Legales vs. Piratas: Otra de nunca acabar

Hace ya mucho, escribí una entrada con titulo “Piratas vs. legales: una historia de nunca acabar”. Sin entrar en detalle, ese texto se enfoca en lo fácil que resulta crear y distribuir copias piratas con la tecnología actual. Ahora le toca a los otros, a los legales. Así que… “pongamos el carro en movimiento, que los melones se acomodan solos.”

Un árbol genealógico de maquinas e inventores

Igual que afuera de las computadoras y los mundillos virtuales – “Allende el orticon”, como dijo una vez el critico de cine Domingo Di Nubila cuando presentaba una película en la tele – el núcleo del modelo mercantilista es producir, distribuir y vender productos. De ser posible, con un mínimo razonable de inversión, y con un máximo razonable de ganancias. A fin de cuentas, nadie vive de caridad.

Al punto, la Informática hizo un largo camino, que costó tiempo, talento y dinero; cuentan los que saben que su origen estuvo entre los matemáticos. Entre ellos hubo necesidad de maquinas de calcular para resolver ecuaciones largas y complejas. Sin entrar en mucho detalle, repasemos que hay un importante árbol genealógico de inventores y maquinas:

  • En el s. XV, un tal Blaise Pascal construyó un aparato funcional para resolver cuentas. En el s. XIX, el ingeniero Charles Babbage diseñó y construyó la primera computadora en una universidad inglesa, y le puso de nombre maquina analítica. Servía para resolver ecuaciones, y estaba pensada para reducir el margen de error en algunos cálculos. Y el chiste fue que no construyó solo un aparato, sino el prácticamente el molde para todo lo que se produjo después.
  • Al llegar el S. XX se conocieron varias mejoras al modelo babbage, y hubo maquinas mas nuevas. En paralelo con el hardware, durante los años 40s un tal Robert Wiener concibió la Cibernética: Algo así como arte y ciencia del control en los artefactos, que deriva de algunos principios de las ciencias naturales. A partir de sus ideas, las computadoras – inclusive las de hoy – trabajan en base a la retroalimentación o Feedback, vital para la búsqueda de equilibrio en las funciones y tareas automatizadas de las maquinas.
  • En la misma época, el ingeniero alemán Von Neumman concibe la estructura de los equipos actuales, con procesador central, espacio de almacenamiento, memoria, y entrada y salida de datos. Hay muchos mas aportes al crecimiento de la tecnología, que nos vamos a saltear, por no hacer esto muy aparatoso hablando de puros aparatos.

Usemos un latiguillo de Cantiflas para lo que sigue: “¿Y cual es el detalle… joven?” Rompamos la pregunta retorica. En sus inicios del siglo pasado la mayoría de las investigaciones tenían origen y uso militar, mientras un pequeño porcentaje fue para uso académico. A nadie se le ocurría por los años 40s/60s vender computadoras como electrodomésticos en las casas.

En primer lugar, según los que saben, eran equipos que ocupaban mucho espacio y no eran fáciles de usar. Se cuenta también que esos armatostes se usaron para censos de la población, pero también para encriptar datos secretos, como formulas, claves para espionaje y cosas por el estilo. Quizás el mejor ejemplo sea que casi al final de este periodo, durante la guerra fría, los americanos diseñaron y produjeron la ARPANET, red de computadoras interconectadas a través de las redes telefónicas, para uso del departamento de defensa. Este fue el antecedente de la actual Internet.

Esto de convertir a las computadoras en productos domésticos ocurrió hacia fines del s.XX. entre los 70s/80s y con una ayudita de algún capitalista, surgieron: primero IBM, productor de hardware. Y gracias a Bill Gates y Steve Jobs, cada uno por su lado, las sabidas/sobadas microsoft y apple. Al punto, se conocieron las primeras computadoras personales, y los sistemas operativos para cada una. Por supuesto, hubo y hay sucesivas mejoras por marcas y modelos, y así llegamos hasta el día de hoy.

Y para ir cerrando esta sección les digo un chimento: avanzando en estas ultimas etapas de la industria informática, con esto de la cibernética, algunos ingenieros con inquietudes filosóficas/sociológicas, y algunos filósofos, antropólogos y sociólogos con inquietudes ingenieriles propusieron usar computadoras para investigar los procesos del pensamiento humano; hubo muchos charlatanes y algunos intentos serios. Casi todos fallaron exitosamente: El problema es que los equipos siguen sistemas lógicos, pero ninguno puede sintetizar el sentido común. A veces, ni los propios seres humanos pueden… así que, a esos/esas interesados en ese camino, les deseo suerte. Van a necesitar mucha.

