Cha Cha Cha – Milongueando

Cha Cha Cha – Milongueando

Anuncios

“La Falla” argentina: Grieta explicada, o más o menos

Resumen: Se habla de “La grieta”. Pero me sospecho que es más preciso hablar de “La Falla”. A mi modo de ver, hay tres factores básicos que componen el tema. Son: la Crisis – casi terminal – de la economía, los Aumentos demográficos, y por último el Reciclado del arco político. Ninguno de ellos viene en estado puro. Y nuestra historia es el mejor comentario sobre estos eventos…

Seis postales de la crisis del 2001

En 34 años de democracia, la crisis económica del 2001 casi quiebra al país. Aquella fue una de muchas veces que hubo problemas. Sin embargo, la experiencia dosmilera estuvo fuerte para una nueva generación y media de argentinos. En esta sección, ilustramos el asunto con seis historias de aquellos años.

  • La previa – Dos tormentas perfectas: Entre los 80s y los 90s, la economía tuvo dos tormentas perfectas. En los 80s, el modelo era el estado de bienestar. Estaba bancado mayormente con deuda externa, y una porción de recursos propios. Este modelo era una “pesada herencia recibida”. Empezó con la primera presidencia de JDP, allá por 1946 – 1947. Los militares continuaron este proyecto, con varias modificaciones. La presidencia de Raúl Alfonsín intentó resolver problemas, con más modelo. Fracasó con éxito rotundo.

    Hubo el “plan austral”; emisión de una nueva moneda, con tipo de cambio nuevo, y el objetivo de sanear el sistema. Hubo el “Plan primavera”, que incluyo “la tablita” diseñada por José Luis Machinea. Se trataba de un índice de correlaciones entre valores, fijados por el estado. La idea era mantener la inflación controlada. No duró mucho que digamos.

    A partir del plan, hubo un festival de bonos de deuda en bolsa. La macana fue que “Empapelaron” el mercado con letras, que perdían valor al poco tiempo de haber sido emitidas. Y apareció oficialmente nuestro mercado negro de dólares como reacción alérgica al blanco. El asunto desembocó en hiperinflación entre el 82 y 178 por ciento mensual. Alfonsín tuvo que dejar su cargo antes de terminar su mandato.

    En los 90s la presidencia de Carlos Saúl Menem hizo ajuste; lo llamaron “economía popular de mercado”, y la definieron como “cirugía mayor sin anestesia”. Privatizó la mayoría de las empresas estatales. Los ferrocarriles, telecomunicaciones, la red de energía eléctrica, la red de gas natural, la aerolínea de bandera, el servicio de aguas, y la producción de petróleo. Hubo licitaciones públicas, para la concesión de cada área. Hubo intrigas e internas del lado estatal, y la vereda de enfrente… ni te digo. Ganaron los “candidatos correctos”, y todo el mundo bien contentito.

    Hubo recortes, aumentos de impuestos, y aflojaron los nudos en las importaciones. Hubo salarios y jubilaciones congeladas, mientras los precios estaban libres. El objetivo de las licitaciones fue capitalizar deuda externa. Es decir: poner en valor, otorgar la licencia, recaudar, repartir parte a los acreedores, y el resto, al estado. Claro… eso fue de la boca para afuera; el choreo fue histórico. Quedaron: el área de salud, seguridad, y educación. Como el culo, pero quedaron.

  • Caso Badaro: Estamos a fines de los 80s. Domingo Cavallo – ministro superestar de economía – hizo una maniobra de recorte, que hoy ya es habitual. Metió mano en la caja previsional. Mediante una ley, rebajó y congeló los haberes de jubilaciones y pensiones.

    Un marino que estaba por jubilarse, Antonio Badaro, le hizo juicio al estado nacional para cobrar con los valores previos al recorte. La causa pasó por los juzgados, hasta que llegó a la corte suprema. Ganó. Y lo rico del caso fue la jurisprudencia para más adelante. Ampliaremos.

  • Convertibilidad: Empecemos por el contexto de largo y mediano plazo. Cualquier economía firme tiene moneda confiable y fuerte. En el siglo diecinueve, la libra gobernó el planeta; A partir de la segunda guerra mundial, y por el resto del siglo pasado hasta ahora, el dólar es la moneda dominante de la economía global.

     

    Hace pocos años, surgió otra moneda fuerte. El Euro, proveniente de la Unión Europea. Prometía competir con los verdes. Actualmente, le están llenando el arco de goles. El peso argentino siempre fue débil al lado de estas divisas. Pero no por costumbre, sino por calidad del servicio. Le han quitado y puesto ceros, debido a problemas de inflación y aspectos institucionales.

