Una pregunta de Hierro

Una pregunta de hierro:
¿Quien de nosotros, sin estar de acuerdo, puede exponerse a un discurso racista/autoritario/absolutista, del tipo que sea, sin que se mueva un musculo? ¿Tenemos esa templanza?
Usualmente, la reaccion es la furia. Bien justificada en mas de un caso, pero furia al fin. ¿Eso defiende nuestros valores mas correctos?
¿Somos capaces de masticar sin tragar otras opiniones, incluso las mas insultantes, para luego desarmarlas punto por punto? ¿Somos capaces de tomar con pragmatismo o cinismo esas ideas que nos revuelven el estomago?
Cuando hayamos llegado a esas instancias, supongo que de verdad habremos aprendido a discutir ideas.

Powered by Zoundry Raven