Peronismo Explicado para Dummies – Segunda parte

¿Y al final, que es el Peronismo?

De la entrada anterior sabemos algunas cosas pero no todo. ¿Y al final, que es el Peronismo? ¿El imperio de la Pera de Argentina Año verde? ¿Un misterio envuelto en un enigma? Linda pregunta, ¿no?

Si tengo que explicarlo en criollo, el peronismo es la primerisima franquicia exitosa en el mundo político argentino. Al punto, no hay una sola forma de explicar el tema.Hay media biblioteca a favor y media en contra, y cuentan los que investigan el asunto que todavía hay mucho para descubrir.
Pero me estoy yendo por las ramas, y les debo explicaciones sobre la franquicia.. así que, como dice Bowie en el tema “Ashes to Ashes”, antes del solo de guitarra: “Detalles sórdidos, a continuación”

En términos algo mas técnicos, el peronismo es dos cosas que hacen sistema. Ambas presentan rasgos comunes, pero tampoco la pavada; también tienen diferencias y contradicciones. Es un movimiento social y un partido político. Ambas agrupaciones son nacionalistas, populistas, dirigistas, verticalistas y muchas veces demuestran rasgos cínicos, sin mucho respeto por las formas republicanas.

Esta bien documentado que tiene ciertos comportamientos autoritarios y redondamente violentos. El movimiento es algo anterior al partido, y es producto de nuestra historia. No voy a aburrir con detalles – ya que ustedes pueden googlearlos – pero nobleza obliga indicar que nació y creció a partir de 1944 gracias a una catástrofe: hubo un tremendo terremoto en la provincia de San Juan ese año. El gobierno de facto de turno se puso a juntar los pedazos y la gente que quedaron mas o menos enteros. Como parte del equipo encargado de esa tarea estaba un teniente coronel al que todos conocemos, Juan Domingo Perón , es decir, el papá de la criatura. Para no gastarle demasiado el apellido (bueh… otros ya se encargaron de eso, y mucho) yo voy a llamarlo por sus iniciales, JDP. La mami fue una actriz en ascenso, Eva Duarte, que se conoció con él durante un evento para recaudar fondos para ayudar a las víctimas. Se gustaron y se casaron, así que ella quedó Eva Duarte de Perón.Y también para no gastarle mas el nombre (lo mismo le pasó a ella, pobre..) yo la llamaré EDP.

Detalle mas, detalle menos, EDP y su marido se convirtieron en figuras muy populares e influyentes a partir de ese momento en adelante: repartieron ayuda a personas que la necesitaban, y mucho. Al mismo tiempo, como no eran ningunos giles, y sabían que estaban para mucho mas, de a poquito aprovecharon la situación para ir armando su propio quiosco. La mayoría de las personas que beneficiaron eran peones de campo y obreros y sus familias. De este modo quedó formada y levando una enorme masa critica de morochos & morochas que apoyaron a EDP y JDP cuando fueron cruzando del campo militar y artístico a la política.

Y sera que a la historia le gusta hacernos bromas histéricas, porque el movimiento y el partido peronista se identifica con el mundo de los trabajadores, pero sus fundadores no provinieron justamente de la clase proletaria. (¿alguien vio alguna foto del “General” trabajando en un taller, con mameluco lleno de aceite o grasa?.. si es así, avise donde la publicaron que la quiero ver)

Al punto, pasaron dos cosas que ayudaron a que nazca el peronismo como partido: Una fue que el gobierno de facto de turno fue cada vez mas débil por problemas de caja (como siempre) y además por una gran interna entre el generalato, que discutía a quien apoyar antes que terminara la segunda guerra mundial. En este río revuelto, ocurrió la segunda: JDP se hizo mucho mas popular e influyente que sus superiores. Además, demostraba ciertas iniciativas políticas propias. Exactamente, tenia unos planes estratégicos acerca del con quienes aliarse, y como hacerlo sin ofender al otro bando, ni perder negocios con unos y otros. Pero como donde manda general, no manda teniente coronel – y para que repase el significado de la cadena de mando – lo mandaron en cana unos días.

