fue consecuencia del desarrollo. Y no al revés.
No hubo educación técnica. Cabía aprovechar recursos existentes. No solo traer algunos inmigrantes. Quedamos en progreso cosmético.

En los papeles, hubo: apertura al mundo, tres poderes fuertes, el amplio consenso del interior, y un estado que
cubría las necesidades básicas: salud, justicia, seguridad, y educación. Gratuitas y de calidad, para todos. Inclusive para los inmigrantes. (“para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres de buena voluntad que deseen habitar el suelo argentino”… el preámbulo, ¿se acuerdan?)

Al punto, un dato: el país de 1870 – 1880 era algo más chico que ahora. Se cuenta que la federación descubrió y anexó las Malvinas. (Según el historiador Mario O´ Donell) Pero la Patagonia no existía tal cual. ¿Cómo habrán hecho?

Hubo recambio de autoridades. Su jugada más fuerte fue la campaña del desierto. Financiada por inversores. Victoria política y militar. De Avellaneda. Y de Roca. Ya vimos detalles en otra parte.

En paralelo, el comercio exterior inglés demandó algodón y lanas. Para llevar en los barcos a vapor. Hasta las lanzaderas mecánicas de Manchester. Decayó la industria de la carne. Creció el mercado ovino. Importaron alambre. Cercaron los campos. Hubo éxodo del campo a la ciudad. Quien no pudo vivir en la capital, quedó en el conurbano de cada provincia. Empezó el tendido de vías. Y muchos buscaron trabajo ahí.

El estado legisló y garantizó definitivamente el tema tierras. Consiguió nuevas provincias. Aparecieron: Al norte, Chaco, Formosa y Misiones; Al centro: Neuquén y La Pampa. Al sur: Rio Negro, Chubut, Santa Cruz, y más adelante, Tierra Del Fuego.

Estimuló la economía de frontera ahí. Agregó terrenos fiscales.
Para repartir y recaudar. Luego llegaron los trenes ingleses hasta allá. El resto es historia.

Sangre azul

A partir de esta historia, queda consolidada nuestra oligarquía. Es la cima de nuestra clase alta. Compuesta por: terratenientes y capitanes de la industria. Por lo general, pertenecen a la Sociedad Rural Argentina (SRA) y la UIA (unión industrial argentina) Los empresarios y banqueros grandes entraron al grupo a principios del siglo pasado. No sin la cuota al día del Jockey Club Argentino. Y el club del progreso.

Sus códigos de conducta más tradicionales presentaban resabios medievales. Pero como no eran de sangre azul, se inventaron un pasado noble. La mamá de Rosas decía ser descendiente de nobles. Lo mismo la familia Anchorena, y así una docena de familias que tenían la manija.

Algunos de sus antepasados fueron pulperos. Y no estaban mal vistos. Porque ahí empezaban a relacionarse. Y ascender en la escala alimentaria. A medida que creció el negocio, algunos fueron prestamistas. Obtuvieron propiedades por invertir en grandes extensiones de campo. Que todavía conservan.

Ahora, tecnifican un poco la ganadería. Por medio de la vacunación del ganado establecida por el senasa y los feed – lots. La agricultura es a través de las semillas transgénicas, las cosechadoras
y las bolsas – silo.

Las derechas argentinas – orgánicas e inorgánicas – vinieron mayormente de este grupo. Durante el siglo diecinueve y veinte, tuvieron idas y vueltas.

Nos vemos en la segunda parte…

Anuncios

Idea para un hashtag : #Argentina2019fácil

Guarda con la blableta y la shomeria rantifusa. Esta es la posta. Para el oficialismo, esto es el “mal del pato rengo”.
Porque el poder se escurre. El mandato se agota. Sobre el final del ciclo, nadie se fía de quien está en el trono. Las buenas intenciones, no facturan.
Y mientras eso pasa, sus propios socios piensan en su propio futuro. Hay serrucho. Y ganitas de subir en la escala alimenticia. (santa rosca de las internas, ora pro nos)

La única salida para el que ya está, es conseguir la reelección. Para que bailen todos -una vez mas – al ritmo de la banda. (banda presidencial)
Y para la oposición: hay que salir a seducir al descontento. (santa grieta, ora pro nos) Y ya cuando subamos, veamos.

Votos son amores. Ande el país caliente… y ríase la gente.

Raúl Alfonsín: Auge y caída del caballero de la Republica – segunda parte

Plan PAN – Pollos de Mazzorin – Congreso Pedagógico – Nueva ley de salud pública – Plan PNA – Nueva ley de divorcio – Pacto de Olivos – reforma constitucional de 1994

Al día de hoy, RRA es recordado y querido por la transición democrática. Sin embargo, hubo varios paquetes de medidas durante el Alfonsinato. Algunos cayeron. Otros quedaron. Pasen y vean.

¿Se comió, se educó y se curó?

Una frase memorable de RRA fue “Con la democracia
se come, se educa y se cura.”
Es imposible estar en desacuerdo con esta afirmación. Veamos si se cumplió. Nos salteamos lo de votar, porque ya quedó hecho. Y todavía seguimos votando.

¿Se comía? – Plan alimentario nacional (PAN)

A los 40 días de asumir, la gestión lanzó el “Plan alimentario nacional”. Era una promesa de campaña. El proyecto de ley entró al congreso en diciembre de 1983. La sanción definitiva fue el 19 de diciembre de 1984.

Desde el ministerio de salud y acción social, distribuyeron una canasta básica de alimentos gratuita, dirigida a los sectores de más bajos recursos. La repartían en las escuelas. Una vez al mes.

El plan era una medida de emergencia. La idea era mantenerlo por dos años. Pero la baja fue poco antes del pacto de Olivos. Tomaron datos del censo habitacional de 1980, y estadísticas provinciales. Cada caja costaba 11 dólares de la época.

Dirigieron el PAN: El ministro de salud Aldo Neri,
Enrique “Coti” Nosiglia, subsecretario de salud y acción social; y Fernando Alfonsín, vicepresidente del plan y hermano de RRA. El primer reparto fue en abril de 1984. Llegó a varias localidades del conurbano bonaerense, Misiones y Santiago del Estero. Costó 2.700 millones de australes. La mayor cantidad fue 1.400.000 cajas. En promedio, hubo 1.200.000 cajas por mes.

La guita salió directo del Tesoro Nacional. El PAN costaba menos que los planes del FONAVI y otras ayudas sociales. Al punto, las primeras 800 mil cajas contenían esto.

  • Un kilo de porotos
  • Un kilo de arroz o de fideos
  • Dos kilos de harina de trigo
  • Un kilo de leche en polvo
  • Dos litros de aceite comestible
  • Ocasionalmente, conserva de carne vacuna (Corned Beef)

Durante el debate legislativo, el PJ consiguió participar de la movida. Vivos como el hambre, supieron que el PAN era un arma política potente. No iban a dejársela a la UCR. Al día de hoy, los radicales reconocen que hubo
clientelismo en el reparto. Radichas y perucas aprovecharon las cajas para resolver internas. Fea la actitud.

¿Se comía? – Los pollos de Mazzorin

En 1987 había crisis. Los frigoríficos locales estaban especulando con los precios. Querían que subieran. Hubo un cierre patronal, para presionar contra el estado.

El secretario de comercio interior de turno se llamaba Ricardo Mazzorin. (Todavía vive) Al tanto de la situación, decidió importar pollos desde Brasil, Venezuela y Hungría. Fueron unas 38.0000 toneladas. La intención era traer carne más barata, para mejorar las condiciones del mercado. (La gente siempre sigue la “regla de las 3B”: Bueno, bonito y barato.) Los precios bajaron al inicio de la medida.

Por orden de Mazzorin, importaron 500 toneladas de pollo húngaro. Esta compra salió cerca de 50 millones de dólares. Las depositaron en los frigoríficos La Plata y Platense. La empresa Frigoríficos Avícola S.A compró esa partida. Para revender, por supuesto.

La cagada fue que hubo 303 toneladas que se pudrieron. El SENASA (servicio de sanidad animal, del estado) las revisó antes que salieran a la venta. Declaró que esa cantidad no estaba buena. Hubo 197 toneladas que se salvaron. Avícola tomó medidas. Lo que estaba bueno, fue a las carnicerías.

Hubo una comisión de diputados, dirigida por Alberto Pierri (PJ) y Alberto Albamonte. (UCD) Ahí se dedicaron a demoler con prolijidad al señor secretario. Se cuenta que Albamonte andaba con un pollo de plástico bajo el brazo. Para las fotos, supongo.

La patronal hizo campaña de prensa contra Mazzorin. Se decía que los pollos eran de Chernobyl; se decía que los estaban tirando al cinturón ecológico; se decían muchas estupideces. Había que embarrar la cancha.