    En 1991, el cuarto y último ministro de economía de la gestión Menem fue buscando atajar penales. Tomó dos medidas: Derogó el austral. Restauró el peso argentino. Y lo hizo convertible con el dólar estadounidense. (Fue Cavallo. ¿Esperaban a otro?)

    La paridad uno – a – uno entre pesos y dólares
    tuvo efecto sedante en el sistema. Las clases medias acomodadas se vieron beneficiadas por esa medida. Hubo quienes aprovecharon para viajar al exterior, cambiar el auto, mudarse, pedir préstamos y demás formas del consumo. Una moneda fuerte atajó la inflación por un tiempo entre nosotros. Pero el costo argentino – esta vez, dolarizado – siguió jodiendo las cosas. Los primeros síntomas aparecieron en el comercio exterior. El resto, lo sintió al rato. Ampliamos aquí debajo.

  • Blindaje y Mega Canje: Desde mediados del siglo pasado, los préstamos grandes los pedimos al Fondo Monetario Internacional, (FMI) el Banco Mundial, (BM) y el Club de Paris. (CDP) Dicen los que saben que estas entidades son Organismos Internacionales de Crédito. (OIC)

     

    Las reservas del tesoro argentino estaban bajas. Desde el ministerio de economía, buscaron plata fresca. La idea fue renegociar y renovar los servicios de deuda externa. El objetivo era reforzar el sistema. Se le llamo “Blindaje”. Entró plata. Fueron unos 18 mil millones de dólares. Pero ese fue el último refuerzo que dieron.

    Al iniciar el tercer milenio, argentina estaba incobrable. No podían bancarnos más. Desde la reserva federal de los estados unidos influyeron para cortar el chorro. Esta movida tuvo consecuencias para la relación entre los OIC y nuestro estado. Algunas las mencionamos en otra parte. (Ver “hare Kirchner”) Aquí vamos a sumarles contexto y algunos detalles.

    La breve gestión De La Rúa mantuvo la paridad dólar – peso hasta donde pudo. Hubo un ministro de economía radical – un tal Ricardo López Murphy – que hizo balance y arqueo de una parte de las cuentas nacionales. Sugirió ajustes bravos. Los planteó públicamente en varias conferencias de prensa. Le pidieron la renuncia. Se fue. Convocaron a Cavallo. Aceptó el puesto. Siguió la joda.

    El detalle era que la Alianza UCR/Frepaso necesitaba mantener la “luna de miel” con el electorado. Habían ganado por muy poca diferencia contra el peronismo. De todas maneras, el blindaje no alcanzaba para sostener el desfile. La convertibilidad estaba acogotada, a punto de quedarse sin aire.

    Para zafar, nuestras autoridades buscaron que algunos fondos privados compraran bonos de deuda exterior, con procedimientos nada claros. Lo hicieron mediante algunos bancos amigos, que operaban en bolsa. El problema no fue que privatizaran deuda exterior. El detalle fue que puentearon al parlamento, y no le avisaron al poder judicial. Descubrieron la movida; hubo causa judicial contra Cavallo y equipo.

    Quédense tranquilos; nadie fue preso. Hace poco sobreseyeron al último colaborador de aquel grupete.

  • Riesgo país: Se sabe que los OIC tienen su propia escala para calificar a las naciones, según su nivel de deuda y repago. Al día de hoy, el riesgo país es una estadística que replica esas mismas medidas. Dicen que la consultora JP Morgan inventó este método. Otras financieras estudian la emisión de bonos de las naciones endeudadas. Todo apunta a los mismos objetivos.

     

    En la práctica, el riesgo país es un ranking semi público de gran relevancia. A fin de cuentas – y aunque no parezca ventajoso – prestarle a un incobrable es buen negocio. Depende del capital, las tasas de interés, las condiciones de negociación, y el plazo del acuerdo. Desde la presidencia de Rivadavia que es así la historieta. Pueden leerlo en las entradas de “El fulgor argentino”.

    Al iniciar el mandato de Fernando De La Rúa, el detalle del riesgo argentino no era gran cosa. Sin embargo, empezó a ser importante. El tesoro nacional tuvo problemas para pagar. Y los tenedores de deuda privados se pusieron hinchapelotas, mientras le subían el riesgo país a la argentina.

    El riesgo llegó hasta los mil puntos. En la secretaria de hacienda les agarró rico ataque de nervios. El dato fue titular tamaño catástrofe en la sección de economía de todos los diarios argentinos. El tema no tardó en llegar a nota de tapa. Los banqueros y corredores de bolsa empezaron a ponerse nerviosos, y varios inversores iniciaron la retirada del país.

