Evaristo Cultural – Ganas

-Guardia ¿algún movimiento? -No, mi teniente, nada. -¡Qué quietud! Si esto sigue así, ¿para qué nos enviaron?-exclamó con voz airada- Me devoran las ganas. ¡¿Para cuándo, carajo?! Las palabras del bisoño oficial resonaron sobre el maizal, antes de ser dispersadas por el fuerte viento del otoño siberiano. El breve diálogo confirmó mis sospechas. Atormentaba a…

a través de GANAS — Evaristo Cultural

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s