Avícola S.A. hizo juicio contra el estado. Para ellos, hubo omisión dolosa. Se les chispoteó a estado que la mercadería llevaba 15 meses de envasado. Estaban cerca del límite de 18 meses, donde dejaba de ser apta para el consumo humano.

Avícola acusó al PEN por incumplimiento del contrato. Obtuvo fallos favorables de primera y segunda instancia en la cámara comercial. Sentenciaron al estado a pagar daños y perjuicios. El ministerio de economía interpuso un recurso de amparo. El caso fue a la Corte Suprema.

Yo me acuerdo que había un chiste muy corriente: “Esto está más podrido que los pollos de Mazzorin”. Por el escándalo, el señor secretario presentó la renuncia en 1988. Se la aceptaron y se fue a su casa.

Ya en 1999, Los supremos fallaron a favor del estado. Para ellos, Avícola no era un “comprador profano”. Debieron fijarse en la fecha de vencimiento. Los pollos podridos, los vendieron a precio bajo. Supongo que para sacudírselos de encima.

Actualmente, Mazzorin es miembro del “Club Político”. Es un grupo de intelectuales que brinda cierto apoyo crítico a la presidencia del frente “Cambiemos”. Habría que revisar si cobra la dichosa “jubilación de privilegio”, que se paga a cualquier ex funcionario público de rango alto y medio.

¿Se educó? – Congreso pedagógico 1988

Entre 1984 y 1988 hubo una movida para un congreso pedagógico luego de mucho. Lo convocaron por ley 23.114. El congreso la sacó con fritas. El regreso a la democracia dio para revisar y actualizar los programas por el cambio de régimen de época.

Vayamos por una perlita; se lo llamó “segundo congreso pedagógico”, cuando en verdad era el tercero. Fue una consecuencia de la ley 1420, dictada por Sarmiento. El primero había sido en 1888, y el segundo fue en 1900.

El congreso puso negro sobre blanco el predominio de la iglesia en el sector educativo. Al inicio del proyecto, el episcopado argentino restó importancia a los docentes. Sin embargo, vieron que la cosa iba bien en serio. Y se despertaron de la siesta.

Se cuenta que alguien propuso hacer un “congreso pedagógico radical”. Para hacer contra a los curas. Pero al final, hubo apertura y dialogo. Se cuenta que hubo asambleas en las escuelas de todo el país.

La novedad histórica de 1988 fue que no volvió el debate por “laica o libre”. Fortaleció al sistema estatal. El congreso sirvió para actualizar los usos de la educación como arma política. El Plan nacional de alfabetización (PNA) corrió paralelo con esta iniciativa.

Entre las conclusiones, hubo consenso para empezar a descentralizar el área. La intención no era ceder espacios a la educación privada, sino optimizar el sistema público.

Para reorganizar la cosa y recortar gastos, hubo la iniciativa de transferir a las provincias los jardines de infantes. Esta medida quedó en el freezer. Menem la cumplió. Como el culo. Pero la cumplió.

El resto del sistema quedó relativamente igual. Quizás varios intelectuales y algunos maestros quedaron contentos. Hemos hablado del panorama en las entradas de “que sabe nadie”. Hasta ahora, no volvieron a llamar a un nuevo congreso.

¿Se educó? – Plan nacional de alfabetización (PNA)

Entre el 30 de julio y el 28 de diciembre de 1984, el ministerio de educación lanzó el plan nacional de alfabetización. (PNA)

Era un programa de educación para adultos. Lo diseñaron en base a una iniciativa del breve gobierno de Arturo Umberto Illia. (1900 – 1983)

El PNA publicó cuadernillos para enseñar leer, escribir, sumar, restar, multiplicar dividir. El ministerio envió varios cientos de docentes voluntarios del partido a las zonas más atrasadas del país. Al punto, nos conviene saber cifras de la época.

Estoy tomando datos oficiales del PNA, que saqué de un documento oficial publicado en la red. Este saqueo me convierte en un “gato del plan”, pero con bastante retroactividad. Todos los cálculos se hicieron con base a los datos del censo de 1980.

Tabla 1 – Total de analfabetismo en el país entre 1970 – 1980

Año Población Total de analfabetos absolutos Porcentaje de analfabetos absolutos
1970 16.530.924 1.225.746 7,47
1980 19.466.678 1.184.964 6,1

Tabla 2 – porcentajes de analfabetismo según zona geográfica y género en 1970

Zona Varones mujeres
Capital Federal 1,8 3,3
Buenos Aires 4,2 5,8
Gran Buenos Aires 3,7 5,9
Demás partidos 5,2 5,5
Catamarca 8,6 10,4
Córdoba 6.7 7,4
Corrientes 15,8 20,9
Chaco 18 24
Chubut 10,3 13,3
Entre Ríos 10,s 10,4
Formosa 14,9 22,5
Jujuy 12,6 23,9
La Pampa 8,5 8,8
La Rioja 8,1 10,5
Mendoza 8,6 10,2
Misiones 13,6 19,5
Neuquén 13 16,9
Rio Negro 13,4 15,7
Salta 12,7 19,2
San Juan 8,6 9,1
San Luis 9,2 7,6
Santa fe 5,4 6,4
Santiago del estero 13,8 19,7
Tierra del fuego 2,8 4
Tucumán 11,3 11,2

Tabla 3 – porcentajes de analfabetismo según zona geográfica y género en 1980

Zona varones mujeres
Capital Federal 1 1,9
Buenos Aires 3,7 4,3
Gran Buenos Aires 3,1 4,7
Demás partidos 4,7 4,l
Catamarca 8,1 9
Córdoba 5,6 5,5
Corrientes 15,3 16,7
Chaco 15,7 19,7
Chubut 7,4 9,1
Entre Ríos 8,9 7.7
Formosa 11,3 16,1
Jujuy 8,2 18,5
La Pampa 7 6,5
La Rioja 7,2 6,6
Mendoza 11,2 7,8
Misiones 9,4 14,7
Neuquén 9,5 11
Rio Negro 10 14,7
Salta 8,3 7,3
San Juan 9,1 7,1
San Luis 3,7 4,7
Santa fe 5,9 6,,3
Santiago del estero 12,4 15,4
Tierra del fuego 2,2 2,8
Tucumán 9,4 8,8

De por sí, el trasfondo histórico de este tema es jodido. Para empezar, no es gratis que el anagrama de “argentino” es “ignorante”. Las cifras entre 1970 y 1980 no nacieron de un repollo.

El efecto de las crisis acumuladas hizo pelota la educación pública. Pero lo peor de todo fue la falta de acceso y de oportunidades. Al punto, hubo generaciones completas con evasión y deserción escolar. Porque en muchos millones de familias hubo que comer antes que estudiar. O zafar. Como sea.

Agreguemos más contexto: En los 50s, UNESCO lanzó una iniciativa regional para América latina por el tema. Interpretaban que la base del problema del subdesarrollo eran los problemas de la educación. En especial, el problema del analfabetismo. (Me sospecho que todavía sigue siendo así. Habría que ver cómo andan los indicadores de este año)

Argentina se prendió a la movida. Por decreto Nº2.308, RRA creó la Comisión Nacional de Alfabetización Funcional y Educación Permanente (CONAFEP) dependiente del ministerio. Quedó a cargo de Nélida Baigorria, docente e investigadora. Hubo fusión entre la CONAFEP y la DINEA (dirección nacional de educación de adultos) Finalmente, la comisión dirigió el PNA. Y el resto también.

El plan era una medida de emergencia. La meta fue detectar y erradicar el analfabetismo en los barrios, intendencias, partidos, departamentos y provincias de todo el país. Para entrar, había que anotarse con la CONAFEP. Hubo 106 convenios firmados.

Se cuenta que la educación para adultos siempre recarga las necesidades e intereses de los alumnos. La diferencia con la educación para chicos, es que la  gente grande se hace más responsable de los contenidos que le enseñan y aprende.
Antes, durante, y después de clases.

Los chicos reciben lecciones de lengua, geografía, historia, matemática, música y dibujo. A medida que crecen y encuentran su propia vocación,usan lo que les resulta más útil. Y lo demás queda como cultura general. O se olvida.

Las provincias de “La liga” les cerraron las puertas. Carlos Juárez, gobernador de Santiago del Estero, rechazó el PNA. Carlos Saúl Menem, gobernador de La Rioja, también rebotó al PNA. Los peronistas sospechaban segundas intenciones. Es decir, alfabetizar y en paralelo adoctrinar.

Se dice que hubo bajada de línea. Con un discurso de unidad nacional. Funcional a la predica de la UCR. Apuntaban a explicar el sistema republicano. La intención era que la democracia republicana quedara como estilo de vida. Pero como dice el adagio: “las buenas intenciones no se facturan”

Se cuenta que las “cartillas de unidad nacional” para lengua incluían: una foto, una frase, y una palabra clave. Luego venían el deletreo, los juegos de silabas y el armado de oraciones.