  • Corralito y Corralón: Varios economistas opinan que la convertibilidad 1991 – 2001 fue como una aspirina para curar un cáncer. La gracia era mantener la misma cantidad de verdes y pesos en la calle. Cuando faltaron dólares, De La Rúa lanzó “el corralito”; el 3 de diciembre de 2001, el decreto 1570 restringía el circulante y las operatorias bancarias minoristas. Se podía sacar 250 pesos por semana de los cajeros automáticos. Quedaban suspendidas las operaciones con el exterior, salvo para los despachantes de aduanas y el sector exportador/importador. Quedaban congelados los plazos fijos hasta nuevo aviso. Naturalmente, hubo bronca.

    Una reseña de 2015 en la página del diario “El cronista comercial” cuenta lo que sigue; Un cliente fue a hacer una transferencia afuera. Cuando le avisaron, empezó a los gritos y amenazó de muerte al cajero. Otro cliente fue a renovar un plazo fijo. Cuando le avisaron que no podían darle la guita, la reacción fue un irónico y amargo “como me cagaste, bigote… como me cagaste.

    En la previa, hubo marchas de la CGT, y hubo rosqueo en el parlamento para debilitar el poder de la Alianza. Poco después del estallido, hubo asambleas vecinales organizadas por el peronismo, y la poca izquierda que había. La luna de miel se había terminado. La gente no solo estaba caliente por la coyuntura. Empezó a manifestar enojo con el sistema, tal cual novios abandonados y despechados. Abreviemos. Los gritos sagrados argentinos ya no fueron “Libertad, libertad, libertad”, como dice la letra del himno. Mucho menos fue “Viva la patria”. Bien fuerte y claro, fueron “CHORROS, DEVUELVAN LOS AHORROS”, y “QUE SE VAYAN TODOS”.

    Y luego llego el “Corralón”; hubo devaluación del peso, y un paquete de ajustes. Como nuestra moneda era poca, las provincias de Córdoba y de Buenos Aires emitieron cuasi monedas propias. (Lecops y Patacones) No aclararon su respaldo, o si eran convertibles a pesos. Al menos lo que yo recuerdo, nadie quería quedarse con esos billetes.

    Nos hemos reservado lo mejor para el final. Aquí viene: A partir del Caso Badaro, hubo millones de ahorristas que pidieron recurso de amparo para recuperar el dinero, al valor pactado antes del acorralamiento. (Disculpen ustedes las rimas) En la reseña de “El cronista”, un cajero contaba que un grupo de gente fue al banco con órdenes judiciales en una mano, y taladros para perforar la caja fuerte en la otra. De ahí no se iban a ir con las manos vacías. Por suerte para el empleado, vivió para contarla. No lo cocinaron a cuetazos, ni lo atravesaron con mecha de vidia. El resto de la historia, kimmosabbi, es otro cuento…

Con estas seis cuestiones cerramos los aspectos económicos del tema. Ahora vayamos a la demografía.

Tengo 40 Millones

Hay un tema de Moris, que empieza diciendo: “Tengo cuarenta millones/veinte mujeres/leones/por toda la vida”. Va en el disco “Ciudad de guitarras callejeras”. Es de 1973. Viene a cuento. El último censo nacional de población, en 2010 dio como resultado que actualmente somos 40 millones y monedas en el país. Por una vez, la vida imitó al arte.

Aquí va tablita con datos censales aproximados de los últimos 40 años. (1970 – 2010)

Año Total de habitantes aproximado
1970 23.364.431
1980 27.947.446
1991 32.615.528
2001 36.260.130
2010 40.091.359

No pretendo subestimar a mis lectores. Pero no todo el planeta es historiador. Tampoco todos somos especialistas en estadísticas. En la presidencia de Sarmiento hubo un slogan que decía: “Gobernar es poblar”. Por supuesto, no se cumplió. En otros textos comentamos la campaña del desierto, y el destrato a los inmigrantes en aquella época.

Digamos que el contexto de mediano y largo plazo determina el sentido de los números. Las cifras setentosas no cuentan los desaparecidos, obvio. Las cifras ochentosas están influidas por la inflación y el desempleo. Las cifras noventosas, portan el arrastre de la guerra de Malvinas entre las bajas. Las cifras dosmileras son portadoras de crisis.

Y ya que nadie es una isla, se conoce hasta donde se puede. En la medida que hay presupuesto y capacitación para el INDEC, el sondeo es más completo y preciso.