Cuando se conoció la noticia, saltaron todos los peronchos hasta el techo y por arriba del techo también. Hubo una enorme movilización para pedirle a los milicos que liberaran al “General”. Cuentan que el propio JDP transó para que lo soltaran. Cuentan que fueron muchos los que salieron a bancarlo, y que ocurrió la muerte del primer mártir de la causa, un tal Darwin Passaponti.. en fin, sea como haya sido, Peron libre y llamado a comicios. Por si tienen dudas, recomiendo googlear los detalles. La cosa es ganó por afano. El resto de esta historia ya la contamos en la entrada anterior.

Se pueden dar algunas vueltas, pero es mejor que hagamos corta la bocha: el partido representa al movimiento en nuestro sistema democrático y republicano. Y viceversa: El movimiento banca al partido por medio de asociaciones que intervienen en el alto nivel (confederación general empresaria, etc) y no menos sobre el resto del sistema. (unidades básicas, etc) Así queda cubierto todo, pero lo genial es el efecto que se genera en la población: quien mas, quien menos, cada cual queda peronizado de alguna manera ¿Ven ahora por que digo que se trata de una franquicia?

Y no se trata de una franquicia cualquiera, sino de una receta exitosa. Los buenos resultados que tiene, inclusive en la actualidad, se explican porque las actitudes que promovieron EDP y JDP estaban pensadas y escritas en argentino, en un lenguaje sencillo y bien directo – con dosis de viveza típica nuestra: favor de leer “las veinte verdades peronistas” – con raíces trabajadoras, bancadas con un sistema laboral modernizado que vamos a explicarles un poco mas adelante.

Al punto, tanto movimiento como partido, se encargaron de recordarle todo el tiempo a toda la población, por todos los medios a su disposición, que fueron JDP y EDP quienes habilitaron el modo de vida contemporáneo. Al punto, a quienes eligieron otra cosa y presentaron debate o alternativas, se los trato de dos maneras. Si eran ciudadanos comunes, se los hacia quedar como pirulos sin importancia, y se los ninguneaba. Si se trataba de alguien con alguna cuota de poder, por caso, un diplomático extranjero, algún político, intelectual o artista local de otro palo, la idea fue mas bien marcarlo prácticamente como enemigo de la patria, que ni respeto ni justicia merecía. Porque para un peronista no hay nada mejor que otro peronista. (agradezcamos a la suerte que no peronizaron los orgasmos) A quien cambiaba de opinión dentro del propio movimiento y partido, de traidor se lo trataba, y se lo expulsaba del planeta.

Además de los demases, el discurso del interés nacional permitía hacer mix entre posturas de derechas o conservadoras moderadas, y mezcla de izquierdas o progresismos moderados, siempre y cuando no pisaran la figura de los lideres históricos del movimiento y el partido, y les atribuyeran todo lo bueno que salia de ello. Cuando estuvo en el poder, el partido justicialista tuvo un diputado con tendencias a la extrema izquierda como Cooke, y un ex – radical como Quijano en la vicepresidencia, además de gentes que venían del conservadurismo, socialismo, y pequeños partidos como la democracia cristiana. Con personajes así, eso era receta garantizada para un desastre… pero JDP y EDP los tuvieron a todos bailando al compás de su melodía. El resto ya lo hemos contado.

Nosotros y los gremios: la piedra de toque del Peronismo

Todos aquellos que suben al poder usan una receta: Tener un verso para justificarse, tener buena y mucha plata, hacer, pedir y devolver favores, y juntar gente que aguante los trapos. Los conservadores usaron mas de los tres primeros ingredientes que el ultimo. Los radicales usaron mucho el primero, bastante poco el segundo y el tercero lo usaron con moderación; el cuarto ingrediente lo tuvieron con Yrigoyen, mientras que Alvear lo suprimió. El peronismo usó las tres cosas, y puso mucho condimento en el cuarto ingrediente. En términos mas técnicos, los Conservadores gobernaron con negocios, estado nacional, legitimados con fraude y trafico de influencias; los Radicales, con estado nacional y negocios, legitimados con comicios limpios y discursos de transparencia.

