Peronismo explicado para dummies – Primera parte

Con el peronismo ocurre lo mismo que con las criaturas de pocos meses; sus parientes lo ven crecer, varios de ellos lo miman y automáticamente buscan parecidos entre el recién nacido con sus padres y un poco con los demás miembros de la familia. Supongo que es para poder tener referencias para relacionarse con el recién nacido.

Trasponemos este criterio al mundillo de los movimientos políticos, y encontramos lo que sigue: Se dice que es muy parecido al laborismo británico mientras otros afirman que tiene algo del fascismo italiano. Hay quien percibe un poco de socialismo; otros ven la vocación revolucionaria del comunismo. No falta quien percibe algo de la democracia cristiana en el peronismo, y así podemos seguir por muchos caminos.

Todas estas percepciones tienen razón por un tiempo, y todas se equivocan a la vuelta de los años. Varias veces el justicialismo supo girar para la izquierda, otras veces para la derecha y seguir hacia el centro sin despeinarse. Así que… ¿Alguien puede explicar el peronismo? ¿será un misterio envuelto en un enigma? Existen numerosos libros de historia y ciencias políticas sobre el asunto, con diversos grados de análisis y detalles tanto a favor como en contra. Siempre que les parezca bueno, yo les recomiendo que lean esos libros… algunas cosas pude aprender de esos textos y las voy poniendo aquí para compartirlas con ustedes. Si están listos, comencemos el viaje.

Lo que había antes

Algo llamativo cuando hablamos de justicialismo, es que parece que antes de Juan Domingo Perón no había nadie que representara a los trabajadores o clase obrera en argentina. Mucha gente joven puede tener esta impresión, tal vez por falta de tiempo e información sobre el tema. Mucha gente mayor también, pero mas bien porque no se acuerda. Algunos de ellos no recuerdan por falta de interés, y otros mas bien porque se dedicaron a demoler prolijamente esta cuestión o deformarla.

Fue quedando que “obrero” es igual a “peronista”. Y eso es falso: La historia argentina nos enseña que al llegar el siglo XX en nuestro país ya había una cantidad de sindicatos y partidos políticos completamente distintos al peronismo que buscaban una sociedad sin desigualdades. Como oposición a los gobiernos conservadores y radicales, y como resistencia a los golpes de estado estaban los socialistas, los anarquistas y los comunistas.

Cada partido tenia su propuesta para ir dando vuelta la tortilla; Los socialistas fueron y son partidarios de cambios progresistas, con respeto por las instituciones y las libertades de todos. Al día de hoy, sus objetivos son concebir y ejecutar planes para distribuir mejor la riqueza y que se reconozcan los derechos de todos aquellos que sufren alguna desigualdad e injusticia social para poder repararlas. Los socialistas fueron los primeros en abrir la puerta para que nuestras mujeres opinen de política y accedan a las profesiones liberales. Sin estas semillas que plantaron, no tendríamos hoy día ni escritoras, ni actrices, ni medicas ni periodistas, por mencionar un puñado de criterios ejemplares.

Los anarquistas, en cambio, fueron partidarios de cambiarlo todo por la fuerza; su intención era erradicar los estados nacionales y todo tipo de institución, ya que opinaban que eran la fuente absoluta de cualquier problema social. Los anarquistas fueron los primeros en poner quinta a fondo: hicieron huelgas y manifestaciones con reclamos justos; esto los llevó a pelearse con piedras y palos contra los esbirros del conservadurismo que a menudo iban con pistolas o rifles y los masacraban redondamente. Pero también los anarquistas tiraban bombas contra la población civil en forma indiscriminada en sitios como iglesias, bares y comercios prósperos, en lugar de ganarse a la gente. Eso les valió que desde el poder de turno los barrieran a todos los disidentes o reformistas violentamente debajo de la alfombra,  para que nadie se atreva ni a chistar.

Por su parte, los comunistas buscan establecer el régimen bolchevique para resolver los problemas sociales. Como todos sabemos, se impuso por largo tiempo en Rusia; sigue vigente en China y se mantiene en Cuba. El Comunismo argentino nunca consiguió éxitos. El Anarquismo, en cambio, logró mártires y plantar la semilla de la necesidad de cambiar las cosas por un orden mas justo.

El Socialismo, por su lado, apostó y ganó en avances intelectuales para la discusión política en nuestra nación, restándole buena parte de sus influencias al pensamiento conservador y al radicalismo. Pero como ninguna buena acción queda impune, el socialismo nunca consiguió obtener el poder necesario para concretar sus propios proyectos. Así las cosas, quedaron apenas pocas personas y grupos muy flojos de papeles a propósito del avance de las ideas y las ganas de cambiar. El surgimiento del peronismo sirvió para renovar el interés sobre el asunto…. y así es como empezamos a explicarlo.  