Y ya que estamos hablando del diablo… puede que aparezca: recordemos que las tres presidencias consecutivas del FPV desmantelaron las estadísticas domesticas para monitorear la economía, los niveles de delito, los niveles de vacunación, mortandad y demás información vital en todos sus niveles. Afortunadamente, el censo nacional de 2010 se salvó de casualidad.

En términos demográficos, tenemos que hay ciertos incrementos de población. Hagamos cuentas: Los resultados salen de restarle las cifras frescas a las más viejitas, yendo hacia atrás en la línea de tiempo. La diferencia positiva entre números determina el aumento. Va tablita

Periodo Aumento de población
1970 a 1980 4.583.015
1980 a 1991 4.668.082
1991 a 2001 3.644.602
2001 a 2010 3.831.229

El pozo acumulado de estas cifras da 16.726.928 habitantes nuevos en los últimos 40 años. Para un país que tiene fama de ser malcojido, crecer entre tres y cuatro millones por década, no parece mala cosa.

Los números que estamos haciendo, son para situar cuanta gente nueva, y entre cuales rangos de edad se aloja o distribuye “la grieta”. No hacemos distinción entre sus lados.

Al punto, los datos más confiables de estas tendencias son los comicios. Siempre y cuando no haya maniobras y fraudes. Pregunten por los gobernadores Ramón Saadi, Adolfo y Alberto Rodríguez Saa, y Gildo Insfran. Después me cuentan.

Y antes de seguir, aviso: aquí no hay contabilidad creativa. Los chicos nacidos entre 2001 y 2010 actualmente tienen 7 y 16 años. Y no hay que meterlos en esto. Va tablita para ilustrar los datos.

Periodos Censales Aumento de población de 1970 hasta 2001 Franja etaria/Rango aproximado de edades al 2017
1970 a 1980 4.583.015 37 a 47
1980 a 1991 4.668.082 26 a 37
1991 a 2001 3.644.602 18 a 26

Entonces, aquí va el tamaño aproximado de la grieta:

  • Al 2017, va en edades a partir de los 18 hasta los 47 años. Sea que militen, no militen, o no sabe/no contesta. La cifra sube si aumentamos el rango de edades. Hay que considerar las mejoras en las expectativas de vida, y el creciente grado de acceso y uso de la información, según cada zona y clase social.
  • Abarca aproximadamente 12.915.699 de personas, del total de 40.091.359 aproximado que indica el censo 2010. La cifra puede variar, e incluso ir en aumento según haya datos frescos.
  • Existe desde 2001: al 2017, son 16 años de conflictividad. Este tema es el producto acumulado de sucesivas crisis, y sus consecuencias en el corto y mediano plazo.

Doce millones (no son “do – semiyones” del clásico chiste curda) sobre un total de cuarenta, no parece un gran problema. Esta franja otaria – en la que me incluyo – chilla y aplaude según le va en la feria. Clinton lo explicó clarito: “es la economía, estúpido”. Razones no faltan al ciudadano a pata para quejarse de los políticos; pero si se queda con su propia supervivencia, y no aprende alguito de historia, siempre van a llevarlo como ciego a mear.

Néstor y Cristina heredaron un estado casi libre de deuda externa, que estaba bastante pacificado socialmente, y con posibilidades de hacer buenos negocios. Hubo un cierto crecimiento. Luego, una meseta. Por último, la baja. Tal como dijimos más arriba, la macana fue que entre 2007 y 2016 no hubo números de la economía. Sin embargo, por iniciativa de la oposición en el congreso, siguieron algunas mediciones.

Otras cuestiones las supimos por la prensa. El valor del dólar estuvo entre siete y doce pesos; las tasas de interés en los plazos fijos eran 25 puntos. A partir de 2008, el gobierno impulso un sistema de cobro de retenciones a las exportaciones agropecuarias de soja. Desde el campo, chillaron hasta las vacas. El vicepresidente de CFK, un tal Luis Cobos, fue quien bochó el proyecto en el senado. Mas adelante, el gobierno fijo límites al mercado cambiario. Desde la city hubo y sigue habiendo bonito mercado negro.

Más de una grieta

La tierra parece firme. Pero desde los dinosaurios hasta acá, es producto de movimientos y choques entre las placas tectónicas. No están visibles. No chocan enseguida. No siempre son movidas violentas. Pero se pueden investigar y medir.