El Peronismo gobernó con los factores de poder que dijimos, pero agregó algo mas al caldo: formó gremios propios y los sentó a la mesa del poder. Ya habían desaparecido los sindicatos con programa político propio, que pretendían alguna revolución. Obreros quedaron, por supuesto, pero estos que quedaron formaban la segunda generación de laburantes, decepcionada de las ideologías de sus padres. Preocupados por sobrevivir al trabajo y cobrar bien, antes que otra cosa, EDP y JDP los atrajeron para su propio rebaño, y los organizaron en la estructura que inclusive hoy día contiene al grueso del mundo laboral.

Al punto, ¿Se sabe si hubo algún gremio de la UCR en nuestra historia? La respuesta es: No. Se sabe, en cambio, que alguna vez Yrigoyen tuvo buenas charlas con algunos, y les prometió apoyo si lo bancaban. Esa alianza duró lo que un pedo en un canasto cuando el peludo subió al mando. Ambas partes llevaban otra agenda, y se olvidaron del asunto. Con un tiempo histórico distinto, JDP hizo bien los deberes en este renglón, pero no por buenito, sino porque tenia conque. Desde el poder ejecutivo y legislativo impuso por ley los derechos sociales laborales, el sistema previsional de reparto estatal, y puso gran parte de la administración del mismo en los gremios y sindicatos adictos al movimiento y partido.

Antes de que sucediera todo esto, el obrero dependía de la voluntad del buen o mal patrón, y si podía ahorrar unos pesos para su retiro, juntaba las chirolas y luego se iba a vivir en familia. Ya por aquellos tiempos, había una asociación que reunía a los gremios, pero estaba desorganizada. La CGT – siglas de la Confederación General del Trabajo – de los años 40s, renovada por JDP y con EDP como figura influyente, hizo que algunas cosas cambiaran para mejor pero también para quilombo.

Estoy seguro que los mas entendidos podrán decirlo mucho mejor que yo, pero la CGT funcionaba y sigue funcionando en principio como una asamblea permanente de las federaciones sindicales de todos los oficios en todo el país.Tiene personería legal para representarlos, y es aun hoy una potestad que ni el mas grave de los gobiernos de facto pudo quitarle.

Entre sus atributos está peticionar a las autoridades y negociar paritarias salariales, establecer los montos de los aguinaldos, defender los derechos laborales de sus representados ante cualquier abuso de los patrones, y recaudar un porcentaje del salario y administrarlo a fines de proporcionarle una jubilación a cada afiliado de cada gremio que forma la confederación. El sistema incluía y aun sostiene el pago de pensiones a los familiares de trabajadores fallecidos.El sistema además, incluía y aun incluye cobertura medica integral para el asalariado y su familia; por ultimo pero no menos importante, proporcionaba – y sigue haciéndolo – lugares de esparcimiento para las vacaciones pagas de los trabajadores, financiadas con un porcentaje que también se retiene de los salarios.

Y hasta acá, estábamos en el paraíso.
Porque ni bien empezaron a recaudar bien lindo, la guita de los aportes patronales, en sus manos, se convirtió en una “caja del poder”, al que solo tenia – y aun tiene actualmente – acceso exclusivo el peronismo. Por supuesto, hubo algunos dineros para pagar en tiempo y forma a quien se retiraba. Pero también fue (y sigue quedando hoy) un recurso formidable al cual los compañeros echan mano para financiar al partido y alimentar al movimiento. Es posible y bien probable que este dato se ocultara ante la opinión publica en aquellos años felices.

En todo caso, fue y es un hecho oculto a plena vista, que es el mejor modo de esconder algo. Una de las mayores consecuencias del modelo, fue que el trabajador peronista modelo 40s era un alguien con necesidades satisfechas, contenido por el estado y representado por movimiento y partido. A un obrero de aquellos años – Pongamos, un sobreviviente de San Juan – que muchas veces venia de zonas rurales y era semi analfabeto, era mil por ciento seguro que, con la panza llena, este detalle de la caja no lo supiera, y en caso de saberlo, no tuviese criterio formado para juzgar. A este perfil de trabajador, era muy difícil que lo convencieran para cambiar de opinión y elegir reclamos de otro tipo. Los sindicatos de antes estaban formados gente que la pasaba entre mal y tremendo. Aquellos obreros sobre explotados, que trabajaban muchas veces en condiciones insalubres, sin derecho siquiera a una pausa para almorzar, con jornadas de 10 horas diarias o algo mas, pagados a veces en especias, otras veces solo cobrando parte de su dinero, mientras el resto lo retenía el patrón.. esos estaban bien motivados para agarrar las armas llegado el caso.