Cuestión de orden y alguna que otra cosa

Del mismo modo que “El arte imita a la naturaleza”, las tecnologías expresan a las sociedades y culturas que las fabrican y usan. Un modo técnico de explicarlo dice mas o menos así: nosotros construimos y formateamos a las maquinas. Una vez construidas, les cargamos gran parte del esfuerzo que pusimos en ellas, y así las hacemos trabajar; luego ellas nos formatean a nosotros, y al final tenemos morbo que nos desplacen de alguna manera. Este argumento puede explicar el porque de historias donde hay lucha entre humanos y maquinas. La lista de ejemplos en el cine puede ir desde “Frankestein” “Blade Runner” “ Terminator” “Matrix” … y que sigan las firmas.

Pero mucho mas acá, las computadoras personales – para quienes pueden tenerlas – son un electrodoméstico mas. Y como nadie es una isla, la conexión domiciliaria a la Internet también forma parte de su uso. En este punto es donde da para quilombos; por dentro y fuera de la red hay unos simpáticos efectos sociales, que tienen que ver con la economía de mercado.

Dicen que algunas de las mejores cosas vienen de a pares, así que en la red y en la realidad hay tire y empuje entre el orden cerrado, y su primo, el orden abierto. Estos dos influyen sobre nuestras capacidades de consumo material y simbólico. El modelo mercantil se asocia mas con el orden cerrado que abierto; sin embargo, no hay que comerse cualquiera. La idea del orden cerrado es tener la producción de conocimiento, equipo y programas en pocas manos, distribuirlos en tandas a la mayor cantidad de interesados, y que paguen bien por ello. Pero también hay interés y necesidad de competir y progresar.

Eso lleva al orden abierto. Se trata de hacer las mismas tres cosas pero cada vez mas eficientes y eficaces, sin perder control de la producción, y vigilando las ventas. Además, si se llega a mercados donde la competencia no llegó, entonces hay mas posibilidades para ganar… o perder. En criollo: no es rentable vender en un desierto, donde no da para enchufar nada.

En paralelo, y especialmente para los consumidores, hay una cuestión sobre el “que es exactamente lo que estamos comprando”; El caso de los sistemas operativos es el mejor ejemplo. Pongamos que uno se lleva una pc nueva a la casa. Y que viene sin sistema. Al punto, uno necesita comprarlo, y va y lo paga y lo pone en el aparato. El chiste es que empresas como Apple y Microsoft no venden técnicamente la cosa; copia material hay, pero el trato es tramposo: venden una licencia legal de uso, que da derechos pero quita otros. Eso es lo que se cobra exactamente. De postre, resulta que las copias legales de esos sistemas no quedan del todo como propiedad privada de quienes compramos.

Ahora completemos el par: Un grupo de programadores denunciaron socialmente esta manganeta de las grandes empresas. Produjeron con éxito los sistemas Linux; los hicieron gratuitos y con licencia abierta, que permite el uso pleno de cada copia. Pero como nada es totalmente gratis, a cambio, pidieron y piden donaciones voluntarias para sostener la iniciativa. Y mal no les va: Son muy exitosos al día de hoy.

Empezaron por un software con funciones básicas, y gradualmente muchos expertos interesados le incorporaron elementos gráficos y aplicaciones para que sea fácil de usar. Esto es cierto: no me lo contó nadie. Es un sistema genial en muchas cosas. Yo lo viví. Pero también de mi propia cosecha, tengo que decirles que siempre hay un truco; porque para aprovechar cualquier Linux conviene ser programador. Explicado en criollo: Viene diseñado como un juego de legos, con varias piezas que vienen armadas, y la intención es que cada usuario pueda formar cosas con esos elementos.

Habría que ver cual es el porcentaje de programadores por cada barrio. Yo no soy uno de ellos. Supongo que en mi caso hubo mala suerte. Al punto, cuando noté que mis juegos de windows no funcionaban con linux, se me cayó la estantería y lo abandoné. Si algo saqué de positivo de la experiencia es que está bueno navegar entre los dos sistemas y aprender hasta donde puede llegar uno. Yo llegue hasta este blog para decirles esto, y hay muchas historias por ahí. Si quieren y pueden, cuenten cual es su propio caso. Con gusto los leo.

Regulación y Autoregulacion

Otro dúo dinámico importante en este asunto es la Regulación y la Autoregulación: En la compu como en la vida, imperan las leyes de cada país. Obvio… para producir, distribuir y vender los fierros y las conexiones, tiene que haber leyes que lo permitan, y medidas que alienten esto.