Ejemplo: Foto de un desfile militar. Con la frase “Las Fuerzas armadas están para la defensa y protección de la nación y sus ciudadanos”. Y el término “fuerzas” como la palabra clave. Y así empezar desde el básico “Fa – Fe – Fi – Fo – Fu”, y avanzar hasta “Farías Fue a la Feria”, “Fuimos a la Función”, “Fernanda Fuma”, etc.

Se dice que el PNA nunca actualizó contenidos. Entonces, su discurso quedó en falsa escuadra. Mientras tanto: se pinchaba la economía, los milicos se pintaban la jeta, había huelga seguido, y el resto era una bolsa de gatos.

Los pobres no sabrían leer ni hacer cuentas, pero tenían ojos: las villas eran cada vez más grandes; la caja PAN la daban los punteros; si querían estar en la lista, tenían que ir al acto radical, o marchar en la huelga peronista. Según la unidad básica o el comité más cercano.

La liga lanzó su propia versión del PNA. El plan CREAR. Con el justificativo de la justicia social, y el respeto por los conocimientos intuitivos del adulto. Hicieron lo mismo que criticaban.

El PNA recibió un premio internacional en Francia. La educación… bien, gracias.

¿Se curaba? – Nueva ley de salud pública

El ministro de salud Aldo Neri (Si, el del PAN) tuvo un rico quilombo con las dos CGT. A partir de dos proyectos de ley para reformar el régimen de las obras sociales. En términos técnicos, hubo dos grandes metas: descentralizar el sistema.
Y que cada mutual fuese autárquica.

Al punto, necesitamos contexto. Entre los 40s y los 70s, las obras sociales argentinas nacieron peronistas. Administradas por los gremios, y financiadas con los aportes jubilatorios. Con monitoreo del estado. Por su armado, alcanzaron un nivel masivo de cobertura.

Al punto, quedaron extra oficialmente como organismos semi públicos, en una zona gris que permitió a los sindicatos acumular fondos e influencia política en el sector. (Busquen “Caso Zanola” en la segunda parte de “combatiendo…”)

En los 80s empezó a notarse el déficit fiscal. Abreviando: Había que amputarle algo al paciente, para salvarle la vida. El debate del tema empezó en 1983, pero llegó al congreso más tarde. Por medio de los proyectos 23.660 y 23.661.

El primer paquete de medidas mandaba crear el sistema nacional de obras sociales (SNSS) Controlado por el Ministerio de salud. A través de un nuevo organismo, colegiado y autárquico: la Administración nacional de seguro de salud (ANSSAL) Formada por un director puesto por el PEN, representantes provinciales, sindicales, y de los prestadores privados.

Entre los atributos del ANSSAL, estaban: El registro nacional de prestadores, para trabajar dentro del sistema; y un par de consejos de asesores, para medidas administrativas y ejecutivas.

El financiamiento del SNSS iba a ser por la ley de obras sociales; y un fondo solidario compuesto por aportes del tesoro nacional, más algunos mecanismos de recaudaciones nacionales y locales. (reintegros, devoluciones de préstamos, etc.)

El segundo proyecto mandaba crear el seguro nacional de salud. Dentro del nuevo sistema. Agrandaba la cobertura del sistema preexistente; para atender afiliados, desocupados e indigentes.

Las dos cámaras aprobaron la reforma con modificaciones en diciembre de 1988. Pero quedó cajoneada por años. En parte, por la crisis económica. En parte, por el legítimo recambio de nuestras autoridades. La reglamentaron en 1993. Rápidos para los mandados, ¿eh?

Las nuevas leyes sacaban las obras sociales a los sindicatos. Para pasarlas a las provincias. La CGT y el PJ intervinieron. Sin embargo, hubo un defecto de origen. El SNSS reemplazaba la burocracia sindical por la estatal. Cuando por fin salió la sanción, habían crecido las prepagas. Y el seguro de salud quedó obsoleto.

Aldo Neri escribió unas notas de prensa en defensa de su proyecto. Salieron en “La Nación”. Igual, las buenas intenciones no se facturan.

Otros temas

En paralelo con el capítulo militar (juicio a las juntas, carapintadas, leyes de perdón, etc.) y la crisis económica (plan grispun, plan austral, etc.) hubo otros temas en la agenda política del Alfonsinato.

Habrán notado que en algunos asuntos hubo quorum. Más arriba contamos las experiencias del congreso pedagógico y el PAN. A continuación, hablaremos de otros paquetes de medidas. Pasen y vean.

Otros temas: Reforma de la Ley de divorcio vincular

Mucho antes del estado nacional argentino, la iglesia católica tuvo el monopolio sobre el matrimonio y el divorcio. Los curas autorizaban a las parejas a separarse. Asumo que bajo ciertas condiciones, y luego de examinar la evidencia. Pero prohibían casarse de vuelta.

La primera ley civil de divorcio vincular fue en 1888. Era una versión “laica” de la ley canónica. La diferencia con las normas religiosas fue que el estado quedó como árbitro del cumplimiento del contrato nupcial,y de la separación.

La ley 2393 habilitaba causales de divorcio. Las principales eran el adulterio y el abandono del hogar. Supongo que había que declarar ante un juez. No habilitaba casarse de vuelta.

La patria potestad de los hijos quedaba en el varón, cabeza de familia. Los bienes, quedaban a favor del ex esposo. Habrá que preguntarle a un especialista si “el canuto, por las dudas” viene desde aquellas épocas hasta ahora.

El primer peronato reformó el asunto. En 1954, habilitó las “segundas nauseas”. Dice la leyenda gorila: JDP estaba separado (o más bien, viudo) de una primera esposa. De modo que lanzó la ley 14.394 para casarse con Evita. Se casaron, obvio. Al año siguiente, la “Libertadora” bochó la ley.

Más adelante, en 1968, salió la ley 17.711. Por iniciativa de Guillermo Borda, (1914 – 2002) ministro del interior de Ongania. Hubo una reforma del código civil. Estableció el divorcio de común acuerdo. Mandó que el patrimonio quedara como un bien común. Habilitó que las mujeres reclamaran su parte. Borda y Ongania fueron “los feministas menos pensados”, mucho antes que macri.

Finalmente, llegamos hasta el 12 de junio de 1987: El congreso aprobó la ley 23.515. Los diputados José Bieliki (UCR) y Néstor Perl (PJ) escribieron y presentaron el proyecto. Retomaron la ley del 1954. Lo central de la reforma de 1987 fue que cambiaron algunas condiciones
para divorciarse.

  • Quedo habilitado el divorcio para los separados de hecho, sin necesidad de acuerdo mutuo.
  • Las parejas con dos años de separación, quedaron habilitadas para divorciarse. Pero no podían casarse de vuelta.
  • Las que tenían más de tres tuvieron mejor suerte: quedaron para ir al mazo, mezclar, cortar y dar de vuelta.
  • Lo mismo para los divorcios culposos. Es decir: a partir del abandono de persona, los cuernos, la violencia de género y demás delicias conyugales.

Mucha gente separada y con nueva pareja, blanqueó su situación. Hubo resistencia del episcopado argentino. Amagaron a excomulgar a quienes aprobaran el proyecto. Hubo efecto “bola de nieve”; el cruce trascendió el tema puntual. El debate derivó hacia la discusión del rol de la iglesia en la dictadura. No hubo “Mea culpa” de los curas. Pero suspendieron la medida. Demos gracias a Dios.

Otros temas: Tratado del Beagle

Ubicado en el real orto del planeta, el muy austral y helado canal de Beagle queda al sur de Tierra Del Fuego. Exactamente, es un paso marítimo natural entre el Atlántico y el Pacifico. (El canal de Panamá sirve para lo mismo. Y el estrecho de Magallanes) Obviamente, tiene importancia estratégica para cuestiones de defensa y comercio
internacional.

Desde 1811 hasta el siglo pasado, hubo varios conflictos de límites entre Argentina y  Chile. La mayoría quedaron resueltos. Al punto, la discusión que le tocó a RRA fue por las islas Picton, Lennox, y un grupo de islotes en el canal.

Durante el proceso, hubo hipótesis de guerra para la zona. Los milicos argentinos estaban enojados por unos mapas  donde el Beagle figuraba como chileno.

Acá viene la parte que la iglesia metió la cola: En 1978, el cardenal Antonio Samoré (1905 – 1983) negoció por argentina la mediación del Vaticano para resolver la diferencia. Por inercia de las costumbres, las dictaduras Argentina y Chilena dieron cristiano y occidental consenso para acatar el laudo y el veredicto.