Los primeros años (40s – 50s)

La identidad y objetivos de cualquier partido político depende de sus fundadores y el modo en que manejan las cosas mientras tienen tiempo y energías. El teniente coronel Juan Domingo Perón  (1895 -1973) fue el papi de la criatura, y la mami fue Eva Duarte de Perón (1919-1952) Ambos concibieron el justicialismo, cuya meta es aun hoy sostener y profundizar la paz y la justicia social en el orden democrático y republicano argentino.

Hay quien opina que el peronismo nació y creció no tanto como un proyecto político, sino mas bien como un experimento social exitoso que poco después tomó forma partidaria. El centro de la experiencia estuvo a medio camino entre la asistencia y el asistencialismo dirigido a las clases con bajos recursos, mayormente los obreros, con dosis altas de clientelismo y el interés de ir formando masa critica para crear un partido político. Por medio de la fundación Eva Perón, muchas personas pedían y recibían ayuda de todo tipo; pero como nada es gratis en la vida, a los beneficiados se les exigía a cambio fidelidad hacia sus benefactores, cosa que muchos hicieron con gusto y hasta con fanatismo. Esta receta, muy común en el mundo de la política, les dio muy buenos resultados. Si alguien quiere saber mas detalles del asunto, quizás le venga bien preguntarle a sus mayores, leer diarios de la época, tanto a favor como en contra, y leer libros de historia que hay a favor y no tanto.

Si no tienen tiempo para eso, sugiero que googleen sobre el tema, pero no solo por el panorama en nuestro país sino en el exterior, ya que por aquellos años Europa y sus aliados estaban en la segunda posguerra, con deuda externa importante y temas de comercio exterior que favorecían a los países agroexportadores como el nuestro. Argentina no estaba en malas condiciones, pero tampoco era un paraíso. El peronismo contribuyó a que varias cosas cambiaran, ya que hizo redistribución de riqueza en un momento de vacas atadas y dinero dulce.

Mas aquí o mas allá de todos los detalles, nobleza obliga decir que el justicialismo aportó a nuestra cultura política y gestión estatal algunas novedades técnicas fundamentales que siguen vigentes. El peronismo instituyó el estado de bienestar moderno en nuestro país. Por ley, impuso y perfeccionó el sistema previsional de reparto y el sistema de obras sociales a través de sindicatos y gremios por cada profesión y oficio. Al punto, organizó que tuvieran una burocracia importante, con el objetivo que nadie fuera del propio peronismo pudiera armar sindicatos de otro palo.

También instituyó el voto femenino; con eso ayudó a aflojar los prejuicios machistas que todavía siguen vigentes en los círculos del poder y en otros tantos lugares por donde pasamos todas y todos alguna vez en la vida. Durante estos años, el peronismo modernizó el sistema de medios masivos de comunicación, que ya conocía diarios, revistas, radios, cine y discos cuando inauguró el primer canal de televisión abierta, cosa que de por si es para otro texto en el blog por todo lo que significa.

Dicen algunos que la mayoría de estas ideas y medidas eran proyectos de ley socialistas, que al final terminaron vetadas o cajoneadas en algunas ocasiones, vistas con alergia por los radicales y con fobia por los conservadores o los milicos en el poder hasta que finalmente las realizo el justicialismo. Otros afirman que Perón se trajo importadas estas iniciativas de Italia cuando trabajó como agregado militar en la embajada argentina, mientras ocurría el ascenso del régimen de Mussolini. Para ir cerrando esta sección, es importante mencionar que todas las medidas que tomó le hicieron ganar mucho poder a su líder. Como no se llega a la cima sin ganarse algunos enemigos, el poder del peronato duró un tiempo pero se terminó por un golpe de estado a mediados del siglo pasado al que bautizaron revolución libertadora, y eso ya es otra historia.

Las vueltas del General (50s – 70s)

Luego de haber sido derrocado Perón marchó al exilio en España y ahí se quedó por largos años. Por su lado, los conservadores y radicales proscribieron al justicialismo como partido, pero nunca jamás de los jamases pudieron frenar al peronismo como movimiento; Al punto, el propio Perón se mantuvo siempre en contacto con muchos de sus seguidores que iban a visitarlo con frecuencia, le llevaban noticias frescas, y en intercambio de figuritas se traían a nuestro país instrucciones y consignas – a veces de puño y letra del líder – para formar masa critica que favoreciera un “operativo clamor” por su retorno a la argentina. Este horóscopo no le falló, pero le costó mucho tiempo y energías para que finalmente le saliera bien.