En todas las naciones donde hay Internet, siempre hay alguna dependencia estatal que monitorea las actividades digitales de distinta manera, formalmente dentro de los limites de cada nación.

No nos olvidemos que la cosa proviene de temas bélicos y espionajes.. así que no debe extrañarnos que sea así. Dicen que hace años, en Egipto, alguien bajó la térmica y cortó todas las comunicaciones – incluida Internet – como medida de defensa de una dictadura de turno contra un levantamiento civil. Cuentan que en China hay algunos servicios digitales prohibidos, por cuestiones de gobernabilidad: no hay redes sociales como facebook y twitter. Y no es por capricho. La prohibición es para impedir el uso político de esos espacios, especialmente por aquellos que cuestionan al sistema.

En la madre patria de la red, hay uso libre del espacio, pero también hay juego de la escondida con datos sensibles. Algunos expertos intentaron cantar piedra libre en este juego y tuvieron éxitos fracasados, o fracasos exitosos, si prefieren decirlo de esta forma; quedaron expuestos al exponer a grandes exponentes en algunas cosas. Ilustremos con un fragmento de canción de Andrés Calamaro:“Se nos ve el plumero a todos por igual”.

Al punto, dicen los que conocen mucho mas que yo que la red de redes tiene un crecimiento rápido y sostenido; especialmente entre los países industrializados, con expansión hacia los que menos tecnología tienen. Y como la cantidad de información que circula todos los días por las conexiones es bien grande, los organismos de monitoreo muchas veces se quedan cortos. Pero aun así, siempre se ponen al día. Para saber mas, solo busquen Wikileaks.

Ante tamaño crecimiento, alguno que otro optimista dijo, suelto de cuerpo, que hay un nuevo continente llamado Internet. Ya hubo uno que dijo, palabra mas, palabra menos que existe un “Ser digital” por cada persona. Fue un tal Nicholas Negroponte, del MIT. Avisemos que todavía hay gente de carne y hueso, que no todos tienen guita para computadoras, y menos para conexión. Avisemos que los muy menores de edad no la usan y los difuntos tampoco. (El único caso que conozco donde los muertos se conectan, hasta ahora, es la novela “Ubik”, de Phillip K. Dick. Si hay mas, avisen.)

Y de postre pongamos esto: cuando invitaron a nuestro país a Negroponte – que vino y dio una conferencia en 1996 – pasó que le chorearon la billetera en vivo mientras hablaba del aumento de operaciones monetarias digitalizadas en Internet como compras, ventas, jubilaciones o pensiones y operaciones de bolsa. Los dedos son mas rápidos que la vista, y mas con los turistas: Tuvo que dar de baja sus tarjetas de crédito. Los que fueron a verlo hicieron una vaquita para reparar el daño. Acá, no volvió nunca más.

No es por sacar moralejas, pero nobleza obliga decir que el empleo de la red y la importancia que se le da, viene sancionado por los usos y costumbres de cada quien. Y eso es un tema cultural.  A lo que voy es que hay un juego de remanye entre lo particular y lo general, con los matices en cada caso: Al intervenir según usos, costumbres (y ya que a nadie le gusta quedar mal) las reglas se hacen rígidas, se estiran, se cambian o se quiebran usando argumentos variados.

A la sazón, cuando hay acuerdos con o sin letra para comportarse así o asa con las cosas, sin que alguien de afuera imponga las normas, eso se llama autoregulacion: esta manera de pensar abunda en la red. Usualmente es positiva. Por supuesto que esto viene de afuera del mundo digital. El detalle es que lo rodea y atraviesa. Los problemas comienzan cuando un día alguien decide como se corta el bacalao, sin consultarle a nadie, como en muchos ejemplos mas arriba. Y entre lo que esta bien y lo que conviene, la piratería es un tema vedette. Pero de eso ya nos encargamos en otro texto.

Para ir cerrando esta sección, digamos que interferir en la buena autoregulacion es arruinar el feedback entre personas que se comunican a través del sistema. Hay un balance entre legalidad y legitimidad que lo deciden las responsabilidades de cada uno cuando usa la red. Al punto, la legalidad tiende a ser especifica y hasta puede ser simple. La legitimidad, en cambio, es compleja porque proviene de varios lados dentro y fuera de la red informática y la red de personas que supone vivir socialmente.