Hubo un plan para recuperar las Fucklands, y desde ahí avanzar hasta el canal. Pero la posición argentina en la zona quedó débil. No olvidemos el fiasco de Malvinas.

La guerra había terminado. Pero el trauma, no. Y la mayoría dio vuelta la cara cuando un ex combatiente pidió ayuda. Algunos veteranos se suicidaron. Otros, hicieron de tripas corazón. Y crearon las organizaciones de apoyo que hoy conocemos.

Juan Pablo II decidió a favor de Chile. Pero el caso no cerró del todo. Los milicos habían cajoneado el acuerdo. Así que, les tocó poner el gancho a las nuevas autoridades. En 1987, hubo la segunda visita papal al país. La iglesia argentina se puso al repalo. (No, no fue por la pedofilia… fue otro tema) Más allá del circo, el “constructor de puentes” llegó con el tratado bajo el brazo. Por segunda vez.

Todos sabemos que cancillería depende del ejecutivo. Tiene voz y voto para manejar la agenda diplomática. No todos saben que cancillería está obligada por ley a informar al congreso, para que sus medidas queden soberanas o no.

Los radicales sabían bien que con el senado en contra, había pocas chances de aprobar el tratado. Lo primero que hicieron desde el PEN fue darle difusión al asunto. No todo el mundo estaba enterado de este conflicto. Lo de Malvinas tuvo mucho más rating. En paralelo, abrieron el debate sobre la cuestión. Y para resolver, el PEN llamó a un referéndum no vinculante para decidir el tema.

La consulta fue en todo el país. Hubo campañas a favor y en contra de ceder el Beagle. El peronismo representaba el “NO“. Técnicamente, la medida era dictar un recurso de amparo en la suprema corte. Para no innovar. Y dejar la sentencia en suspenso. Con opción de llevar el asunto a otros lugares. (Debate en la OEA, en la ONU, juicio en la corte de La Haya, etc.)

Pero en la política doméstica, más pesaba el disgusto con la UCR porque los estaban puenteando en el congreso. “León – O” fue vocero del PJ. (Víctor Leónidas Saadí; Senador por Catamarca, y miembro fundador de “la liga”) Político de la vieja escuela, recurrió a los trucos del estilo parlamentario para debatir en la tele. Puso fichas en la soberanía nacional.

El canciller Dante Caputo tenía a favor el aparato del gobierno. Representaba el “SI”. Técnicamente, había que resolver una cuestión de estado. Cayera quien cayera. Compartir el Beagle no solo era hacer las paces con Chile; implicaba tener a la iglesia de amiga. Dentro y fuera. Para conseguir palanca con otros países. Por el detalle de la deuda externa, por caso.

El canciller sostuvo la importancia de pacificar y unir la región. Su punto principal fue definir el asunto como un conflicto evitable. Hubo un acto radical a favor de la iniciativa oficial en la cancha de Ferro, en capital. RRA fue orador.

Al cierre de las campañas, hubo un debate televisivo. Lo emitió canal 13. Moderado por Bernardo Neustad. Hizo 30 puntos de rating. El sistema de medios no era el actual. Había cinco canales de tele, y bastante poco para ver.

Durante la discusión, Caputo esquivó provocaciones y chicanas de Saadi. Ante las evasivas, “león – o” se puso nervioso. Para su mal, lo hicieron quedar en evidencia como un viejo ridículo, enojado con el oficialismo. Por motivos poco claros. El detalle de la soberania resultaba vago para las muchedumbres. Hubo un profundo problema de comunicación. Saadi se concentró en vencer a un rival. Y se olvido de ganarse a la hinchada.

Finalmente, se votó en las escuelas. (Data inútil: aquella vez debuté en un cuarto oscuro. Voté a favor del tratado) Ganó el “si”. Corte, y a positivar. Caputo quedó como un héroe diplomático.

Si repasamos un poco, el tema estaba resuelto. Más allá o más aquí de la iglesia y la dictadura. No había necesidad de hacer circo. Cabia negociar en el congreso.

La consulta fue al pedo. Pero… ¿para que el show? Fácil: fue una demostración de fuerza del radicalismo. Era un tema en la agenda compartida por nosotros y Chile. No era el más urgente o importante para Argentina. Interesaba mucho más en Chile.

Mientras tanto, la economía del país estaba en problemas. Pero estábamos mirando otro canal. Justamente, el Beagle.

Otros temas: Reforma Sindical – Ley Mucci

Fue un proyecto de ley radical. Ordenaba la normalización del sindicalismo. Había cúpula con mandatos provisorios y prorrogados. Va tablita de datos.

Periodos Situación
1955 a 1970 Intervención militar

Fracturas internas

1970 a 1976 Comicios internos discontinuos

Fracturas internas

1970 a 1984 Intervención militar

Fracturas internas

Autoridades provisorias

La ley mandaba confeccionar y actualizar padrones, armar listas, y llamar a nuevas elecciones internas en los gremios y federaciones. Entre las sedes de Azopardo y Brasil, hubo 1537 sindicatos sin autoridades legítimas y personería trucha.

Durante el debate parlamentario, hubo un hecho curioso: Los dirigentes jóvenes de la Mesa Coordinadora Radical les recordaron “el pacto” a las dos CGT. Fue con un simpático cantito. “Se va a acabar/se va a acabar/la dedocracia sindical”.

El peronismo lo bochó en el senado.

Otros temas: Pacto de Olivos – Reforma constitucional de 1994

Advertencia: Esta sección la dividimos en cuatro partes. “El pacto”, “La asamblea”, “La reforma”, y “Las consecuencias”. Los eventos se salen de la cronología del Alfonsinato. Pero en todos los episodios hubo la mano del ex presidente. Por eso los incluimos acá.

El pacto

El año fue 1989. Menem había ganado las elecciones. Hizo una rica campaña. Sedujo a todos, con un discurso tribunero y paseos en menemovil. (“Síganme, que no los voy a defraudar”… no sé si alguno se acuerda)

Alfonsín había renunciado. El turco había salido de vacaciones. Cuentan que quería irse a las Bahamas o Aruba. Estaba agotado. La UCR mandó emisarios al entorno. También le hincharon las pelotas por teléfono.

Menem regresó. Medio a regañadientes, pero volvió. De todas formas, tenía que asumir. Su precio por gobernar antes de tiempo fue el “Pacto de Olivos”. Menem se cobró el favor en 1994.

La reforma

RRA no negoció el pacto con las manos vacías. Necesitaba palanca. Consultó el tema con “la liga” y los gobernadores radicales.

Le dieron luz verde. Ordenó a los asesores del consejo para la consolidación de la democracia (CCD) trabajaron una agenda institucional para reformar la constitución: Veamos algunos temas.

  • Reforma del sistema comicial; Derogar el colegio electoral. Actualizar los padrones, agilizar el recuento de votos. Y el control de las elecciones.
  • Promover la igualdad de derechos y oportunidades para las mujeres. Por medio de un cupo femenino obligatorio del 35 % en el estado.
  • Promover la ecología; por medio de leyes y regulaciones para controlar el impacto ambiental, etc.
  • Declarar a la capital federal como ciudad autónoma; para que recaude sus propios tributos, tenga autoridades locales, y aporte a la coparticipación federal.

Se cuenta que varios puntos de esta agenda ya estaban en los círculos profesionales y las facultades de derecho. Hacía ya largo rato. Aprovecharon la oportunidad para tirar el carpetazo. Y tuvieron buena suerte. No fue enseguida, pero tuvieron buena suerte.


La Asamblea

Hubo la asamblea constituyente. Fue en 1994. En Paraná, provincia de Entre Ríos. Por supuesto, participó el grueso del arco político: El mismísimo Alfonsín fue el principal interesado.

Estuvieron Storani padre e hijo; Stubrin padre e hijo; Eduardo Menem, senador por la rioja y hermano del presidente; Eduardo Duhalde – vicepresidente de la nación – y esposa, Alsogaray padre e hija, Albamonte, los hermanos Rodríguez Saa, Saadi padre e hijo, y otros dirigentes de carrera.

Entre los convencionales, hubo “joyitas” del primer Menemato. Ramón “Palito” Ortega, artista y productor artístico. Ex gobernador tucumano. Senador por Tucumán por el PJ. Carlos “Lole” Reutemann, ex automovilista. Gobernador de Santa Fe por el PJ.

Quizás el más pintoresco fue el teniente coronel retirado Aldo Rico – titular del Movimiento por la dignidad y la independencia/MODIN – por entonces, intendente de la localidad bonaerense de San Miguel.

Un 80 % del original quedó sin modificar. Pero gracias al pacto de olivos, entraron varias novedades legales y técnicas al texto. Algunas quedaron al toque. Otras, tardaron años. Al final, todas quedaron cumplidas en la actualidad. Mencionemos un puñado de aquellos logros.