“A rio revuelto, ganancia de pescador” reza el dicho. Y como sucedía que las administraciones radicales tomaban medidas que a cierta gente no le gustaban o no les convenían, esas mismas personas llamaban a las puertas de los cuarteles para que les solucionaran las cosas mediante unos bonitos golpes de estado, que duraban medianamente poco hasta que volvían a llamar a elecciones. Argentina estaba con problemas económicos serios, y las crisis frecuentes hacían añorar a muchos los tiempos mas cómodos del peronismo.

En el resto del planeta las cosas tampoco estaban tranquilas: guerra fría entre el este y el oeste, guerra de corea, revolución cubana,  primavera de Praga, mayo francés, carrera espacial y armamentista (que finalmente ganaron los yanquis) y muchos episodios mas que conviene googlear o leer en los libros de historia, contribuyeron a darle forma a la época; algunos logros de los soviéticos, varios reveses de los capitalistas, y unos cuantos aciertos de la contracultura europea y norteamericana ayudaron a que los discursos críticos fuesen sumamente seductores en muchos rincones del planeta. Tal como estaban las cosas dentro y fuera, en nuestro país pronto hubo tentaciones de hacer la revolución bien rojo shocking, pero al final salió mas bien como tomatazo.

Perón supo manejarse con estos temas y tonos a medida que esperaba volver. Desde su exilio, el hombre supo actualizar el estilo de sus propios discursos siguiendo las modas políticas que atravesaban el mundo y que estaban instalándose en argentina. Nunca dejó de ser el mismo, nacionalista y populista, personalista y dirigista. Nunca dejó de ser un hombre de centro; sin embargo como militar y político siempre estuvo bien consciente que la política es la continuación de la guerra pero por otros medios. Y se apoyó en el movimiento para conseguir su victoria. Con frecuencia se sirvió de algunas palabras clave como “Revolución” “Pueblo” “Patria” “Justicia Social” “Dominación” “Dependencia” “Dignidad” “Liberación” “Compañero” “Compañera” “Igualdad” que resonaban en propios y extraños como lenguaje de centroizquierdas, pero también tenían sentido propio por centroderechas.

Abreviando, ocurrió que una cantidad de gente joven  – que nunca conoció el peronismo modelo 40s –  pronto hizo su propio mix entre la zurda y el justicialismo. De esa ensalada salieron una manga de zarpados armados que, en nombre del peronismo, causaron pocos pero importantes daños entre los que tenían la manija. Sin condenarlos ni condonarlos mientras estuvo fuera de argentina, Perón los alentó, pero sin levantar la perdiz. A fin de cuentas, venían bien para lo que buscaba el general. Otros que también ayudaron desde su kiosquito fueron los gremialistas, que merecen parrafada aparte y algunas cosas hablaremos en otro texto.

Quizás el mejor modo de explicar esta situación, que de por si fue complicada (muchos todavía buscan explicarla) es compararla con una parra algo descuidada pero que al final dio ciertos frutos esperados y algunos que no tanto. Yendo por la botánica, pero sin irnos por las ramas, desde 1945/46 en adelante el justicialismo dirigido por sus propios dueños, sembró algo que fue creciendo en mas de una dirección y lentamente se le fue de las manos a su jardinero. Puesto en términos algo mas técnicos, cuando Perón volvió a nuestro país en los 70s empezó la tarea de restaurar el partido, depurarlo de elementos inconvenientes – por violentos y políticamente incorrectos –  y al mismo tiempo, elaborar ideas y planes estratégicos para el país.

Cuando volvió a nuestra nación, es bien posible aunque improbable que Perón supiera de antemano que siempre fue mas fácil tener control sobre el partido que sobre el movimiento. Juan Domingo siempre supo que movimiento y partido eran inseparables de su persona, y con esto a favor comenzó esta tarea que mencionamos mas arriba. Pero su edad y salud no eran las mismas de antes, y se murió antes de darle forma a todo aquello. Luego de su partida, sucedieron descontroles en muchos niveles de la vida del partido, el movimiento, los gremios, los demás partidos, el ejercito, y así se fue yendo a la mierda el país.

Pero eso, shaib, es otro cuento… y para no aburrir no lo incluimos. Seguimos en la segunda y ultima parte de este asunto 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s