Había un puñado de gremios donde todos tenían instrucción, y tenían mas capacidad para reclamar, y hasta para negociar. Pero esos pocos fueron la excepción que confirmaba la regla. No debe extrañarnos entonces que a todos los hayan barrido debajo de la alfombra.
En contraste con aquellos tiempos algo remotos, al trabajador peronizado le tocaba padecer vicios políticos: Uno de ellos fue el verticalismo. Es decir, la permanente bajada de linea desde arriba hacia abajo. En lugar de tener gremio que le permitiera decir lo que necesitaba en una asamblea, para que su idea o reclamo fuese llevado hasta lo mas alto, las cosas eran como decía “Evita” o el “General” y tenia que hacer obediencia debida. Sino era traidor, y por tanto enemigo del partido, el movimiento y la patria… además de desocupado.

Otro vicio fue – y sigue siendo – el dirigismo. Parienta del verticalismo, esta manganeta concentra la toma de decisiones en los jefes. Les permitió – inclusive en la actualidad – quedarse por siempre en sus puestos a los dirigentes de nivel medio y alto hasta que se los llevaba la muerte. Al punto, está bien documentado que algunas cuestiones internas las resolvieron “amistosamente” con piñas y corchazos, dirigentes muertos incluidos. Si quieren saber mas, busquen Vandor y peronismo sin peron, o Rucci y operación traviata.

El populismo fue y sigue siendo otro vicio: Cuentan que es una vieja escuela que proviene desde el imperio romano, y puede ser tanto positiva como perjudicial. Hablando mal y pronto, es la ciencia y arte de hacer bandera, en nombre del pueblo; el combo incluye combatir con política a las minorías. En ocasiones, hay administración seria del estado. En el peor de los casos, el populismo es una forma de miopía. En mas de una oportunidad, el populismo quedó como simulacro de gobierno fuerte, legitimo y genuino. Cuentan que los malos gobernantes de esta escuela entretuvieron a todos con el conflicto pueblo/antipueblo, mientras carecían de programa administrativo, además que hubo dirigentes que demostraron tener pretensiones de eternizarse en el poder. Se justificaban diciendo que habían sido elegidos por las mayorías; que eso les daba derecho a ir por todo, sin obligación de rendir cuentas.

En el siglo pasado fue un producto muy conocido importado de Alemania: Un político llamado Hitler, allá por los años 40s, fue un populista muy exitoso hasta que su proyecto racista y militarizado perdió la guerra. Años antes, otro populista llamado Mussolini también tuvo éxito, y su gobierno fue el primero en caer en la misma guerra. Su propio pueblo lo colgó del cuello hasta morir.

Pero ese no es nuestro target: El Peronismo, siguiendo las modas políticas de aquellos años, representaba socialmente con el movimiento a las clases mas bajas. En nombre de la soberanía nacional, por el progreso y para resolver injusticias, plantó bandera y se distinguió de otros grupos. Es decir, EDP y JDP declararon guerra a los oligarcas, a los vende patria al servicio de intereses extranjeros, y de paso metieron al resto en la misma bolsa. El partido y los gremios vinieron de la misma fabrica, así que por supuesto, tuvieron las mismas tendencias.

Un efecto interesante apareció hacia los 60s y sigue ocurriendo todavía: Cada vez que hubo problemas económicos, y viendo la caja medio vacía, la CGT aprendió a dividirse en dos partes. Digamos que la cosa es así: Un grupo de palomas, usualmente conforme con el status quo, con tendencias a la negociación, y otra de halcones, inconforme y combativa, dispuesta al paro general y la movilización con bombo, gorro, bandera y vincha. Las facciones fueron cambiando de nombre y de caras con los años. Si quieren saber mas detalles, busquen a partir de la cgt de los argentinos y su contra parte. Por otro lado, se fue dando el hecho que – abonados por el sistema – surgieron dirigentes gremiales ricos para trabajadores pobres. En mas de una oportunidad, las estructuras gremiales supieron desarrollar una importante burocracia, para mantener la cosa. Al punto, algunos pidieron coimas, otros hicieron negociados, y bueno, che… hay que comer, ¿no?