  • Elección directa de presidente y vice por sistema de doble vuelta: Derogaron el colegio electoral. Instituyeron el ballotage solo en caso que los candidatos no consiguieran la mitad más uno de los votos.
  • Mandato de cuatro años para la presidencia. En lugar de seis. Y la opción de una reelección consecutiva
    para el presidente en ejercicio.
  • El ministerio de gabinete: organismo del PEN, a cargo de un “primer ministro”. Su función principal es coordinar tareas entre todas las áreas del ejecutivo. Está para informar al parlamento sobre las medidas de gobierno. Y presentarse ante la corte suprema, como representante del estado.
  • Los Decretos de necesidad y urgencia (DNU): instrumentos legales a favor del PEN, para resolver temas calientes. Valen con acuerdo posterior del senado.
  • El “dos por uno” parlamentario: Se siguió con el sistema D´Hont. Pero a cada partido se le asigna ahora tres bancas. Dos por la mayoría, y una por la minoría.
  • Consejo de la magistratura: Organismo colegiado. Diseñado para monitorear, nombrar y remover jueces federales. Compuesto por legisladores, académicos,

Una novedad fue que unos tratados y acuerdos internacionales adquirieron rango constitucional. Los más viejos eran de 1948, 1966, 1968 y 1969. Venían reconocidos por la poca democracia de los 60s/70s. (Frondizi, Illia, Campora, etc.)

Por supuesto, las dictaduras que tumbaron aquellos gobiernos (Ongania, Lanusse, Videla, etc) se cagaron olímpicamente en el asunto. Detalles sórdidos, a continuación.

  • Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre: Aprobada en la IX Conferencia Internacional Americana, en Bogotá, Colombia, 1948.
  • Declaración Universal de Derechos Humanos: Adoptada y proclamada por la resolución 217 A (III) de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948.
  • Convención Americana sobre Derechos Humanos: Suscripta en San José, Costa Rica, el 22 de noviembre de 1969. Ratificada por Ley Nacional Nº 23054.
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales: Suscripto en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, el 19 de diciembre de 1966. Ratificado por la República Argentina por Ley Nacional Nº 23313.
  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos: Suscripto en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, el 19 de diciembre de 1966. Ratificado por Ley Nacional Nº 23313.
  • Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio: Aprobada por la III Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1948. Ratificada por Decreto PEN Nº 6286/1956.
  • Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial: Suscripta en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, el 13 de julio de 1967. Ratificada por Ley Nacional Nº 17722.
  • Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer: Aprobada por resolución 34/180 de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 18 de diciembre de 1979. Suscripta por la República Argentina el 17 de julio de 1980 y ratificada por Ley Nacional Nº 23179.
  • Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes: Adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1984, y aprobada por Ley Nacional Nº 23338.
  • Convención sobre los Derechos del Niño: Adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos de América, el 20 de noviembre de 1989. Aprobada por Ley Nacional Nº 23849.
  • Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas: Aprobada durante la 24a. Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, el 9 de junio de 1994, en Belém do Pará, República Federativa del Brasil. Aprobada por Ley Nacional Nº 24556 y adquirió jerarquía constitucional por Ley Nacional Nº 24820.
  • Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad: Adoptada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, el 26 de noviembre de 1968. Aprobada por Ley Nacional Nº 24584 y dotada de jerarquía constitucional por Ley Nacional Nº 25778.

Cuando aprobaron los tratados, quedó abierta una hendija legal a favor de las ONGs defensoras de los DDHH (Serpaj, APDH, Madres, Abuelas, las del interior, y las más chicas) Las leyes de punto final y Obediencia debida seguían vigentes. Los perjudicados por aquellos asuntos, no podían chillar. Ninguna ley es retroactiva.

Pero acá viene lo rico: De ahí en adelante, la apropiación y adopción ilegal de criaturas nacidas en cautiverio
quedaron como delitos imprescriptibles. Había información disponible del tema. Y el antecedente del juicio a las juntas.

A partir de ese momento, hubo cataratas de causas contra los comandantes y los suboficiales. Videla volvió a la cana. Massera fue preso. Murió en el hospital Naval, de capital federal. Encerraron a todos los que pudieron. Y el resto estuvo de paseo por Tribunales.

En el mediano y largo plazo, quedó entre nosotros el “Efecto Costa Rica”. Porque la Convención Americana sobre Derechos Humanos – entre otros principios – garantiza el derecho a la libre opinión y de réplica en el sistema de medios.

El chiste es que en argentina hacemos bardo, en lugar de debatir en serio. Cualquier duda, chequeen las “curiosideces” del debate político entre militantes en las redes sociales. O el uso del “bozal legal” en los programas de chimentos.

Las consecuencias

En los papeles, la reforma de 1994 era para actualizar el libro. Pero en el fondo, lo importante fue recorte del mandato. Y más que nada, la reelección presidencial.

Fue por cuestiones de agenda: RRA buscaba darle más capacidad al parlamento. Menem buscaba tener fuerte las riendas. Un poco por repetir dibujo táctico, propuso la reelección a nivel nacional. Ya estaba vigente en La Rioja, y no muy reglamentada que digamos.

La UCR no quiso que el turco se abullonara al sillón de Rivadavia. Pero ya que ninguna ley es retroactiva, pactaron e incluyeron una cláusula transitoria para habilitar la reelección de Menem. Más adelante, hubo un proyecto de reforma electoral. Reforzaba el nuevo sistema. Y limitaba las candidaturas para los ex presidentes.

Hubo otros paquetes de medidas: Quizás el menos conocido fue un proyecto de indulto a las juntas militares. Quedó en carpeta. Menem luego firmó un proyecto propio.

Nos vemos en la tercera y última parte.

La tropilla de la Zurda: Segunda Parte – Notas sobre el peronismo de izquierdas

Resistencia peronista – Peronismo sin perón – Peronismo de izquierdas –– FAP /Fuerzas Armadas Peronistas – Montoneros – Masacre de Ezeiza – Frente Justicialista de liberación/FREJULI – Tercera Posición

La Resistencia

Ustedes ya saben que JDP marchó al exilio. Movimiento y partido eran lo que el general mandaba. La jugada de los milicos y radicales fue separar cabeza de cuerpo. Porque sabían – igual que el general – que decapitar a una serpiente es el mejor modo de matarla.

Por y a pesar de los hechos, surgió la resistencia peronista. Compuesta con sindicalistas, empresarios amigos, militares, y funcionarios nombrados (y beneficiados) por Juan Domingo Cangallo. Pero sin conductor, la maquina no arrancaba; el único consenso era que el líder debía volver. Lo demás… eran detalles.

Les ganaron – por un tiempo – una batalla cultural. Hubo “campaña de desperonizacion” del país. La “revolución libertadora” intervino y censuró medios; hubo listas negras contra los intelectuales y artistas peronistas. Impusieron la expresión “el tirano prófugo” para nombrar a Juan Domingo Perón. Y aplicaron paquetes de medidas represivas. Hasta en el baño.

La resistencia peronista armó un aparato de propaganda clandestina. Desde afuera, JDP mandó consignas dirigidas a todos los sectores. Para mantener la unidad del movimiento y el partido. El mensaje de Perón llegó a través de algunos medios gráficos. Los persiguieron y cerraron hasta donde pudieron.

Aquella dictadura duró tres años. Llamaron a elecciones. Sin embargo, proscribieron al peronismo. Los Radicales ganaron el boleto dorado: Arturo Frondizi asumió como presidente el 1 de mayo de 1958. Lo voltearon el 29 de marzo de 1962. Hizo un pacto secreto con JDP, a través de intermediarios. Para calmar la bronca y asegurar gobernabilidad. Y quizás negociar la vuelta del general.

Hablando mal y pronto, se agrandó Chacarita por el empate: Frondizi no cumplió. Perón quitó colaboración. Y el país se fue yendo a la mierda: El sindicalismo huelgueó. La economía, bajoneada como siempre; asomaron los troscos tira bombas (ERP/PRT, FAR) y los milicos se sublevaron entre 10 a 14 veces contra el PEN. Hubo más episodios; pero será para otro día, gente.

Lo sabroso fue la renovación de los cuadros peronistas entre los 60s/70s. A diferencia de los “grasitas” de 1945 – 1955, la mayoría conoció a JDP y EDP por figuritas. Hubo una generación de militantes jóvenes, leales, dispuestos, con cierto margen de maniobra e iniciativa propia a su propio favor.

Como ustedes sabrán, el peronismo nació verticalista. Ahora, ya no es para tanto. Aunque hay sectores donde sigue la bajada de línea permanente. (Disculpen la redundancia y la simetría) El FPV y el sindicalismo, por ejemplo.