Vidriera vs. Mostrador


Finalmente, llegamos a la ultima parte de esta entrada. Haciendo repaso de todo lo anterior, tenemos que hay:

  • Una industria de tecnologías especializada, primero con fines de investigación cientifica. En etapas posteriores, los fines son bélicos y de defensa. Sin objetivos de lucro inmediato.
  • Una industria de comunicaciones, compuesta por equipos, programas y servicios domésticos. Inserta en la economía de mercado, atravesada por las dinámicas del orden cerrado propio de toda empresa, y el orden abierto que supone la expansión de las tecnologías, y la búsqueda de ganancias que deriva de su compra y venta. Por supuesto, hay fines de lucro.
  • Un espacio virtual, donde circulan informaciones. Su expansión es constante, y por sus dimensiones es prácticamente imposible de regular. Hay necesidad e interés de autorregulacion en las comunicaciones cibernéticas.

Como podemos apreciar, las computadoras y la red de redes no salieron de un repollo. La cosa es que el modelo mercantilista es un fenómeno historico bastante reciente: tiene unos cuarenta y cinco años aproximadamente; supone un gran espacio donde desarrollar una versión virtual del capitalismo.

Tiene un gran impacto en la cultura de todos los países adonde llega la informática, es decir, prácticamente a todos lados en la economía globalizada de nuestro siglo. Para asegurar tratos y ganancias, necesita protección legal sobre productos y servicios; y yo de esto mucho no se, pero da toda la impresión que por mucho esfuerzo que se pone para marcar la cancha, siempre faltan cinco guitas para el peso.

Un aspecto importante para el buen funcionamiento del modelo, es tener controladas las rutas de distribución de los productos. El chiste es que la red es enorme, y si bien hay modos de atajarse para que todos quedemos contentos, siempre va a haber un truco en algún lado.

Al punto, hay dos grandes modos de aprovechar el tema: El primero es tomar Internet como Mostrador, donde se ofrecen servicios de información o entretenimiento y se cobra una tarifa por acceder exclusivamente a determinados contenidos. (Este fue el inicio de las paginas web pornograficas. El modelo todavia se mantiene en este palo) El segundo es usarla como Vidriera, donde se ofrece información sin cargo, con el objeto de despertar interés y abrir tratos, para cerrarlos tanto dentro como fuera de linea.

Actualmente, muchas paginas ofrecen parte de sus servicios completamente gratis, pero ciertas prestaciones las cobran. Otras paginas son completamente gratis, y se financian con publicidades directas e indirectas. Dicho en criollo: siempre sangra un culo. Para el caso del mostrador, sucede a menudo que los costos superan los ingresos, y hay que cerrar. Ocurre también que los contenidos envejecen rápido, y muchas veces se filtran, por mas que se haya querido hacerlos exclusivos.

En fin, internet es mucho mas vidriera que mostrador.
Entonces… ¿donde está la guita? Al menos para mi, la gran ganancia mercantil no esta tanto en la comunicación que se genera entre conexiones, sino en la infraestructura física, la producción de equipos e insumos para computación.

Cuentan los que saben que actualmente se puede programar su obsolescencia. Y esto es funcional a lanzar modelos con mejoras, cobrando precios razonables a quienes puedan pagarlos. La información va y viene, los fierros tambien, pero los fierros rinden mas; muchos contenidos publicitarios entretienen una cierta mitología compuesta por maquinas potentes, programas utilitarios para procesar cada vez mas cantidad y distintas clases de datos, mientras para los menores (y no tanto) hay la promesa de juegos sofisticados en imágenes y entretenimiento. (cosa que se va cumpliendo y mucho) Todo esto viene rodeado de un aura de progreso, mayor conocimiento, y la promesa de adquirir habilidades en el manejo de la informacion.

De hecho, salvando una cantidad de distancias, existe parecido entre este marketing y la comercialización de automóviles y autopartes. Ambos productos obligan a los consumidores a medir y pesar información sobre prestaciones y rendimientos, comparar precios, y también dejarse seducir con imágenes que se asocian con cada producto y marca. Por supuesto, no todos eligen del mismo modo, ni los equipos rinden lo mismo.

Ademas, para darle sabor al caldo, la industria del software legal tiende a perder terreno, ya que es facil de copiar. Mientras tanto, el hardware tiende al avance. Por caso, ¿cualquiera puede truchear una placa madre o un procesador en su propia casa? La respuesta es: No. Puede hacerlo un tecnico bien preparado, en un laboratorio. Al final, se puede cobrar bien eso que no se puede copiar facil. Y no se puede ser solo hard sin soft. El tema esta en buscar y encontrar el mejor equilibrio entre las dos cosas.

Tato

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s