De nacionalismo tomaron el mal orgullo nacional, es decir, el chauvinismo; arte y ciencia de puentear la historia nacional propia para creerse ombligo del planeta. En éxtasis patriotero, muchas veces vimos alguno proclamando que los argentinos la tenemos mas grande que nadie… ¡La geografía, mal pensados! Así quedaba que el río mas ancho era el río de la plata, la calle mas larga era la avenida nueve de julio, y como cereza del postre, EDP y JDP fueron y son madre y padre redentores de la clase trabajadora y la patria.
En fin, lo que sacamos en limpio es que los gremios peronistas fueron y todavía son una clase dirigente reciente, pragmática, con varios vicios producto de su propia falta de educación politica. Con algunos logros conseguidos, están sentados a la mesa del poder, y ojala podamos esperar que la historia los vea crecer y madurar para bien de todos.

Con esto cerramos el lado gremial antes que nos hagan huelga.

Es la economía, che…

Ya que las dos secciones mas arriba fueron larguisimas, esta la hacemos corta. El peronismo modelo 40s exportaba bien a los países europeos en guerra. No podía venderle a norteamerica, porque no había mercaderias que los yanquis necesitaran y que tuviésemos aca. Sucedía que teníamos modelos económicos parecidos en los 40s. Ellos luego lo cambiaron en gran medida y ganaron con el negocio de la reconstrucción posguerra y la producción de tecnologías. Pero eso es de los 50s/60s, con Peron lejos de su silla.

Ocupados con la segunda guerra mundial, los países centrales no podían vendernos mucho. La economía argenta entonces comenzó a producir y consumir acá unas cuantas cosas que antes se traían de afuera. Hubo avances en la industria textil, y ciertos sectores que antes no existían, como los electrodomésticos, tuvieron sus momentos de gloria. Cuenta una leyenda que hubo una deuda externa millonaria con Inglaterra, así que para cobrarse, el gobierno peronista nacionalizó los ferrocarriles en nuestro país, que estaban administrados por empresas británicas. Chillaron bastante, pero al final los ingleses tuvieron que comerse el sapo.

Cuando termino la guerra, con la reconstrucción, Europa fue dejando de comprar a argentina. Y ya que se termino el queso, nos fueron comiendo las ratas. Hay mucho publicado por ahí, así que si quieren saber mas, recomiendo buscar dos cosas: por el lado argentino: plan quinquenal. Por el lado europeo, plan Marshall. Hagan las cuentas y después me avisan.

A modo de epilogo: el que mucho abarca…

Bien lo dice la frase: “El que mucho abarca, poco aprieta” Eso le paso a JDP. Como detalle, JDP en el camino se convirtió en viudo; EDP murió de cáncer en pleno auge del peronato. Ella tenia la aspiración de ser la primera vicepresidenta de la república. La idea era reformar la constitución y que hubiese la primera reelección a favor del justicialismo. Pero cuando le avisaron dos cosas, tuvo que poner pies en polvorosa: primero, le confirmaron que tenia un cáncer avanzado y terminal; segundo y no menos importante: los factores de poder la masticaban pero no la tragaban, y no iban a tolerar para nada de nada que una mina cabrona como ella les diera ordenes. Al fin tuvo que dar un paso al costado mientras vivía. Su discurso de renunciamento se puede conseguir en youtube. Por lo demas, dimos a entender que hubo reacciones alergicas al peronismo. El golpe de estado y posterior gobierno de facto llamado revolucion libertadora hizo el resto.
Aqui termina nuestro relato sobre el peronismo. Si les gustó, espero sepan disculpar salteos e imprecisiones; si no les gustó, igualmente pido disculpas. El tema es que nos guste mucho, poquito o nada, no podemos ignorarlo.

Saludos & suerte

Tato


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s