En aquella época, surgieron y crecieron grupos que se subieron al poni. Porque interpretaron su propia tarea como vital para la causa. Perón no estaba para bajarles el ego. Hasta que volvió. Y lo hizo.

Todo fue un profundo problema de comunicación. Créanme.

Peronismo rojo

Mientras esperaron por JDP, hubo intelectuales jóvenes (hoy ya des jóvenes) que desarrollaron el “Peronismo de izquierdas”; fue una doctrina no – oficial para justificar la violencia a favor del peronismo proscrito.

El peronismo de izquierdas ofreció al país una “versión libre” de la historia del primer peronato. Para ellos, el general fue un líder nacional, popular y revolucionario; con ideas libertarias para la patria.

Lo rico es que JDP nunca fue zurdo en la puta vida. Igual, los dejó hacer. Estaba ocupado con su salida del país. Se hizo cargo del asunto mucho más adelante.

Para esta versión, JDP luchó contra los grandes enemigos del país: los oligarcas locales, y los cipayos al servicio del extranjero. Reivindicó al pueblo obrero, y venció al enemigo. Hasta que la revolución libertadora lo bajó del poder.

Para ellos, ellas y las nuevas “elles” EDP fue una líder feminista, progresista, adelantada por mucho a su propia época. En el peronismo rojo, Evita combatió a los mismos enemigos de su esposo. Y demostró iniciativas propias en favor de los más humildes. Hubo un cantito popular de los 70s. Decía:
“Si evita viviera/seria montonera”

Pero no era exactamente así. Por supuesto, hubo la fundación Eva Perón. Bancada por el partido. Influyó en el voto femenino. Influyó en los sindicatos. Era mala actriz, pero sus tonitos sonaban bien. Aspiraba a ser la primera vicepresidente argentina. Se bajó de la lista con 80% problemas de salud, y 20% por presiones políticas.

Sin embargo, el poder real residía en JDP. Porque obtuvo, conservó, perdió y recuperó el mando. Con y sin ella.

Eran tiempos machistas. Las minas conseguían alguna cuota de poder por medio del parentesco. Ante la duda, busquen quienes fueron María Estela – “Isabelita” – Martínez de Perón, y Amalia – “Mema” – Lacroze de Fortabat.

Este “Peronismo rojo” tuvo fecha de vencimiento. Duró desde 1956 hasta 1974. Fue el orgulloso resultado de “giros franceses” en la sede vacante y el relato incompleto que había dejado JDP.

El episodio de la masacre de Ezeiza ayudó – y mucho – a picarle el boleto al peronismo de izquierdas. Por supuesto, no fue el único factor decisivo. Había crisis económica, y mucho diálogo de sordos en todos los sectores.

Con y sin

Una vez exiliado, Perón salió de gira.
Vivió en Paraguay, Republica Dominicana y Venezuela. Al final, se instaló en España. En una localidad de Madrid: Puerta de hierro. Se cuenta que anduvo en la exportación de caballos argentinos. Vendía a Rumania y el Líbano.

En aquellos años hubo el “peronismo sin perón”; fue un experimento del dirigente mendocino Alberto – “Bimbo” – Seru García. (Nada que ver con la marca del pan lactal, obvio)

Bimbo conoció al general en 1957 en Caracas. Durante una reunión, JDP lamentó la desunión del peronismo. Todos los presentes callaron. Menos una persona; el mismísimo García. Le dijo:

[…]”Mi general, usted tiene razón en que todos estamos divididos, pero la culpa principal es suya porque nos dice una cosa distinta a cada uno y después se queja de
que nos andamos peleando entre nosotros“[…]

Hubo una pausa. JDP puso mala cara. Le echaron flit. (Si quieren algo más actual, que sea Raid, Baygon y Off) García recordó que aquella fue la última vez que vio al general en vivo y directo.

Al punto, el sindicalista Augusto Timoteo – “El Lobo” – Vandor contribuyó a redondear la idea en los 60s. Lean “V de Vandor” en la segunda parte de “Combatiendo al capital”; está en la sección “pequeño catálogo de prontuarios cegetistas”.

En el corto plazo, el Neoperonismo resultó funcional al crecimiento del aparato. Sirvió para puentear las proscripciones contra el PJ. Pero no le gustó al líder. Porque a la larga o a la corta, fomentó una interna. Y los debates que hubo, fueron entre los más veteranos del partido.

En 1960, Bimbo volvió al país. Se presentó para gobernador. En Mendoza. Con un partido propio. El PJ hizo presión para que perdiera.

JDP mandó a “Isabelita” a sondear las aguas argentinas. Se cuenta que hubo correspondencia entre ella y JDP; entre pedidos de perfumes, le informó sus reuniones con la dirigencia, y el grado de lealtad de cada quien.

A medida que tenía chances de volver, el “Peronismo sin Perón” le pareció peligroso al general. Cuando estuvo de gira, no le importó que “se le metieran los zurdos” en el partido. En el mediano y largo plazo, dividió al movimiento entre “peronistas de Perón” y el resto.

Desunidos y organizados

La gente más joven quizás asocie “FAP” con el repiqueteo de muslos y nalgas durante una garcha. (Ustedes saben… fap – fap) Pero este es otro plan.

Las Fuerzas Armadas Peronistas – FAP fueron una organización armada. Su fundador fue el abogado y militante Envar El – Kadri. (1941 – 1998) Se alinearon con el relato del peronismo rojo, que detallamos más arriba. Entendían el justicialismo como un movimiento de liberación nacional.

El ex diputado John William Cooke (1919 – 1968) fue importante para las FAP. Era apoderado del partido, nombrado por el mismísimo JDP. Poco antes de la libertadora. Desde su exilio cubano, contribuyó a consolidarlos como organización del peronismo. Más adelante, cambiaron de apoderado.

Las FAP aspiraban a que el general volviera. Para la “continuidad con cambios” del modelo 55. Estaban atentos a las alianzas del partido. Elogiaban al sindicalismo, que se paró de manos durante el Cordobazo. Y asimilaban la justicia social con la liberación nacional.

Fueron foquistas. Arrancaron mal, pero siguieron bien. Armaron un campamento en la localidad de Taco Ralo, provincia de Tucumán. Se llamaba “el plumerillo”. La intención fue entrenar ahí. Los agarraron. Supongo que se les vio el plumero.

Hicieron guerrilla urbana contra el gobierno de facto de Agustín Lanusse. (1918 – 1996) Rechazaban la iniciativa del GAN (Gran Acuerdo Nacional) Porque el acuerdo incluía negociar con todos los partidos. Pero omitía al peronismo… Big Mistake, boys.

Estaban dispuestos a aliarse con los “primos” de FAR, Montoneros y ERP. En la web encontré algunas fechorías. Va listita.

  • 1 de febrero de 1970: Coparon el puesto militar
    del Barrio de Suboficiales Sargento Cabral, en Campo de Mayo. Se llevaron 4 fusiles y una pistola 45. 25
  • 12 de abril de 1970: El comando “Felipe Valiese” de las FAP tomó la Jefatura Nacional Marítima, en la localidad Bonaerense de Tigre. Se llevaron 3 metralletas Halcón, 12 metralletas Pam, 4 fusiles Mauser, 4 pistolas Colt, 2 revólveres, y numerosas armas cortas de distinto calibre.
  • 27 de Julio de 1970: Intentaron tomar los estudios de LR3 Radio Rivadavia. En capital federal. El plan era difundir una proclama al país.
  • 29 de Septiembre de 1970: Asaltaron el banco alemán transatlántico. En la localidad bonaerense El Palomar. Secuestraron al gerente, redujeron a un guardia, y se llevaron 14 millones de pesos.
  • 30 de septiembre de 1970: Hicieron estallar bombas en la Secretaria de Vivienda, y en el Ministerio de Bienestar Social. En capital federal. Fue represalia por el desalojo de 100 familias en la “Villa Güemes”
  • 16 de diciembre de 1970: Asaltaron el destacamento de la marina en Rio Lujan. Provincia de buenos aires, partido de Escobar. Mataron a un policía.

JDP tardaba en volver. Y hubo señales confusas desde puerta de hierro. Mandó a decir que iba a regresar “cuando estuvieran dadas las condiciones”. Pero nunca aclaró cuales eran. Ni puso plazos. Estaba enturbiando el agua, para que nadie lo viera venir. Ni propios, ni extraños.

Entonces, una facción de las FAR se puso impaciente. Optaron por el “peronismo sin Perón”. Que fue como la sal sin sal, el azúcar sin azúcar, y la sucesión con los padres vivos. Sin que les adelanten la herencia. El resto quedó leal al viejo.

Montotos de nadie

Cuando hablamos del “peronismo de izquierdas” es imposible ignorar a los Montoneros. Se retobaron contra la dictadura de Ongania. Operaron durante la transición entre Campora y JDP, hasta que limpiaron a la mayoría.

