Evaristo Cultural – Mi amiga, la cabeza

Hacía dos días que me había mudado a la casa del barrio privado, que fue nuestro remanso los fines de semana. Todavía no había comenzado a desembalar los canastos de la mudanza, que se amontonaban en la galería como un abandonado nido de abejas gigantesco. Preparé café y me serví una taza. Esperaba la entrega…

a través de MI AMIGA, LA CABEZA — Evaristo Cultural

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s