Cuando uno piensa en una Falla geológica, enseguida salta a la memoria la de San Andrés, en Norteamérica. Pero acá tenemos fallas cuaternarias en La laja, Rinconada, y Los Berros de la provincia de San juan. Hay otras en el sur del país. Claro, ninguna está en una película de acción del año pasado en IMAX. Es fácil pasarlas de largo. La división entre argentinos tiene dinámicas parecidas. A diferencia de la tierra, tiene indicadores obvios. Tan evidentes, que al final quedan ocultos a plena vista.

El peligro son los terremotos. Una vez que cualquier falla se rompe, la tierra se mueve, y el territorio se parte. Hace unos doce años, tuvimos un terremoto institucional: Renunciaba De la Rúa. Hubo cinco presidentes en una semana; hubo el mandato provisional de Duhalde, y el ascenso de Néstor. De eso ya hablamos. (Ver “Hare Kirchner…”)

Al punto, este texto pretende explicar los componentes de la última “grieta”. Pero no quita que antes hubo mas. De hecho, las crisis vienen compuestas por los mismos ingredientes. Mezclados en diversas proporciones, por supuesto.

En el Alfosinato, la grieta fue entre civiles y milicos; mas luego, fue entre funcionarios y sindicalistas. En el Menemato, la conga era entre estatistas y privatistas; mas luego, entre ricos y pobres. El gobierno de la Alianza duró lo que unos peces de hielo en un whisky on the rocks, y todo es historia.

El quilombo del 2001 lo causó Menem. Sin embargo, el radicalismo también tuvo su cuota de responsabilidad. La gracia fue que la crisis estaba en una caja, envuelta para regalito, y con un bonito moño. Alianza Frepaso/UCR abrió el paquete y… bueno, hubo consecuencias.

La UCR prefirió parecer víctima, antes que figurar como un racimo de otarios. Y ese error todavía hoy lo están pagando. Actualmente, al interior de la coalición “Cambiemos”, el radicalismo provee aparato. Pero no corta, ni pincha. Ya hemos hablado de eso en otros lados. (Ver “Balada triste de…”) Es muy posible que nunca más sean aquel partido político masivo, popular, que gobernó la década del 20. (Ver en “el fulgor…”)

El detalle fue que en 2001 los aliados huyeron, sin siquiera negociar la salida. Y que no se diga que faltaba receta para esquivar el problema. Alfonsín supo largar el mando, y en otra crisis jodida. Vino así la mano. Está demostrado.

A partir del 2003, y ya que la economía ayudó, las nuevas generaciones sintieron el reinicio del sistema como un momento fundacional. En el país, y en sus propias vidas. Eso explica que todavía haya gente que lleve el Kirchnerismo en el pellejo, como un tatuaje. El detalle es que irán a hacer con eso, ahora que la mano cambió.

La amenaza fantasma

Hay una frase de “Star Wars: Episodio 1 – La amenaza fantasma” Es uno de los primeros consejos del maestro Jedi Qui-Gon-Jinn para Anakin Skywalker. Dice: “No pienses, siente. Recuerda: Tu concentración determina la realidad.”

Viene a cuento. Porque el grueso de los fanáticos K es joven. El FPV tiene gente de más edad, por supuesto. Esto determina las maneras en que enfocan la realidad. Al punto, estas conductas provienen de la praxis peronista. Algunos aspectos de este asunto ya los explicamos en “Peronismo explicado para dummies”. Aquí agregamos más detalles.

Desde Juan Domingo y Eva Duarte de Cangallo hasta acá, el justicialismo cabalga un discursito nacionalista. Justifica instalar una democracia tribunera, sin república. Recurren a un mix de ideas humanistas por derechas e izquierdas, mientras hacen bandera en nombre del pueblo. En ese sistema, gana el pragmático que sepa manejar a la hinchada. No importa mucho que sepa administrar bien.

Los peronistas hicieron pan y circo. Premiaron a los leales. Castigaron al resto. En la administración, concentraron la toma de decisiones en ellos mismos, mientras diseñaron y ejecutaron proyectos para perpetuarse en el poder. En paralelo, y por esas quítame estas pajas del dinero argentino… siempre hubo una cantidad de varios ceros que escapa adonde nadie puede reclamarlos.

El Frente Para la Victoria fue una versión izquierdosa del peronismo. Mientras decían “La patria es el otro” y “El amor vence al odio”, descalificaban a los demás desde una posición de superioridad moral, avalada por el apoyo que consiguieron. Había necesidades, y
los votos fueron comprados mediante ciertos trucos. Busquen Milagro Sala, y luego me cuentan.

En la vereda de enfrente, queda la coalición “Cambiemos”. Es el actual partido de gobierno. Pero eso… eso ya es otro asunto.

Saludos