Ampliemos: fue una organización peronista. En la jerga, eran los “Montotos”. Venían de la ultraderecha. Y como a veces los extremos se tocan, doblaron a la ultraizquierda.

Los fundadores fueron Fernando Abal Medina, (1947 – 1970) Dardo Cabo, (1941 – 1977) Carlos Gustavo Ramus, (1947 – 1970) Rodolfo Galimberti (1947 – 2002) y Mario Firmenich. (Todavía vive. Reside en Barcelona.)

Habían sido de Tacuaras. Ya hablamos de esta asociación en la segunda parte de “Que sabe nadie”. De todas formas, agreguemos detalles: Usaban la cruz de malta. Se juntaban en secreto en el cementerio de la Chacarita. Tenían buena relación con ciertas comisarías y cuarteles. Se dice que ellos les daban las armas.

En 1962, Tacuaras se partió “por izquierda”. Una facción fundó el Movimiento Nacionalista Revolucionario Tacuara. (MNRT) Pero no fue demasiado a la izquierda; atacaban al marxismo, y defendían al peronismo. En 1963, asaltaron la obra social de bancarios. Dejaron dos guardias muertos y se llevaron la guita. Casi todos fueron detenidos.

En los 60s entraron en contacto con el periodista e intelectual Juan García Elorrio (1938 – 1970) y el cura jesuita Carlos Múgica (1930 – 1974) Ellos contribuyeron a que los Montotos combinaran revolución con nacionalismo, catolicismo y peronismo.

Elorrio fue un intelectual cristiano. Iba para cura. Se salió del seminario, por diferencias ideológicas. Trajo importada al país la teología de la liberación. Salió a provocar al episcopado durante un tedeum. Los increpó sobre “haber abandonado las bases”. Lo retiraron del recinto. Fue lo más fuerte que hizo.

Aquí, referencias de Mujica: Empezó en la vereda de enfrente. Se ordenó sacerdote, y fue a hacer misión a las villas. Decepcionado del régimen, cambió de opinión. Y quedó peronista. Hasta el fondo. Compartía algunas ideas con Elorrio. Hizo predica para el regreso de Perón. Se opuso a la lucha armada de sus compañeros. Textual: “Yo estoy dispuesto a que me maten. Pero no a matar.”

Eso quedó como una profecía auto cumplida. Lo secuestró la AAA. (Alianza anticomunista argentina) Nunca más apareció. La periodista Magdalena Ruiz Guinazú fue testigo del trabajo social de Mujica. Cualquier duda, pueden preguntarle a ella.

Montoneros era una agrupación de masas. Tenía consenso dentro del movimiento peronista. Aquí, dos hazañas.

Secuestro y asesinato de Aramburu

29 de mayo de 1970. Los montotos secuestraron, interrogaron y ejecutaron al expresidente de facto Pedro Eugenio Aramburu. Hicieron inteligencia previa. Desde el ventanal de una biblioteca universitaria, cerca de la casa. Fueron a buscarlo a su domicilio. Se hicieron pasar por milicos. Antes de llevarlo, los invitaron a un café en el comedor de la casa. Por supuesto, accedieron.

Lo mantuvieron cautivo varios días. Lo interrogaron sobre tres temas: Primero, el fusilamiento de Valle, y los fusilamientos clandestinos de civiles en Lanús y José León Suarez. Lo de Valle fue público. Lo demás tomó estado público gracias a Rodolfo Walsh y sus notas sobre “el caso Libraga”.

Segundo, la responsabilidad de Aramburu en el bombardeo a plaza de mayo. Respondió que nunca participó del episodio.

Tercero y último, el paradero del cadáver de EDP. Alegó no recordar varias cosas delante del grabador. En off, Aramburu dio un puñado de nombres. Pero se reservó ciertos datos. Para proteger colegas en actividad.

Del cadáver de EDP, respondió que la sepultaron en un cementerio romano, bajo nombre falso. Y que la información estaba en una caja fuerte del banco central.

Finalmente lo ejecutaron. Dos disparos en el pecho y un tiro de gracia. Perón los felicitó mediante una carta. Y ellos publicaron el texto – a modo de comunicado – en su propio diario: “El descamisado”.

Secuestro de Juan y Jorge Born

19 de septiembre de 1974. Los montotos secuestraron a los empresarios Juan y Jorge Born. Se hicieron pasar por policías. Los detuvieron cuando salían de su casa.

Mataron al fercho, y un gerente que los acompañaba. Pidieron rescate de 60 palos verdes. Y un adicional de 1.200.000 dólares en mercadería para repartir en las villas.

Los tuvieron presos en una casa segura de Beccar, provincia de Buenos Aires. Hay registros que indican que aquel sitio lo compartían con los servicios de inteligencia del estado argentino. (SIDE)

Los sometieron a un “Juicio del pueblo”. A decir verdad, más que juicio era un interrogatorio. (Vaya de muestra el cuestionario para Aramburu) Los sentenciaron a prisión, y
luego a muerte. Pero quedaron dispuestos a cambiar el veredicto si pagaban.

Finalmente, pagaron el rescate. Firmenich los largó en una conferencia de prensa, donde se mostró con Juan. En el furor de la primicia, los periodistas no advirtieron que estaban en la “casa segura” donde ocurrieron los hechos. Algunos quizás sabían el dato. Otros quizás no. Después de todo, era un secreto.

Los Montotos participaban en gremios y asociaciones estudiantiles. Pero se subieron al poni. Ampliaremos mucho más abajo.

Ni yanquis ni marxistas

En su exilio, JDP maquinó varios temas. Quedó convencido que el conflicto Este – Oeste iba a desembocar en la tercera guerra mundial. Desarrolló el concepto de “Tercera posición”, para desmarcar al país. Por si apuntaban los misiles para acá. Y por supuesto para vender cosecha a los países en guerra, si se daba.

En el plano local, partido y movimiento controlaban: gremios, colegios, facultades, y parte de la guerrilla. Hubo un juego de pinzas entre la violencia de algunos y el “operativo clamor” del resto. Sabía que iban a llamarlo. Y lo llamaron.

Con un pie en España y otro en Argentina, JDP armó un frente político: El FREJULI (Suena como “Frejoles”, pero nada que ver) Frente Justicialista de Liberación. Estaba compuesto por el peronismo, un grupo de partidos chicos. Estos eran algunos…

  • Movimiento de Integración y Desarrollo (MID):Dirigido por Frigerio y Frondizi
  • Partido Conservador Popular (PCP): Un desprendimiento del conservador partido demócrata nacional. Dirigido por Vicente solano lima
  • Partido Popular Cristiano(PPC): facción del Partido Demócrata Cristiano
  • Movimiento Socialista de Liberación Nacional: facción de la socialdemocracia argentina (PSA)
  • Movimiento de la Revolución Nacional: Una de las fracciones del nacionalismo católico
  • Movimiento Nacional Yrigoyenista: corriente radical liderada por Alberto Emilio Asseff.
  • Encuentro Nacional de los Argentinos (ENA): una fracción del Partido Comunista Argentino (PCA)

El FREJULI nunca incluyó a Montoneros ni las FAP en la boleta. Sin embargo, sabían bien que eran votos útiles. Lo mismo el sindicalismo. Una promesa de campaña fue liberar e indultar a todos los presos políticos del régimen anterior.

Se presentaron a las elecciones presidenciales de 1972. La fórmula fue: Héctor Campora, por el peronismo. Y Vicente Solano Lima, por el PCP. Ganaron por el 49,56 % de los votos. La UCR quedó con el 21.29 % de las urnas.

Iba a haber segunda vuelta. El peronismo tenía mayoría. Pero no ganó la mitad más uno de los votos. Ricardo Balbín era el candidato radical. Se bajó. Quizás para tirarle por la sabiola el quilombo a JDP.

Para que no pensaran mal, Campora estuvo poco tiempo; Pero estuvo. Renunció en 1973. Aplicaron la ley de acefalia. Llamaron a nuevas elecciones. JDP se presentó. Ganó por afano.

El Devotazo

“Campora al gobierno, Perón al poder” era algo más que un slogan de época. El “Tío” Héctor Campora fue el primer presidente peronista
luego de la proscripción. Duró menos de un año en el cargo. Ni bien asumió, hubo “el Devotazo”.

Fue el 25 de mayo de 1973. Hubo rico motín de presos políticos del penal de Villa Devoto. En capital federal. Eran 135 hombres y 87 mujeres del ERP, FAP, FAR, Montoneros y otros grupos. Dos días antes, les abrieron las jaulas. Pero no los largaron.

Pidieron instrucciones a las nuevas autoridades. Estaban al tanto, pero tenían directivas vagas. No dieron órdenes. Lógico; los habían primeriado. Y recién pisaban la rosada.

El director tenía clara la “suelta de presos”. Pero estaba caminando entre huevos. Bajó una consigna provisoria para los guardias. Cerrar la puerta. Vigilar. No reprimir. No tirar ni un beso, ni un pedo. Fue como en el conocido meme: “Vamo´ a calmarnooo”.

Cuando llegó “el gran día”, hubo una manifestación en la puerta del penal. Eran 3000 personas afuera. El director de la cárcel ordenó cuidar el portón. Casi abrieron desde afuera, con un soldador halógeno.

Los del ERP estaban jugados. Su plan era tomar rehenes. De colados, hubo algunos presos comunes que quisieron rajar. Juan Abal Medina se mandó por la libre a negociar la crisis. Habló con el director del penal. Dio un discurso ante la multitud. Calmó la monada. Se volvieron a las casas.

Sin indulto o amnistía oficiales, inventó un “acta provisoria”
para facilitar las cosas. Dio buen resultado. De todos los que salieron, solo dos cayeron en tiroteos con la cana. El congreso firmó los perdones más luego.

Campora fue una broma de nuestra historia. Sabía que estaba para títere. Ni JDP ni sus continuadores largaron la manija. Y siempre que pudieron, se atornillaron al cargo. Pruebas al canto: Los diez años de CSM (Carlos Saúl Menem) y los ocho de CFK (Cristina Fernández de Kirchner)

Y para hacerla completa: los “Primos” Radicales tuvieron su propio aspecto chistoso. Vean Alfonsín y De La Rúa. Después hablamos.

#25j – Todos a Ezeiza

Dicen en el barrio: “Compañeros son los huevos. Pero entre ellos se golpean”. Quizás pase algo parecido con las tetas. El detalle es prestar la debida atención cuando duelen. Y tomar medidas relevantes, pertinentes y exactas.

El 25 de Junio de 1973, hubo un acto en las afueras del aeropuerto de Ezeiza. En la provincia de buenos aires. Para saludar oficialmente el regreso de Perón al país.

Resumido; Fue un quilombo. Hubo goma. Cayó gente. Asistieron la derecha, el centro, y la izquierda del partido. Se cuenta que hasta el mismísimo general fue “Calzado”; es decir, armado. Para protección, claro. Todos sabían que la mano venia pesada.

Una columna de rezagados pidió lugar en el acto. El resto se negó. Y ahí empezó el candombe. Porque quedaron en evidencia. Provocaron, y los demás reaccionaron.

El acto se cortó en el acto:
Evacuaron a JDP y los dirigentes más importantes. Hay fotos colgadas en la red. Algunos militantes trepaban al palco. Unos daban la mano. Otros los echaban.

Y el tema pegó y dolió. Más que nadie, entre los Montotos. El resto se replegó, se desbandó, o se recicló. Tal cual en el juego de la escondida: “Punto y coma, el que no se escondió, se embroma.”

Basta la Salu

JDP tenía 78 años cuando volvió. Se cuenta que tenía intenciones de organizar la cosa. Pero no buscaba la presidencia; aspiraba a
quedarse como “consultor externo” del PJ. Por problemas de salud.

Al punto, la historia clínica del general fue secreto bien guardado. Tenía problemas cardiacos, y algunos achaques en los huesos. (El médico y periodista Nelson Castro encontró la carpeta hace pocos años. Difundió la noticia en un programa de cable) Estaba medicado, con tratamiento ambulatorio. Tal cual dijo Catita: “Basta la Salu”

Ahora cambiemos un poco el ángulo de la información: A diferencia de “los grasitas” de 1945 a 1955, los nuevos cuadros – FAP, Montotos, y varios de “las 62” – tuvieron mayor acceso a la educación. Y a la información disponible en nuestro sistema de medios. Pero desarrollaron “cultura política de sobaco”.

Se nos pegotearon los caramelos. A todos. Fue por los efectos acumulados de dos décadas y media entre censuras, y pocas oportunidades de desarrollo y libertad plenas. (Gobiernos incompletos de la UCR, falta de sindicatos, etc.)

Estas condiciones abonaron la distorsión de la historia e identidad peronistas, gracias al puenteo por izquierdas de su relato. Y las alianzas de la UCRP con los gorilas. Más claro, echen agua o lavandina.

Además, hubo el choque con la edad media de los conservadores. Y con los radicales, que también estaban desorientados… Ah, y agreguemos las crisis económicas.

Sabían quiénes eran Guevara y Kennedy. Sabían dónde estaba Washington, Vietnam, Moscú y Cuba. Y ojo al piojo, que pica: Ezeiza fue una señal para algunos.

Los Montotos intuyeron que podían y debían superar al viejo.
Se sintieron empoderados, sororos,
y con capacidad suficiente para intervenir.

Porque la cosa se descontroló. Tenían los fierros, aparato de inteligencia, propaganda, y todavía contaban con la bendición de JDP. Ahí cagaron la fruta. Fácil: No se puede ser más papista que el papa. (Quizás cabe “scooby doo, papá”… pero siendo un tema pachanguero para bailar, no da para tomarlo en serio)

Cuando Perón pisó argentina, los “vetes” del partido y movimiento “matchearon” bien con el general. (Pido disculpas: Me puse un poco “millenial” acá; en mi defensa, alego que escribo así para fines didácticos. A veces, la letra con risa entra.) Cuentan que le devolvieron su rango militar, con un ascenso.

Los montotos fueron en poni a cumplir el trámite. Y así fue como se los sacudió de encima. En tres pasos simples.

  • Primero, felicitó a la “juventud maravillosa” que le hizo el aguante.
  • Ocurrieron el asesinato de Rucci, (ver en “combatiendo…”) y la masacre de Ezeiza. (ver más arriba) En consecuencia: el general tomó distancia de los “zurdos”.
  • El peronismo de izquierdas – mejor dicho, las juventudes peronistas – desarrollaron la “teoría del cerco”: JDP estaba mal asesorado. Por eso no les dio cabida.

Finalmente, el General puso el freno de mano. Mandó a los “imberbes” a que hicieran como los indios y gauchos cuando hay crecida o niebla alta. “Desensillar hasta que aclare”.

Los muchachos se pusieron nerviosos. Pasaron a la clandestinidad. Se metieron con “ala derecha” del partido. Alguno llegó a tentarse con “bajarlo al viejo”. Pero no pudo ser. El general se murió antes.

Este testimonio figura en un documental. Lo dirigió Tristán Bauer. (No, no es el cómico) El video se llama “Montoneros: una historia de amor”. El resto ya lo contamos en otras entradas…

Conclusión

Por si no son tangueros, informo: el título de este ensayo juguetea con un fragmento de “La última Curda”.

[…] “Un poco de recuerdo y sinsabor/Gotea tu rezongo lerdo/Marea tu licor y arrea/La tropilla de la zurda/al volcar la última curda” […]

Este clásico de Catulo Castillo y Aníbal Troilo invita a una regia borrachera. Al menos una vez en la vida. Pero no para olvidar. Ni por vicio. Sino para recordar. Para castigarse por el paso del tiempo, la oportunidad y el amor perdido.

La izquierda/centroizquierda argentina y el peronismo de izquierdas tuvieron sus momentos de gloria. Debatieron. Hubo coincidencias y diferencias. Reciclaron ideas, consignas y líderes. Alcanzaron cuotas de influencia y poder. Derraparon. Y se los comieron los milicos.

La izquierda nunca creyó en la democracia republicana. Sin embargo, llevó a Penelón al consejo deliberante. Y el concejal aprendió que bancas son amores. Se atornillo al puesto lo más que pudo. No le fue mal. Pero la troika (Ghioldi, Mijailov, etc.) lo echó del partido.

El peronismo accedió al estado por las urnas. Puenteó el sistema. Copó los sindicatos. Transó con el ejército y el resto. Tuvieron a todos cantando la marcha; algunos cantaron con gusto. Otros, no mucho. A la primera de cambios, los bajaron del trono. Dos veces. Los eventos de 1976 los contamos en “De golpe y porrazo”.

En términos técnicos; en la
historia de las ideas políticas, nunca es suficiente con la mera interpretación del contexto. (Comunismo, Socialdemocracia, Justicialismo, Radicalismo) Ni el análisis de los datos disponibles. Porque siempre existe el riesgo de las opiniones sesgadas. Es fundamental no tener contradicciones,
y ofrecer resultados comprobables y permanentes.

Es así como hay hegemonía. Ya sea por las buenas (Alianzas, acuerdos, y comicios) o por las malas. (Golpes y revoluciones)

Esperemos que la historia nos haya enseñado algo. Y que la resaca de los días ayude a poner las cosas en claro. Saludos y suerte.